En­tre­vis­ta.

EN LA IN­DIA HA SUR­GI­DO UNA IN­DUS­TRIA DE FE­CUN­DA­CIÓN AR­TI­FI­CIAL QUE PRÁC­TI­CA­MEN­TE NO CO­NO­CE LÍ­MI­TES. A RA­JO LOHAN LA INSEMINARON PA­RA SER MA­DRE A LOS 70 AÑOS. LA VI­SI­TA­MOS EN SU CA­SA CUAN­DO SU HI­JA YA TIE­NE 9 AÑOS E INDAGAMOS EN LA CLÍ­NI­CA QUE LO HI­ZO PO­SI

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR PA­TRICK WITTE / FOTOS: JANINE WORLIKAR

Ser ma­dre a los 70 años no es ya un im­pe­di­men­to... No al me­nos en la In­dia, don­de la fe­cun­da­ción ar­ti­fi­cial ha tras­pa­sa­do to­da fron­te­ra pa­ra dar res­pues­ta a la de­man­da de mu­chas mu­je­res hi­jos es­tig­ma­ti­za­das en su ju­ven­tud. por no ha­ber po­di­do te­ner

No fui una mu­jer de ver­dad

has­ta los se­ten­ta años», di­ce Ra­jo De­vi Lohan. Fue en­ton­ces cuan­do se que­dó em­ba­ra­za­da y tra­jo un be­bé al mun­do. Y fue en­ton­ces cuan­do se aca­ba­ron tan­tos años de de­ses­pe­ra­ción y de­seos frus­tra­dos, de bur­las de sus ve­ci­nos y pa­rien­tes.

Son las seis de la ma­ña­na y es­ta cam­pe­si­na de Ale­wa, un re­mo­to pue­blo en la pro­vin­cia in­dia de Har­ya­na, vier­te el té del desa­yuno en un ara­ña­do re­ci­pien­te de alu­mi­nio, aña­de un par de ga­lle­tas y se lo da a su hi­ja. Es Na­veen, la hi­ja de 9 años de una ma­dre que ya ha cum­pli­do los 79.

Ves­ti­da con su uni­for­me del co­le­gio, la chi­ca ba­ja los es­tre­chos es­ca­lo­nes que con­du­cen al fres­co só­tano de la ca­sa pa­ra lle­var­le una ta­za de té a su pa­dre. Ba­la­ram tie­ne 77 años. Con­ce­bir a Na­veen fue «un mi­la­gro», di­ce Ra­jo. Al igual que su ma­ri­do, ella nun­ca fue al co­le­gio, ape­nas sa­be leer y es­cri­bir. So­lo sa­be que tu­vo que to­mar­se unas pas­ti­llas y que tam­bién ha­bía una doc­to­ra con una je­rin­gui­lla. Y, sobre to­do, que des­pués de va­rios me­ses de tra­ta­mien­to y 56 años de ma­tri­mo­nio, por fin se que­dó em­ba­ra­za­da. El par­to, por ce­sá­rea, se desa­rro­lló sin com­pli­ca­cio­nes. Una per­so­ni­ta de 1500 gra­mos vino al mun­do, un po­co ade­lan­ta­da y no muy bien nu­tri­da, co­mo su ma­dre.

Ese tra­ta­mien­to del que Ra­jo no en­tien­de gran co­sa, pe­ro que ve co­mo un ac­to li­be­ra­dor, co­mo una re­den­ción, se de­no­mi­na fe­cun­da­ción in vi­tro. En Eu­ro­pa, es­te tra­ta­mien­to es­tá su­je­to a unas nor­mas muy es­tric­tas. En la In­dia es dis­tin­to. Aquí es­tán per­mi­ti­das las ges­ta­cio­nes por su­bro­ga­ción y tam­bién las do­na­cio­nes de óvu­los. En cuan­to al tra­ta­mien­to al que Ra­jo le de­be su em­ba­ra­zo, el tér­mino 'do­na­ción' no es del to­do co­rrec­to. A Ra­jo le im­plan­ta­ron un óvu­lo que una mu­jer des­co­no­ci­da ha­bía ven­di­do a la clí­ni­ca, y que fue fe­cun­da­do con el es­per­ma de su ma­ri­do.

