En por­ta­da.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO -

El es­trés ma­ta y, por ello, sue­le ser vis­to co­mo al­go ma­lo. Los cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do, sin em­bar­go, que una ges­tión ade­cua­da de ese es­ta­do de ten­sión pue­de con­ver­tir­se en un au­tén­ti­co se­gu­ro de vi­da.

Las con­sul­tas por an­sie­dad se triplican du­ran­te es­te mes. Y es un pro­ble­ma gra­ve: el es­trés ma­ta. Mul­ti­pli­ca por 2,5 el ries­go de fa­lle­cer pre­ma­tu­ra­men­te. Sin em­bar­go, el es­trés bien ges­tio­na­do pue­de con­ver­tir­se en un se­gu­ro de vi­da y un tram­po­lín pa­ra el éxito. Se lo con­ta­mos.

Una en­cru­ci­ja­da emo­cio­nal don­de con­flu­yen el sín­dro­me pos­va­ca­cio­nal; la vuel­ta al co­le y al tra­ba­jo; la acli­ma­ta­ción a los ma­dru­go­nes y a los atas­cos; las die­tas ex­prés pa­ra ex­piar los pe­ca­dos ve­ra­nie­gos... No es ex­tra­ño que las con­sul­tas por an­sie­dad se tri­pli­quen por es­tas fe­chas.

El es­trés pue­de ma­tar. De he­cho, mul­ti­pli­ca por 2,5 el ries­go de su­frir un in­far­to o un ic­tus, las dos prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en el tra­ba­jo de los es­pa­ño­les. La an­sie­dad ha­ce que fu­me­mos más y que co­ma­mos peor, ele­va nues­tra ten­sión y nos qui­ta las ga­nas has­ta de dar un paseo... Sin em­bar­go, ca­da vez más es­tu­dios nos di­cen que el es­trés tam­bién pue­de ser nues­tro alia­do. Una res­pues­ta –muy sa­bia– de nues­tro cuer­po pa­ra ayu­dar­nos a so­bre­vi­vir. «No se tra­ta de eli­mi­nar el es­trés, sino de apro­ve­char­lo. El es­trés so­lo tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas si us­ted pien­sa que va a te­ner­las», asegura la psi­có­lo­ga Kelly McGo­ni­gal.

Des­de ni­ños nos en­se­ñan a la­var­nos los dien­tes, pe­ro no a li­diar con la pre­sión. Pues ya va sien­do ho­ra... Do­ce mi­llo­nes y me­dio de es­pa­ño­les –cua­tro de ca­da diez– con­fie­san que se sien­ten es­tre­sa­dos con fre­cuen­cia, se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio anual de Cin­fa­sa­lud. El 55 por cien­to de los es­tu­dian­tes y el 41 de los em­plea­dos. En la ofi­ci­na, nos es­tre­san la car­ga de tra­ba­jo; los je­fes y com­pa­ñe­ros; y no es­tar a la al­tu­ra... Por ese or­den. En casa, nos es­tre­san los hi­jos. El 61 por cien­to de los pa­dres con­fie­sa que sus re­to­ños los po­nen de los ner­vios.

Que sea mal de mu­chos no es con­sue­lo. Pa­ra em­pe­zar, hay que des­apren­der lo que sa­bía­mos. Des­de los años se­ten­ta se ha­bla de 'eus­trés' –un es­trés bueno, que nos mo­ti­va y nos man­tie­ne aler­ta– y 'dis­trés' –el ma­lo, que nos abru­ma y hun­de–. Pe­ro es­ta di­vi­sión hoy se con­si­de­ra sim­plis­ta. En reali­dad, el es­trés no es ni bueno ni ma­lo. De­pen­de de la do­sis; si es oca­sio­nal o se ha vuel­to cró­ni­co. Pe­ro tam­bién in­flu­ye có­mo lo ex­pe­ri­men­ta ca­da per­so­na. Si lo per­ci­be co­mo al­go po­si­ti­vo, ha­rá su vi­da más agra­da­ble. Si lo sien­te co­mo una lo­sa, se ve­rá aplas­ta­da por él.

