BUE­NA SIN­TO­NÍA

AD (Spain) - - Febrero - rea­li­za­ción pa­tri­cia ketelsen fo­tos ma­no­lo ylle­ra

El an­ti­cua­rio Miquel Al­zue­ta ha lle­na­do de mue­ble fran­cés de los 50 y to­ques ja­po­ne­ses un pi­so en Bar­ce­lo­na.

El es­pa­cio, inun­da­do de luz, tie­ne un ai­re zen mar­ca­do por el di­se­ño

mid­cen­tury . El ar­te po­ne el co­lor.

o im­por­ta el mo­do ni el lu­gar, las afi­cio­nes y los gus­tos unen a las per­so­nas. Es lo que ocu­rrió con es­ta ca­sa de Bar­ce­lo­na. Los pro­pien ta­rios co­no­cie­ron a Miquel Al­zue­ta en Ja­pón, un país muy que­ri­do por ellos y don­de el an­ti­cua­rio y ga­le­ris­ta ca­ta­lán se en­con­tra­ba en bus­ca de pie­zas. Una ce­na de ami­gos co­mu­nes los reunió en To­kio. “Fue amor a pri­me­ra vis­ta. Con­ver­sa­mos so­bre li­bros, fo­to­gra­fía, ar­te, di­se­ño… Coin­ci­di­mos en ca­si to­do. Y po­co a po­co de­ri­va­mos ha­cia la de­co­ra­ción. Me ha­bla­ron del pi­so en el que vi­vían y a nues­tro re­gre­so em­pe­cé a ayu­dar­les”, ex­pli­ca Al­zue­ta. Lle­va­ban ins­ta­la­dos ca­si tres años en la plan­ta prin­ci­pal de un edi­fi­cio de prin­ci­pios del si­glo XX de mar­ca­do gus­to fran­cés: 270 m re­par­ti­dos en am­plias

2 es­tan­cias cu­ya ac­tua­li­za­ción lle­vó a ca­bo el es­tu­dio En Lí­nea Bar­ce­lo­na . Los sue­los, pa­re­des, car­pin­te­ría y ce­rra­je­ría se res­tau­ra­ron con mi­mo y mano ar­te­sa­na pre­ser­van­do su esen­cia. Hu­bo que reha­cer en su to­ta­li­dad el ba­ño, don­de se im­pu­so la in­fluen­cia ni­po­na fru­to de tan­tos via­jes, y la co­ci­na, en la que pri­ma la fun­cio­na­li­dad de­bi­do a la afi­ción de la pa­re­ja por la gas­tro­no­mía. To­do fue como la se­da has­ta que aca­ba­ron la obra y em­pe­za­ron a de­co­rar. Se ha­bían que­da­do al­go en­ca­lla­dos has­ta que Miquel apa­re­ció y des­cu­brie­ron que ha­bla­ban el mis­mo idio­ma. A par­tir de ahí, el en­gra­na­je es­té­ti­co se pu­so en mar­cha. “La re­mo­de­la­ción ya es­ta­ba he­cha cuan­do lle­ga­mos –re­cuer­da el an­ti­cua­rio–. Era mag­ní­fi­ca, res­pe­tuo­sa con el pa­sa­do, de gran ca­li­dad téc­ni­ca y con mu­cho es­ti­lo. La ca­ja en la que de­bía­mos tra­ba­jar lu­cía sen­ci­lla­men­te ma­ra­vi­llo­sa”. Y la pa­re­ja aña­de: “Nues­tra pa­sión co­mún por el mo­bi­lia­rio fran­cés de los años 50, la cul­tu­ra ja­po­ne­sa y cier­to di­se­ño y ar­te es­pa­ñol nos alla­na­ron el ca­mino”. La obra pic­tó­ri­ca ya es­ta­ba en ca­sa, la ha­bían ido ad­qui­rien­do con los años: Ma­no­lo Ballesteros, la es­cue­la de Mon­te­vi­deo, Guillermo Pfaff o Ma­nuel Án­ge­les Ortiz son al­gu­nas de las fir­mas de su colección. En cam­bio, las me­sas, si­llas, ta­bu­re­tes y bu­ta­cas pro­vie­nen en su ma­yor par­te de la ga­le­ría de Al­zue­ta. La fas­ci­na­ción por Ja­pón tie­ne sin du­da un pe­so con­cep­tual muy vi­si­ble en la es­truc­tu­ra del es­pa­cio, so­se­ga­do e inun­da­do de luz, y en las for­mas sencillas de la me­sa de Isa­mu No­gu­chi o la bu­ta­ca de Jun­zo Sa­ka­ku­ra. Pe­ro esa so­brie­dad como hi­lo con­duc­tor tam­bién in­clu­ye la es­té­ti­ca in­dus­trial de mue­bles de ar­qui­tec­tos fran­ce­ses de prin­ci­pios del si­glo XX como Jean Prou­vé o Char­lot­te Pe­rriand. Es­ta so­brie­dad no es­tá re­ñi­da con la ca­li­dez que pro­por­cio­nan los sue­los, aun­que los vo­lú­me­nes de las sa­las son tan diá­fa­nos y ge­ne­ro­sos que se si­guen vien­do lim­pios y muy eté­reos in­clu­so es­tan­do com­ple­ta­men­te de­co­ra­dos. Y la luz es otra de las pro­ta­go­nis­tas, es­cul­pien­do de ma­ne­ra ele­gan­te y ca­pri­cho­sa los per­fi­les de los ob­je­tos se­gún la ho­ra del día. Ese, nos con­fie­san, es uno de los ma­yo­res lu­jos pa­ra sus pro­pie­ta­rios. Es­tá cla­ro que son unos aman­tes de Ta­ni­za­ki y su obra El Elo­gio de la Som­bra , cu­yo ejem­plar des­cu­bri­mos en la me­si­ta de no­che. Al­zue­ta se sien­te agra­de­ci­do y sa­tis­fe­cho con el re­sul­ta­do. “Qui­se irra­diar una gran sen­sa­ción de cal­ma, de paz aco­ge­do­ra. El mo­bi­lia­rio te­nía que in­si­nuar más que ex­pre­sar, de­bía ser sim­ple­men­te una no­ta di­bu­ja­da en el es­pa­cio, mar­car el es­pí­ri­tu que que­ría­mos trans­mi­tir”. Es­pí­ri­tu zen.

