Cohe­ren­cia en la in­fa­mia

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS -

do­nald Trump es pa­ra mí una per­pe­tua fuen­te de apren­di­za­je so­bre la con­di­ción hu­ma­na. En­car­na tan­tos de­fec­tos nues­tros que re­sul­ta fas­ci­nan­te es­tu­diar­lo. Se­ma­nas atrás, cuan­do le dio por pe­lear­se con to­dos sus pa­res del Pri­mer Mun­do mien­tras se abra­za­ba con su nue­vo ami­go, Kim Jong-un, apa­re­ció otra no­ti­cia su­ya que no sor­pren­dió a na­die. La fis­cal del Es­ta­do de Nue­va York aca­ba­ba de de­man­dar al pre­si­den­te y a sus hi­jos Do­nald, Ivan­ka y Eric acu­sán­do­los de ha­ber uti­li­za­do ile­gal­men­te la Fun­da­ción Do­nald Trump, una or­ga­ni­za­ción des­ti­na­da a obras de ca­ri­dad, co­mo 'che­que­ra' pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra sí mis­mos. Por lo vis­to, el di­ne­ro que reunían, su­pues­ta­men­te, pa­ra per­so­nas des­fa­vo­re­ci­das y pa­ra pro­te­ger ani­ma­les aca­bó fi­nan­cian­do (ha­bla­mos de 2,8 mi­llo­nes de dó­la­res) la cam­pa­ña elec­to­ral de 2016. ¿A que lo que lee so­lo le pro­du­ce a us­ted un bos­te­zo o, to­do lo más, un «bah, no me ex­tra­ña, él es así, co­sas de Trump»? Y no le fal­ta ra­zón por­que ¿qué tie­ne de ex­tra­or­di­na­rio que Trump se que­de con el di­ne­ro que re­cau­da pa­ra ca­ri­dad? ¿Có­mo nos va a ex­tra­ñar que lo ha­ga, des­pués de sa­ber que los ru­sos lo ayu­da­ron a lle­gar a la Ca­sa Blan­ca y de que me­dia do­ce­na de mu­je­res lo han acu­sa­do de aco­so se­xual sin que pa­se ab­so­lu­ta­men­te na­da? Po­dría ar­gu­men­tar­se que su inex­pli­ca­ble im­pu­ni­dad se de­be al car­go que ocu­pa y, sin em­bar­go, sa­be­mos que no es así. Ri­chard Nixon ca­yó víc­ti­ma de un im­peach­ment por men­tir la mi­tad de la mi­tad que Trump, mien­tras que bas­tó un úni­co es­cán­da­lo se­xual pa­ra ca­si des­ca­bal­gar a Clin­ton en tiem­pos mu­cho me­nos sen­si­bles a los de­li­tos de cin­tu­ra pa­ra aba­jo. Po­dría ar­gu­men­tar­se tam­bién que su pa­ten­te de cor­so se la pro­por­cio­na la tan traí­da y lle­va­da pos­ver­dad. Y sí, no ca­be du­da, Trump es un ma­la­ba­ris­ta de las no­ti­cias fal­sas, un vir­tuo­so del «don­de di­je di­go, aho­ra di­go Die­go». Pe­ro creo que, por en­ci­ma de to­da es­ta in­du­da­ble maes­tría pa­ra re­tor­cer la reali­dad, se es­con­de otro fe­nó­meno ca­si más in­tere­san­te, uno que he po­di­do ob­ser­var tam­bién en otras

Los mi­se­ra­bles pue­den ser mi­se­ra­bles to­do el tiem­po y no pa­sa na­da, por­que es lo que se es­pe­ra de ellos

per­so­nas y al que po­dría­mos lla­mar 'cohe­ren­cia en la in­fa­mia'. Es al­go que me sor­pren­de des­de ha­ce tiem­po. ¿Por qué a al­gu­nas per­so­nas se les to­le­ran to­do ti­po de tro­pe­lías, men­ti­ras, tram­pas, mien­tras que a otras, an­te la pri­me­ra e in­sig­ni­fi­can­te fal­ta, el mun­do en­te­ro se ras­ga pro­fu­sa­men­te las ves­ti­du­ras? Es­ta es mi teo­ría al res­pec­to. Cuan­do uno es un egoís­ta de tomo y lo­mo, un men­ti­ro­so re­do­ma­do o un im­pe­ni­ten­te tram­po­so, na­die se sor­pren­de de que se com­por­te co­mo tal. Sin em­bar­go, cuan­do es una per­so­na rec­ta, al­guien que in­ten­ta ha­cer las co­sas bien quien un día (y el que es­té li­bre de cul­pa que ti­re la pri­me­ra pie­dra) cuen­ta una men­ti­ra o co­me­te una pe­que­ña fal­ta, to­do el mun­do lo con­de­na de in­me­dia­to. ¿Por qué? Sim­ple­men­te, por­que ha ac­tua­do uno de mo­do dis­tin­to del es­pe­ra­do, por­que ha 'trai­cio­na­do' la idea que to­dos te­nían de él, tan bueno, tan ín­te­gro, tan in­ta­cha­ble y no hay na­da más im­per­do­na­ble que la de­silu­sión. Es al­go así co­mo sor­pren­der a un miem­bro del Ejér­ci­to de Sal­va­ción ro­ban­do en un su­per­mer­ca­do. Por eso los mi­se­ra­bles pue­den ser mi­se­ra­bles to­do el tiem­po y no pa­sa na­da, por­que es lo que se es­pe­ra de ellos, pe­ro la gen­te bue­na no pue­de de­jar de ser­lo ni un mi­nu­to y no hay per­dón. Cu­rio­so fe­nó­meno real­men­te que en po­lí­ti­ca tie­ne sus pa­ra­dó­ji­cas y más que ob­vias ma­ni­fes­ta­cio­nes. De ahí que no a to­dos los par­ti­dos se los mi­da por el mis­mo ra­se­ro y se exi­ge mu­cho más a los que pre­su­men –con ra­zón o mu­chas ve­ces sin ella– de hon­ra­dez, de trans­pa­ren­cia, de cohe­ren­cia. Trump nun­ca pre­su­mió de hon­ra­dez ni trans­pa­ren­cia; es más, des­de el prin­ci­pio se ne­gó a ha­cer pú­bli­ca su de­cla­ra­ción de la ren­ta, por ejem­plo. En cuan­to a cohe­ren­cia –o, me­jor di­cho, in­cohe­ren­cia– él ha he­cho de ella una vir­tud. Su po­lí­ti­ca es tan errá­ti­ca que na­die le pi­de cuen­tas. Ha in­cum­pli­do to­das y ca­da una sus pro­me­sas elec­to­ra­les (al­gu­nas por for­tu­na), pe­ro a quién le im­por­ta. «Co­sas de Trump», de­ci­mos, y pa­sa­mos la pá­gi­na del pe­rió­di­co pa­ra cen­su­rar a con­ti­nua­ción a otros man­da­ta­rios que ha­cen to­do lo po­si­ble por no caer en la cohe­ren­cia de la in­fa­mia, sin sos­pe­char si­quie­ra lo útil que pue­de lle­gar a ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.