SÁQUELE PAR­TI­DO AL ES­TRÉS

Pa­ra sa­car­le par­ti­do al es­trés, ha­brá que sa­ber an­tes en qué con­sis­te. Los cien­tí­fi­cos tie­nen un co­no­ci­mien­to ca­da vez más pre­ci­so. Sa­be­mos que el es­trés es una res­pues­ta es­ca­lo­na­da a una si­tua­ción de pe­li­gro. Una es­pe­cie de es­ta­do de ex­cep­ción. Y tie­ne va­rias fa­ses (vea el re­cua­dro de la pá­gi­na 21). Bá­si­ca­men­te, an­te un pe­li­gro o una si­tua­ción que se per­ci­be co­mo pe­li­gro­sa, el or­ga­nis­mo li­be­ra cor­ti­sol, una hor­mo­na que mo­vi­li­za el azú­car en san­gre y ha­ce que nos ven­ga­mos arri­ba. El cor­ti­sol es un ar­ma de doble fi­lo: a la lar­ga, da­ña el sis­te­ma in­mu­ne, ele­va la pre­sión san­guí­nea, des­gas­ta las ar­te­rias, ace­le­ra la de­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar... En resumen, nos ha­ce en­ve­je­cer más rá­pi­do. Por eso, en con­di­cio­nes nor­ma­les, el cuer­po so­lo li­be­ra cor­ti­sol con cuen­ta­go­tas. Y, pa­sa­do el pe­li­gro, vuel­ve a la cal­ma. Es al­go nor­mal y no es per­ju­di­cial. Pe­ro, a ve­ces, la per­so­na no lo­gra re­cu­pe­rar el so­sie­go. Las hor­mo­nas de­jan de fun­cio­nar co­mo de­bie­ran y las con­se­cuen­cias pue­den ser fu­nes­tas.

Aho­ra, sin em­bar­go, los cien­tí­fi­cos tam­bién en­cuen­tran prue­bas de sus efec­tos po­si­ti­vos. To­do em­pe­zó a cam­biar con un es­tu­dio pio­ne­ro de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin a lo lar­go de nue­ve años, que com­pro­bó que el ries­go de muer­te

¿SE SIEN­TE APA­GA­DO, DUER­ME MAL Y SAL­TA A LA MÍ­NI­MA? BIEN­VE­NI­DO A SEP­TIEM­BRE, EL MES MÁS ESTRESANTE DEL AÑO. SE­GÚN LOS EX­PER­TOS, EL SE­CRE­TO PA­RA CON­VER­TIR EL ES­TRÉS EN UN AR­MA ES VER­LO CO­MO AL­GO PO­SI­TI­VO, CUES­TIÓN DE AC­TI­TUD

Cuan­do una per­so­na es­tá ba­jo pre­sión, ya sea por cau­sas psi­co­ló­gi­cas o por­que es­tá prac­ti­can­do un de­por­te de ries­go, su cuer­po po­ne en mar­cha dos sis­te­mas di­fe­ren­tes, los lla­ma­dos 'ejes del es­trés'.

1. ALAR­MA

En pri­mer lu­gar, el ce­re­bro trans­mi­te la alar­ma al sis­te­ma ner­vio­so sim­pá­ti­co. La mé­du­la adre­nal, en las glán­du­las su­pra­rre­na­les, li­be­ra las hor­mo­nas del es­trés adre­na­li­na y no­ra­dre­na­li­na: la res­pi­ra­ción y la cir­cu­la­ción san­guí­nea se ace­le­ran, el cuer­po pre­pa­ra ener­gía y se dis­po­ne a lu­char o huir.

2. COR­TI­SOL

Si es­ta pri­me­ra reac­ción no bas­ta, de­bi­do a que el es­trés se man­tie­ne más tiem­po, en­tra en jue­go el se­gun­do de los ejes del es­trés: el del cor­ti­sol. Es­ta hor­mo­na mo­vi­li­za el azú­car en san­gre y las re­ser­vas de ener­gía se vuel­ven a re­lle­nar.

3. CAL­MA

Fi­nal­men­te, un sis­te­ma de feed­back sus­pen­de la reac­ción de es­trés que pre­via­men­te ha­bía man­te­ni­do en mar­cha. El cuer­po vuel­ve a un es­ta­do de cal­ma.