n

En el sa­lón, fo­to­gra­fía Pa­laz­zo Ca­nos­sa Man­to­va III , 2011, de can­di­da hö­fer, en Ga­le­ría Hel­ga de al­vear . so­fá di­se­ño de miquel al­zue­ta ins­pi­ra­do en jean ro­yè­re. lám­pa­ras de ser­ge moui­lle, me­si­ta blan­ca de jean-ma­rie y mart­he si­mon­net de los 70, ban­co y

En otro rincón del sa­lón, bu­ta­cas lady de mar­co Za­nu­so, cof­fee table de isa­mu no­gu­chi edi­ción de Her­man mi­ller , es­cul­tu­ras de Jo­sep gran­yer (iz­da.) y miquel pla­nas ros­se­lló y lám­pa­ra tmm de mi­guel mi­lá de los 60. en la otra pá­gi­na: es­cri­to­rio ita­liano de

Co­ci­na con mue­bles de bof­fi pro­yec­ta­da por En Lí­nea bar­ce­lo­na . ban­que­tas ch58 de Hans J. Weg­ner y fo­to­gra­fías de Joan ig­na­si oms. en la otra pá­gi­na: en el co­me­dor, óleo so­bre te­la de ma­no­lo ballesteros, me­sa Em de Jean prou­vé edi­ta­da por Vi­tra con can­del

En el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, có­mo­da bie­der­meier del XIX con lám­pa­ra de hans j. weg­ner pa­ra louis poul­sen ori­gi­nal de los años 60 y cua­dro del ar­tis­ta jo­sé fin, so­brino de pi­cas­so. en la pa­red de la dcha., ce­rá­mi­ca de mirco mar­che­lli, si­lla de robert ma­llet

En la ha­bi­ta­ción pa­ra in­vi­ta­dos, es­tan­te­ría nua­ge de char­lot­te pe­rriand edi­ción de Cas­si­na , ca­ma de mat­hieu ma­té­got de los 50 con man­ta de her­mès y me­si­ta de la mis­ma épo­ca. lám­pa­ra be­lle­vue de ar­ne Ja­cob­sen de los años 40. en la otra pá­gi­na: el ba­ño con

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.