En la In­dia ha sur­gi­do un mer­ca­do des­con­tro­la­do pa­ra la pro­duc­ción de be­bés. Se cal­cu­la que en to­do el país hay unas 20.000 clí­ni­cas de fer­ti­li­dad que pro­me­ten cum­plir los de­seos de los pa­dres frus­tra­dos. So­lo una pe­que­ña par­te de ellas si­gue las di­rec­tri­ces no vin­cu­lan­tes es­ta­ble­ci­das por el Con­se­jo In­dio de In­ves­ti­ga­ción Mé­di­ca, que no re­co­mien­da el tra­ta­mien­to más allá de los 50 años

.

«LAS MU­JE­RES SON SOL­DA­DOS»

Pa­ra Ra­jo, dos son los res­pon­sa­bles del mi­la­gro: Dios y el doc­tor Anu­rag Bish­noi. Es­te mé­di­co de 43 años obra sus por­ten­tos tres o cua­tro ve­ces por jor­na­da en su Cen­tre for As­sis­ted Re­pro­duc­tion, que se en­cuen­tra en Hi­sar. Las ma­dres ma­yo­res son la es­pe­cia­li­dad del doc­tor Bish­noi. Ra­jo y su hi­ja Na­veen son la obra maes­tra. Re­pre­sen­tan la cul­mi­na­ción de un lar­go pro­ce­so. «Dis­cu­tía a me­nu­do con mi mu­jer cuan­do ve­nían a pe­dir­me ayu­da pa­re­jas ma­yo­res», cuen­ta el mé­di­co. «Ella me de­cía si sa­bía lo que es­ta­ba ha­cien­do, si no pen­sa­ba pa­rar nun­ca». Por­que la edad de sus pa­cien­tes no de­ja­ba de su­bir.

El doc­tor Bish­noi ar­gu­men­ta que en el mun­do ru­ral a las mu­je­res sin hi­jos se las mar­gi­na de tal ma­ne­ra que fh[Ó[h[d sui­ci­dar­se. "Ha­ce­mos lo que la so­cie­dad exi­ge de no­so­tros"

Al prin­ci­pio tra­ta­ba a mu­je­res de 45 años co­mo má­xi­mo, más tar­de ele­vó el lis­tón a 50. Lue­go lo pu­so en los 60. Fi­nal­men­te, de­ci­dió pres­cin­dir de lí­mi­tes de edad. Aho­ra, lo úni­co que de­ter­mi­na si una mu­jer pue­de ac­ce­der a su pro­gra­ma de fer­ti­li­za­ción son las prue­bas mé­di­cas, la pre­sión san­guí­nea y un elec­tro­car­dio­gra­ma.

La ma­ter­ni­dad tar­día tam­bién es un te­ma po­lé­mi­co en la In­dia. Pe­ro en el mun­do ru­ral, y así se de­fien­de el doc­tor Bish­noi, una mu­jer sim­ple­men­te es­tá obli­ga­da a te­ner hi­jos. «Las fa­mi­lias ne­ce­si­tan des­cen­den­cia, aun­que so­lo sea por la he­ren­cia». A las mu­je­res sin hi­jos se las mar­gi­na de tal ma­ne­ra que mu­chas de ellas pre­fie­ren sui­ci­dar­se. «Ha­ce­mos lo que la so­cie­dad exi­ge de no­so­tros», di­ce el mé­di­co. «Las mu­je­res sa­ben que son ma­yo­res y que no son tan fuer­tes co­mo an­tes. Pe­ro los sol­da­dos tam­bién sa­ben que pue­den mo­rir por su país. Aquí, las mu­je­res son igual de va­lien­tes. Son sol­da­dos pa­ra sus fa­mi­lias», aña­de.

El doc­tor Bish­noi ase­gu­ra que, en los mu­chos años de su lar­ga ca­rre­ra, so­lo dos mu­je­res han te­ni­do que pa­sar por la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos du­ran­te el tra­ta­mien­to, y en am­bos ca­sos fue por bre­ve tiem­po y de­bi­do a un des­plo­me de la pre­sión san­guí­nea. No di­ce na­da de las po­si­bles con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo que pue­den te­ner las ele­va­das do­sis de hor­mo­nas que uti­li­za ni de los ries­gos de que mu­chos aca­ben sien­do par­tos pre­ma­tu­ros.

EL TRAC­TOR A CAM­BIO DEL TRA­TA­MIEN­TO

A Ra­jo, es­te ti­po de con­si­de­ra­cio­nes tam­po­co le ha­brían im­por­ta­do gran co­sa. «En el pue­blo me lla­ma­ban ban­ge», pa­la­bra que en hin­di sig­ni­fi­ca 'vien­tre va­cío'. «Las ma­dres no me ha­bla­ban, las em­ba­ra­za­das me evi­ta­ban por­que creían que, al no te­ner hi­jos, les po­día dar ma­la suer­te». Ba­la­ram y ella in­ten­ta­ron en­gen­drar un hi­jo du­ran­te 15 años. Ra­jo pen­sa­ba que to­do era cul­pa su­ya, pues su ma­ri­do, co­mo les di­jo un uró­lo­go, es­ta­ba sano.