ES­TRÉS CRÓ­NI­CO

Es­tos me­ca­nis­mos pue­den ac­ti­var­se y des­ac­ti­var­se va­rias ve­ces al día, es al­go to­tal­men­te nor­mal. No re­sul­tan per­ju­di­cia­les pa­ra el or­ga­nis­mo. Pe­ro si la per­so­na no re­gre­sa al es­ta­do de cal­ma, lle­ga un mo­men­to en que es­te jue­go en­tre hor­mo­nas deja de fun­cio­nar co­mo de­bie­ra, y el cuer­po sigue pro­du­cien­do cor­ti­sol. Y el es­trés se vuel­ve cró­ni­co.

PO­SI­BLES DA­ÑOS

Unos ni­ve­les per­ma­nen­te­men­te al­tos de cor­ti­sol da­ñan al sis­te­ma in­mu­ne, ele­van la pre­sión san­guí­nea e in­cre­men­tan el ries­go de su­frir pro­ble­mas car­dia­cos. Los tras­tor­nos del sue­ño y la de­pre­sión pue­den ve­nir de­trás.

pre­ma­tu­ra es un 43 por cien­to más al­to en las per­so­nas so­me­ti­das a es­trés. Una con­clu­sión na­da sor­pren­den­te... La sorpresa fue que ese por­cen­ta­je so­lo se cum­plía si las per­so­nas, ade­más, per­ci­bían el es­trés co­mo al­go ne­ga­ti­vo. Por el con­tra­rio, las que es­ta­ban so­me­ti­das a un es­trés in­ten­so pe­ro, aun así, lo veían co­mo al­go po­si­ti­vo pre­sen­ta­ban un ries­go más ba­jo que la me­dia. Es­to hi­zo re­plan­tear el en­fo­que tra­di­cio­nal so­bre el asun­to.

UNA CUES­TIÓN DE PERCEPCIONES

Los in­ves­ti­ga­do­res se han lan­za­do a es­tu­diar a pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan ba­jo pre­sión –bom­be­ros, con­tro­la­do­res aé­reos, guías de mon­ta­ña...– pa­ra ver si ha­llan el se­cre­to de có­mo man­te­ner la san­gre fría. Los re­sul­ta­dos están cam­bian­do nues­tra per­cep­ción so­bre los tras­tor­nos de an­sie­dad.

Dos equi­pos de cien­tí­fi­cos de Co­lum­bia y Stan­ford con­fir­ma­ron re­cien­te­men­te que la ges­tión del es­trés es, en bue­na me­di­da, una cues­tión de ac­ti­tud. Ana­li­za­ron la sa­li­va de vo­lun­ta­rios so­me­ti­dos a prue­bas di­se­ña­das pa­ra po­ner­los en si­tua­cio­nes lí­mi­te y vie­ron que los va­lo­res de cor­ti­sol es­ta­ban dis­pa­ra­dos. Pe­ro si an­tes ha­bían un vis­to un ví­deo so­bre el es­trés po­si­ti­vo, tam­bién pre­sen­ta­ban un se­gun­do va­lor por las nu­bes: el de la dehi­dro­epian­dros­te­ro­na, más co­no­ci­da co­mo DHEA. Es­ta hor­mo­na fun­cio­na co­mo un col­chón contra el es­trés, y es po­si­ble que tam­bién pro­te­ja fren­te a la de­pre­sión y las en­fer­me­da­des car­dia­cas. Es el con­tra­pe­so al cor­ti­sol y fre­na el en­ve­je­ci­mien­to in­du­ci­do por es­te. Los al­tos va­lo­res de DHEA de los vo­lun­ta­rios im­pli­can que aque­llos que vi­vie­ron el es­trés co­mo al­go po­si­ti­vo reac­cio­na­ron de una for­ma sa­lu­da­ble no so­lo men­tal, tam­bién cor­po­ral­men­te.

