'Ca­mas y fa­mas'

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - por Car­men Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

'Ca­mas y fa­mas (las más ra­ras y ge­nui­nas his­to­rias de amor)' me ha he­cho mu­cho más cor­tas las ho­ras de es­te ca­lu­ro­so ve­rano

les he ha­bla­do ya de mi ren­di­do amor por Da­niel Sam­per Pi­zano? Es uno de los hom­bres más in­te­li­gen­tes y di­ver­ti­dos que co­noz­co. Per­te­ne­ce a esa men­guan­te cla­se de per­so­nas con las que lo mis­mo uno pue­de ha­blar de Faulk­ner que mar­car­se un va­lle­na­to o tum­bar un par de mar­ga­ri­tas sin des­pei­na­se. Con la mis­ma de­li­cio­sa mez­cla de hu­mor y eru­di­ción con la que habla es­cri­be li­bros tan 'im­per­di­bles' co­mo Si Eva hu­bie­ra si­do Adán: una ver­sión ri­sue­ña de la Bi­blia o Bre­ve his­to­ria de es­te pu­to mun­do, el libro de his­to­ria uni­ver­sal en bro­ma más ven­di­do de los úl­ti­mos años en es­pa­ñol. Aho­ra aca­ba de pu­bli­car Ca­mas y fa­mas (las más ra­ras

y ge­nui­nas his­to­rias de amor), que me ha he­cho mu­cho más cor­tas las ho­ras de es­te ca­lu­ro­so ve­rano. Co­mo él mis­mo di­ce en el pró­lo­go, las su­yas son his­to­rias po­co co­no­ci­das. Aquí no en­con­tra­rán us­te­des los amo­res de Romeo y Ju­lie­ta ni los de Pa­ris y He­le­na en el ban­do de las pa­sio­nes de fic­ción; tam­po­co los de Eduar­do VII y Wa­llis Sim­pson o Sis­si y Fran­cis­co Jo­sé en el de los aman­tes de car­ne y hue­so. Y por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra, por­que se tra­ta de his­to­rias ar­chi­sa­bi­das, la se­gun­da, por­que son, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, de­ma­sia­do bi­po­la­res. En­tre ellas nun­ca en­con­tra­mos un trío, un cuar­te­to y ra­ra vez un amor eterno en­tre homosexuales. En Ca­mas

y fa­mas, en cam­bio, los amo­res son, co­mo en la vi­da real…, muy ra­ros. ¿Sa­bían us­te­des, por ejem­plo, que el amor por ese pe­ti­me­tre in­su­fri­ble lla­ma­do Al­fred Dou­glas que tan ca­ro iba a sa­lir­le a Os­car Wil­de, era en reali­dad un cuar­te­to? El au­tor de El re­tra­to de Do­rian Grey ja­más ha­bría pi­sa­do la cár­cel si se hu­bie­se de­can­ta­do por cual­quie­ra de las otras dos per­so­nas en el mun­do que más lo ama­ban y a las que él ama­ba tam­bién. La pri­me­ra, su ad­mi­ra­ble es­po­sa Cons­tan­ce, que le per­do­nó mil in­fi­de­li­da­des y ex­tra­va­gan­cias; la se­gun­da, Ro­bert Ross, ami­go y aman­te has­ta la tum­ba. Y en el más li­te­ral sen­ti­do de la pa­la­bra, por­que cuan­do Wil­de mu­rió so­lo y arrui­na­do en Pa­rís, fue Ross quien eri­gió pa­ra él un es­plén­di­do mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio en el fa­mo­so ce­men­te­rio Pè­re-La­chai­se, re­ser­ván­do­se pa­ra sí un pe­que­ño ni­cho que les per­mi­tie­ra ya­cer jun­tos por to­da la eter­ni­dad. Co­mo el libro va de amo­res ra­ros, men­ción de ho­nor me­re­cen los de Ho­no­ré de Bal­zac. Yo no sé si Freud se in­tere­só al­gu­na vez por el au­tor de La co­me­dia hu­ma­na co­mo ob­je­to de es­tu­dio, pe­ro lo que él lla­mó 'Com­ple­jo de Edi­po' po­dría ha­ber­se lla­ma­do, tran­qui­la­men­te, 'Com­ple­jo de Ho­no­ré'. Bal­zac tu­vo una de esas ma­dres au­sen­tes, elu­si­vas, im­pe­ne­tra­bles. Y co­mo no po­día enamo­rar­se de ella, por­que nun­ca es­ta­ba, se enamo­ró de la me­jor ami­ga de ma­má. Y em­pe­zó a pe­dir­le co­sas que uno sue­le pe­dir a una ma­dre: que lo co­gie­ra en bra­zos, que lo ba­ña­se, que le die­ra el pe­cho, lo que no ten­dría na­da de par­ti­cu­lar si no fue­ra por­que Ho­no­ré te­nía en­ton­ces… vein­ti­trés años. Pa­ra ha­cer las delicias de Freud, to­das o ca­si to­das sus nu­me­ro­sas aman­tes (y eso que Bal­zac era uno de los hom­bres más feos, pe­lu­dos y su­cios que ima­gi­nar­se pue­da) fue­ron mu­cho ma­yo­res que él. Co­mo le ocu­rrió tam­bién a Gri­go­ri Po­tem­kin y su fo­go­sa aman­te, Ca­ta­li­na la Gran­de, y a otros va­rios aman­tes de los que se habla en es­te de­li­cio­so libro. Por sus pá­gi­nas des­fi­lan, por ejem­plo, Be­llas y Bes­tias co­mo Mae Cough­lin y su aman­tí­si­mo ma­ri­do Al Ca­po­ne. Aman­tí­si­mo sí, por­que Ca­po­ne po­día ser bru­tal con el res­to del mun­do, pe­ro fue a la vez el más ad­mi­ra­ble y en­tre­ga­do pa­dre y es­po­so. Por las pá­gi­nas de Ca­mas y fa­mas des­fi­lan otros mu­chos amo­res, to­dos ra­ros en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra. Amo­res reales, ha­bría que de­cir, por­que le­jos de los tó­pi­cos al uso, aquí ca­si na­die es lo que pa­re­ce. Ni si­quie­ra la de­vo­rahom­bres e in­ces­tuo­sa Lu­cre­cia Bor­gia que… Pe­ro ya no les cuen­to más, se di­ver­ti­rán mu­cho más le­yen­do el libro. Se lo re­co­mien­do es­pe­cial­men­te en es­tas fe­chas. Les ser­vi­rá pa­ra ale­grar la in­mi­nen­te lle­ga­da de sep­tiem­bre, que –con per­mi­so de T.S. Eliot, y co­mo sa­be cual­quier hi­jo de ve­cino que ha de vol­ver a la reali­dad des­pués de unas lar­gas va­ca­cio­nes– siem­pre ha si­do el mes más cruel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.