Ra­jo di­ce que no tu­vo nin­gún pro­ble­ma con el em­ba­ra­zo. "Ca­da día es­ta­ba más fe­liz". Y cuen­ta con or­gu­llo que las hor­mo­nas le per­mi­tie­ron dar el pe­cho a su hi­ja has­ta los tres años

Ba­la­ram em­pe­zó a be­ber. Con el con­sen­ti­mien­to de Ra­jo, Ba­la­ram to­mó una se­gun­da es­po­sa, pe­ro ella tam­po­co tu­vo hi­jos. Fue en­ton­ces cuan­do un ve­cino les en­se­ñó un re­cor­te de pren­sa: una mu­jer ha­bía te­ni­do un be­bé a los 67 años en la clí­ni­ca del doc­tor Bish­noi.

Tras la pri­me­ra con­sul­ta, Ba­la­ram arren­dó su trac­tor y pi­dió di­ne­ro pres­ta­do a sus fa­mi­lia­res pa­ra po­der pa­gar los 2000 dó­la­res que cos­ta­ba el tra­ta­mien­to. Las pro­ba­bi­li­da­des es­ta­ban en el 50-50, les di­jo Bish­noi. Ra­jo em­pe­zó a to­mar es­tró­ge­nos pa­ra pre­pa­rar su úte­ro de ca­ra a la im­plan­ta­ción de un óvu­lo fe­cun­da­do.

Pre­gun­ta­da por las fa­ti­gas de un em­ba­ra­zo a los 70 años, Ra­jo se echa a reír. «No tu­ve do­lo­res», di­ce. «Ca­da día es­ta­ba más fe­liz. Y las mu­je­res que an­tes se bur­la­ban de mí aho­ra ba­ja­ban la vis­ta y no de­cían na­da». Las hor­mo­nas le per­mi­tie­ron dar­le el pe­cho a su hi­ja du­ran­te tres años, cuen­ta con or­gu­llo.

Ra­jo y Ba­la­ram con­ta­ron con el apo­yo de los fa­mi­lia­res que vi­ven en su ca­sa: una so­bri­na, la her­ma­na de Ba­la­ram y su se­gun­da es­po­sa. To­dos vi­gi­la­ban a Na­veen mien­tras ga­tea­ba por el pol­vo­rien­to sue­lo o se apo­ya­ba en los mue­bles pa­ra po­ner­se de pie. Los pa­dres te­nían ya una he­re­de­ra, y el re­co­no­ci­mien­to so­cial que tan­to an­sia­ban. Pa­ra los Lohan, que su hi­ja lle­ve los ge­nes de una des­co­no­ci­da es al­go se­cun­da­rio. La ley in­dia es­ta­ble­ce que to­do hi­jo na­ci­do de una mu­jer se con­si­de­ra pro­pio.

La ma­dre aca­ri­cia la ca­be­za de su hi­ja. Su úl­ti­mo sue­ño, di­ce, es po­der ver a Na­veen con­ver­ti­da en adul­ta y ca­sa­da. Cuan­do Na­veen ten­ga 18 años, Ra­jo ten­drá 89. «No sa­be­mos cuán­do fal­ta­re­mos, es al­go que no es­tá en nues­tras ma­nos. Dios lo tie­ne to­do es­cri­to, ¿qué po­de­mos ha­cer no­so­tros?», di­ce la cam­pe­si­na.

Na­veen (en la fo­to con su pa­dre) es una ni­ña lle­na de ener­gía. Ríe mien­tras bai­la al rit­mo de las pe­lí­cu­las de Bolly­wood. Le gus­ta mu­cho el bád­min­ton, pe­ro nun­ca les ha pe­di­do a sus pa­dres que jue­guen con ella. «Son muy vie­jos», res­pon­de son­rien­do.

Va­rias do­ce­nas de mu­je­res y sus ma­ri­dos aguar­dan en la sa­la de es­pe­ra del doc­tor Bish­noi. Re­co­no­ce que al prin­ci­pio po­nía un límite de edad –45 años– pa­ra ini­ciar el tra­ta­mien­to, pe­ro aho­ra so­lo po­ne co­mo con­di­ción su­pe­rar las prue­bas mé­di­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.