Ul­ri­ke Eh­lert, de la Uni­ver­si­dad de Zú­rich, asegura que el es­trés es una de las prin­ci­pa­les

EL ES­TRÉS BUENO

A ni­vel fi­sio­ló­gi­co, no hay di­fe­ren­cias en­tre el es­trés bueno y ma­lo. Son reac­cio­nes hor­mo­na­les a si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les. El ejem­plo más cla­ro es el de un de­por­tis­ta an­tes de com­pe­tir. Su cuer­po ex­pe­ri­men­ta las mis­mas reac­cio­nes que una per­so­na ba­jo pre­sión. Pe­ro a ni­vel psi­co­ló­gi­co no las in­ter­pre­ta co­mo al­go an­gus­tio­so, sino mo­ti­va­dor. El es­trés no es una car­ga, sino un re­to. Es­tá desean­do sal­tar a la pis­ta a dar­lo to­do.

En si­tua­cio­nes de la vi­da dia­ria, co­mo un exa­men, nos brin­da un pun­to de an­sie­dad be­nig­na que me­jo­ra nues­tro ren­di­mien­to.

En los pri­me­ros días en un nue­vo tra­ba­jo, es un plus de ener­gía que nos man­tie­ne aler­ta.

Los pre­pa­ra­ti­vos de un via­je, te­ner un hi­jo, las pri­me­ras lec­cio­nes pa­ra apren­der al­go nue­vo... El es­trés es­tá ahí, ayu­dán­do­nos a em­pa­par­nos de to­dos los de­ta­lles.

El enamo­ra­mien­to es otro ejem­plo. El es­trés nos per­mi­te te­ner las emo­cio­nes a flor de piel.

El es­trés bueno sue­le pro­du­cir­se en si­tua­cio­nes a cor­to pla­zo. Si se alar­ga, el com­pli­ca­do jue­go hor­mo­nal –des­car­gas que nos ac­ti­van, reac­ti­van y apa­gan– se des­con­tro­la.

EL ES­TRÉS MA­LO

Los tras­tor­nos del sue­ño sue­len ser la pri­me­ra se­ñal de que el es­trés se es­tá vol­vien­do pe­li­gro­so. Co­me­mos fa­tal; nos ati­bo­rra­mos a co­mi­da ba­su­ra o bien per­de­mos el ape­ti­to. Y au­men­ta­mos la in­ges­ta de al­cohol y ta­ba­co.

Otro in­di­cio es la des­ga­na. La per­so­na es­tre­sa­da se vuel­ve apá­ti­ca y tie­ne un gra­do al­to de con­duc­tas pa­si­vas de tiem­po li­bre, por ejem­plo, se­sio­nes eter­nas de se­ries de te­le­vi­sión o pa­sar­se las ho­ras con un vi­deo­jue­go. Pier­de el in­te­rés por re­la­cio­nar­se so­cial­men­te.

Las al­te­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas co­mo la irri­ta­bi­li­dad y la an­sie­dad dan pa­so a las fí­si­cas: do­lo­res de ca­be­za y mus­cu­la­res, dia­rreas, caída del pe­lo, arrit­mias, ten­sión mus­cu­lar... El cuer­po se en­co­ge. Los múscu­los se con­trac­tu­ran. Cual­quier es­fuer­zo es ago­ta­dor. Lle­ga un mo­men­to en que ya no se tie­nen ga­nas ni de dis­cu­tir.

En ca­sos ex­tre­mos la vis­ta se nu­bla. Se co­no­ce co­mo 'efec­to tú­nel'. Per­de­mos la vi­sión pe­ri­fé­ri­ca y nos con­cen­tra­mos en un so­lo pun­to de aten­ción. No da­mos pa­ra más.

DOS CLAVES NOS DE­FIEN­DEN FREN­TE AL ES­TRÉS DA­ÑINO: REHACERSE AN­TE LAS DI­FI­CUL­TA­DES Y LA CON­FIAN­ZA EN UNO MIS­MO

fuer­zas mo­tri­ces en nues­tra vi­da. «Sin ese mix de hor­mo­nas que se­gre­ga­mos en si­tua­cio­nes de ten­sión, nos fal­ta im­pul­so, es­tí­mu­lo... Una vi­da sin es­trés se­ría muy abu­rri­da». ¿Pe­ro cuán­to es­trés es po­si­ti­vo? «Ca­da per­so­na per­ci­be de for­ma di­fe­ren­te qué es estresante y qué no». La cues­tión es que sue­le de­fi­nir co­mo es­trés so­lo aquel que su­po­ne una car­ga, no el que nos po­ne las pi­las.

