AR­QUI­TEC­TU­RA

AD (Spain) - - Febrero - ra­ders­chad por kris­ti­na fo­tos ch­ris­tian schau­lin :

En me­dio de los exu­be­ran­tes Alpes ti­ro­le­ses, la ca­sa T si­gue el mo­de­lo de una obra del ar­tis­ta ale­mán Tho­mas Schüt­te.

ue en 2010 cuan­do Ra­fael Ja­blon­ka, uno de los ga­le­ris­tas más im­por­tan­tes de Cen­troeu­ro­pa, con es­pa­cio pro­pio en Co­lo­nia y re­si­den­cia en Zú­rich, co­no­ció la obra Fe­rien­haus für Te­rro­ris­ten I de Tho­mas Schüt­te. El ar­tis­ta ger­mano la ha­bía crea­do como res­pues­ta a los aten­ta­dos de Nue­va York del 11 de sep­tiem­bre, y a la ob­se­sión por la vi­gi­lan­cia y el con­trol que pro­vo­ca­ron. Eran, su­pues­ta­men­te, iró­ni­cas re­si­den­cias de ve­rano pa­ra los te­rro­ris­tas. Una de las ma­que­tas, Haus T , una pe­que­ña cons­truc­ción a es­ca­la 1:20, lla­mó la aten­ción de Ra­fael, que aca­ba­ba de com­prar un te­rreno de 3.000 me­tros cua­dra­dos en el Ti­rol aus­tria­co, al la­do de Inns­bruck. Cer­ca de un bos­que y ro­dea­do de mon­ta­ñas, era el en­torno per­fec­to pa­ra un re­fu­gio de va­ca­cio­nes. Cuan­do Ja­blon­ka se apro­xi­mó a Schüt­te no sa­bía muy bien qué es­pe­rar, pe­ro la res­pues­ta fue po­si­ti­va. “Él tam­bién te­nía la idea de que se lle­va­ra a ca­bo al­gún día, pe­ro no pen­sa­ba que al­guien fue­ra a atre­ver­se –cuen­ta–. Haus T no so­lo es­tá ba­sa­da en la es­cul­tu­ra ori­gi­nal, sino que fue pla­nea­da por él de prin­ci­pio a fin”, re­ma­ta. En di­ciem­bre de 2011 la idea ha­bía to­ma­do for­ma. Un enor­me es­pa­cio abier­to cen­tral se con­vir­tió en el eje de es­ta vi­vien­da de 100 me­tros cua­dra­dos, con la chi­me­nea como al­ma ma­ter . El hor­mi­gón sir­vió pa­ra dar con­sis­ten­cia a la es­truc­tu­ra. Con él se fa­bri­có la pa­red que se­pa­ra el sa­lón-dor­mi­to­rio del co­me­dor, que tam­bién fun­cio­na como co­ci­na, es­tan­te­ría y fre­ga­de­ro. La ma­de­ra de aler­ce y el cris­tal son los otros dos ma­te­ria­les de­ter­mi­nan­tes. La de­co­ra­ción no pue­de ser más con­ci­sa. Des­nu­dez es la pa­la­bra que me­jor la des­cri­be. Al­gu­nas pie­zas vin­ta­ge (una me­sa de Al­var Aal­to y un par de bu­ta­cas de Yr­jö Kuk­ka­pu­ro) y mue­bles di­se­ña­dos ex pro­fe­so pa­ra el es­pa­cio, sa­ca­dos de la obra de Schüt­te, son to­do lo que hay. La con­sig­na era re­du­cir los de­ta­lles a lo esen­cial. Las cor­ti­nas de co­lo­res, que du­ran­te el día fun­cio­nan como mar­cos del pai­sa­je al­pino, por las no­ches, ce­rra­das, le dan un to­que tea­tral al lu­gar, de caí­da de te­lón. La ca­sa, des­de fue­ra, re­cuer­da a los tra­ba­jos de Mies van der Rohe, so­bre to­do a la Farns­worth Hou­se . “Cual­quier ins­ta­la­ción pue­de ser trans­for­ma­da en ar­qui­tec­tu­ra, sim­ple­men­te usán­do­la”, re­ma­ta Ja­blo­ka. Él y su mu­jer, Teresa, lo de­mues­tran ca­da vez que se es­ca­pan aquí los fi­nes de se­ma­na. La ma­que­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca de ‘Fe­rien­haus für Te­rro­ris­ten I’

n pue­de ver­se en la web del ar­tis­ta: www.tho­mas-schuet­te.de

HOR­MI­GÓN, cris­tal y ma­de­ra de aler­ce se UNEN en es­ta vi­vien­da MÍ­NI­MA, que re­pro­du­ce el AR­TE

de Schüt­te.

La Haus T , pro­yec­to del ar­tis­ta Tho­mas Schüt­te a par­tir de una de sus obras de ar­te, es una es­truc­tu­ra rec­tan­gu­lar de una plan­ta que re­cuer­da la ar­qui­tec­tu­ra de Mies van der Rohe. Es­tá in­mer­sa en el bos­que al­pino del Ti­rol.

Fren­te a la chi­me­nea de ce­men­to del ar­tis­ta, me­si­tas Nes­ting de Jo­sef Al­bers y bu­ta­cas Ka­ru­se­lli de Yr­jö Kuk­ka­pu­ro. Abajo a la iz­da., una pa­red de hor­mi­gón se­pa­ra la co­ci­na y el co­me­dor del sa­lón y el dor­mi­to­rio (dcha.), e in­te­gra el fre­ga­de­ro.

En el co­me­dor, me­sa de Al­var Aal­to, si­llas del ar­qui­tec­to ti­ro­lés de los 30 Sieg­fried Ma­zagg y lám­pa­ra vin­ta­ge .

El dor­mi­to­rio y el sa­lón es­tán in­te­gra­dos en un gran open spa­ce de ma­de­ra y cris­tal. De­ba­jo, la du­cha in­dus­trial y la fa­cha­da tra­se­ra de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.