No obs­tan­te, que per­ci­ba­mos el es­trés co­mo un re­to o una amenaza no de­pen­de so­lo de nues­tra ac­ti­tud. Tam­bién del en­torno. Si una per­so­na cre­ce en un am­bien­te en el que se le da mu­cha im­por­tan­cia a la pru­den­cia, se­rá más in­se­gu­ra en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Las per­so­nas pro­pen­sas a la neu­ro­sis tam­bién tien­den a ago­biar­se. «Si te pre­gun­tas to­do el tiem­po qué va a sa­lir mal, ten­drás más pro­ble­mas pa­ra des­co­nec­tar y re­la­jar­te», co­men­ta Eh­lert.

EL SEN­TI­DO DE COHE­REN­CIA

Hay dos pro­pie­da­des que nos pro­te­gen del es­trés da­ñino. Una es la re­gu­la­ción he­do­nis­ta de la emo­ción, co­mo lla­man los ex­per­tos a la ca­pa­ci­dad de al­gu­nas per­so­nas pa­ra rehacerse en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les en lu­gar de re­vol­car­se en la mi­se­ria. Otra es el sen­ti­do de la cohe­ren­cia, una es­pe­cie de con­fian­za en sí mis­mas que les di­ce que los obs­tácu­los se pue­den su­pe­rar.

De acuer­do, ¿pe­ro y si so­mos de los que se vie­nen aba­jo a las pri­me­ras de cam­bio? ¿Se pue­de apren­der a ges­tio­nar el es­trés? Así lo cree Sven Stef­fes-Ho­llän­der, que di­ri­ge una clí­ni­ca ber­li­ne­sa es­pe­cia­li­za­da en tras­tor­nos psi­co­so­má­ti­cos, y en­tre cu­yos pa­cien­tes hay nu­me­ro­sos pro­fe­so­res, mé­di­cos y abo­ga­dos, pro­fe­sio­na­les muy ex­pues­tos. «Mu­chos tien­den a acha­car su es­trés a fac­to­res ex­ter­nos, lo que los lle­va a per­fec­cio­nar cons­tan­te­men­te su ges­tión del tiem­po. Co­mo con­se­cuen­cia, lle­ga un mo­men­to en que tam­bién aca­ban op­ti­mi­zan­do el des­can­so y el dis­fru­te. Pa­san de sa­lir a co­rrer – un mo­do de li­be­rar ten­sión– a pre­pa­rar­se pa­ra el ma­ra­tón. O de in­ten­tar co­mer sano a lle­var una die­ta es­tric­ta. To­do de­be es­tar me­di­do al de­ta­lle. Por lo ge­ne­ral, la per­so­na es­tre­sa­da tí­pi­ca sue­le ser per­fec­cio­nis­ta. No se da por sa­tis­fe­cha ni con un al­to gra­do de op­ti­mi­za­ción, siem­pre as­pi­ra a más».

Los cien­tí­fi­cos han com­pro­ba­do que el cor­ti­sol se dis­pa­ra rá­pi­da­men­te cuan­do ve­mos que nues­tro es­ta­tus so­cial se ve ame­na­za­do, cuan­do sen­ti­mos ver­güen­za y te­me­mos que­dar en ri­dícu­lo. Di­cho de otra ma­ne­ra, el es­trés más in­ten­so es el que ejer­ce­mos los unos so­bre los otros. Y es, en bue­na me­di­da, au­to­ge­ne­ra­do. Si re­la­ti­vi­za­mos, si acep­ta­mos que no po­de­mos gus­tar a to­do el mun­do, em­pe­za­mos a ga­nar­le la ba­ta­lla. Es­to es im­por­tan­te en los pro­fe­sio­na­les que están más acos­tum­bra­dos a re­ci­bir crí­ti­cas que ha­la­gos.

EL ES­TRÉS SE HE­RE­DA

Aho­ra tam­bién sa­be­mos que la for­ma en la que reac­cio­na­mos al es­trés se trans­mi­te ge­né­ti­ca­men­te y pue­de ve­nir­nos he­re­da­da de nues­tros pa­dres y abue­los. Isa­be­lle Man­suy es pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Zú­rich y se de­di­ca a es­tu­diar si las se­cue­las de los trau­mas, las des­gra­cias o los crí­me­nes anidan en nues­tros cuer­pos. Y si se las trans­mi­ti­mos a nues­tros hi­jos.

El mé­to­do de la doc­to­ra Man­suy se ba­sa en el tra­ba­jo con tan­das de cua­ren­ta pa­re­jas de ra­to­nes. Cuan­do las hem­bras tie­nen crías, la mi­tad de ellas cre­cen en con­di­cio­nes nor­ma­les, mien­tras que a la otra mi­tad las trau­ma­ti­za: un día des­pués de na­cer, se se­pa­ra a las crías de sus ma­dres du­ran­te unas ho­ras. Al es­tu­diar el com­por­ta­mien­to pos­te­rior de es­tos ra­to­nes, la in­ves­ti­ga­do­ra com­pro­bó que los in­di­vi­duos trau­ma­ti­za­dos reac­cio­na­ban de una for­ma más im­pul­si­va que los de­más y que, en si­tua­cio­nes de ries­go, ten­dían a de­jar de la­do su pru­den­cia ins­tin­ti­va. Ade­más, me­tién­do­los en una cu­be­ta con agua, de­ja­ban de na­dar y se ren­dían mu­cho an­tes que sus con­gé­ne­res sa­nos. Tam­bién mos­tra­ban con­duc­tas de­pre­si­vas.

Man­suy de­jó que es­tos ra­to­nes es­tre­sa­dos se re­pro­du­je­ran du­ran­te va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Y se en­con­tró con unos re­sul­ta­dos di­fí­ci­les de creer: aun­que so­lo se ha­bía trau­ma­ti­za­do a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, sus con­duc­tas se trans­mi­tían a las si­guien­tes. «Pa­ra mo­di­fi­car una se­cuen­cia ge­né­ti­ca son ne­ce­sa­rias in­fluen­cias am­bien­ta­les muy fuertes», ex­pli­ca Man­suy al se­ma­na­rio Der Spie­gel. «El es­trés o los trau­mas no bas­tan. Por eso, los cam­bios se ins­cri­ben en los mar­ca­do­res epi­ge­né­ti­cos, es de­cir, no 'to­can' el ADN». Es una bue­na no­ti­cia. Por­que son cam­bios re­ver­si­bles. «Si se so­me­te a los ra­to­nes a con­di­cio­nes de vi­da más agra­da­bles, las se­cue­las aca­ban por des­apa­re­cer y de­jan de trans­mi­tir­se a la si­guien­te ge­ne­ra­ción».

Otras con­se­cuen­cias po­si­ti­vas del es­trés –en su justa me­di­da y sin so­bre­pa­sar cier­tos ni­ve­les– tam­bién son sor­pren­den­tes. Por ejem­plo, Da­nie­la Kau­fer, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia (Ber­ke­ley), ha com­pro­ba­do que las ra­tas es­tre­sa­das tie­nen el ce­re­bro más en for­ma, se orien­tan me­jor y apren­den an­tes; de he­cho, po­seen cé­lu­las ma­dre que se con­vier­ten en nue­vas neu­ro­nas. La me­mo­ria tam­bién se ac­ti­va, se­gún cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Bú­fa­lo. Por su par­te, Fir­daus Dhab­har, de Stan­ford, ha de­mos­tra­do que pe­rio­dos cor­tos de es­trés re­fuer­zan el sis­te­ma in­mu­ne. En cual­quier ca­so, merece la pe­na que nos pa­re­mos a re­fle­xio­nar so­bre nues­tra pro­pia re­la­ción con el es­trés. A ser po­si­ble, an­tes de que nos la amar­gue la vi­da. O nos la acor­te...

EL ES­TRÉS MÁS IN­TEN­SO SE DIS­PA­RA SI NUES­TRO ES­TA­TUS SO­CIAL ES­TÁ AME­NA­ZA­DO, SI SEN­TI­MOS VER­GÜEN­ZA O TE­ME­MOS QUE­DAR EN RI­DÍCU­LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.