EMER­GEN­CIA EN PA­LA­CIO

AD (Spain) - - Febrero - rea­li­za­ción pe­te bermejo fo­tos mon­tse ga­rri­ga

Unos ga­le­ris­tas sue­cos in­va­die­ron un pa­la­ce­te ma­llor­quín del XVII con ar­te emer­gen­te a la ven­ta.

Unos ga­le­ris­tas sue­cos, enamo­ra­dos del es­ti­lo de vida es­pa­ñol, des­em­bar­ca­ron en Pal­ma de Ma­llor­ca pa­ra in­va­dir un ca­se­rón del XVII con ar­te emer­gen­te a la ven­ta.

VIDA PRO­FE­SIO­NAL

AR­TE Y . LO PRI­VA­DO Y LO SE MEZ­CLAN. NO SE SA­BE DÓN­DE TER­MI­NA GA­LE­RÍA CA­SA

LA Y EM­PIE­ZA LA .

cuan­do Pär­ni­lla y Ste­fan Lund­gren se co­no­cie­ron, des­cu­brie­ron que ade­más de una atrac­ción mu­tua, les unía su pa­sión por el ar­te. “Pa­ra no­so­tros es una adic­ción, vi­vir con él es pura heroína pa­ra el ce­re­bro”, afir­ma Ste­fan. Es­tos ga­le­ris­tas sue­cos han vi­vi­do en Nue­va York o Berlín, pe­ro una es­tan­cia de unos días en Pal­ma de Ma­llor­ca les lle­vó a ins­ta­lar­se allí jun­to a sus dos hi­jos, Lu­kas y Axel. Les con­quis­tó la co­mi­da, la for­ma de vi­vir y el ca­rác­ter ex­pre­si­vo y abier­to de los is­le­ños. “Nos en­can­ta el buen tiem­po y có­mo vi­ven y dis­fru­tan de la vida y de las re­la­cio­nes per­so­na­les. Aquí el día a día no es­tá ba­sa­do en coor­de­na­das rígidas, to­do es más es­pon­tá­neo, pa­ra que­dar con tus ami­gos no tie­nes que pla­ni­fi­car­lo un mes an­tes, bas­ta con una lla­ma­da, es más ca­sual”, ex­pli­can. Que­rían un es­pa­cio mul­ti­dis­ci­pli­nar, don­de pu­die­ran vi­vir en fa­mi­lia, ex­hi­bir los tra­ba­jos de los ar­tis­tas que re­pre­sen­tan y re­ci­bir a sus clien­tes. “Nues­tra la­bor con­sis­te en en­tu­sias­mar a la gen­te pa­ra que com­pre ar­te, por eso buscamos obras de de­bu­tan­tes y pie­zas que nos pa­re­cen in­tere­san­tes pa­ra co­lec­cio­nes pri­va­das o mu­seos como el MOMA . Ade­más, rea­li­za­mos ex­po­si­cio­nes y ase­so­ra­mos a ins­ti­tu­cio­nes, fe­rias y pro­yec­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les”, cuen­ta la pa­re­ja. En­con­tra­ron el lu­gar ideal en el cen­tro de Pal­ma: un pa­la­ce­te de 350 años y 600 me­tros cua­dra­dos re­par­ti­dos en dos plan­tas, con una enor­me te­rra­za y jar­dín. “En

Sue­cia vi­vía­mos en una ca­sa que era el do­ble de gran­de, pe­ro el se­llo his­tó­ri­co y se­ño­rial de es­te edi­fi­cio nos en­can­tó. Ade­más es­ta­ba cer­ca de nues­tros ul­tra­ma­ri­nos fa­vo­ri­tos y de las prin­ci­pa­les ca­lles co­mer­cia­les. Va­mos an­dan­do a to­dos los si­tios. Aun­que los 600 me­tros pue­den pa­re­cer mu­cho, como tam­bién es nues­tra ga­le­ría y ofi­ci­na, la reali­dad es que la ma­yo­ría de las obras per­ma­ne­cen em­ba­la­das por fal­ta de si­tio. Por eso, abri­mos un se­gun­do lo­cal con el mis­mo nom­bre, Ma­llor­ca Lan­dings ”, pun­tua­li­zan. La cons­truc­ción se en­con­tra­ba en un es­ta­do rui­no­so, ca­re­cía de su­mi­nis­tros y na­die ha­bía vi­vi­do allí en los úl­ti­mos 50 años. Los Lund­gren aco­me­tie­ron las re­for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer­la ha­bi­ta­ble. “Ins­ta­la­mos luz y agua, ni­ve­la­mos las pa­re­des y los sue­los pe­ro po­co más, no que­ría­mos ro­bar­le iden­ti­dad ni per­so­na­li­dad. Los pro­pios in­te­rio­res son bas­tan­te es­par­ta­nos, in­ten­ta­mos vi­vir con los me­nos mue­bles po­si­bles”. Dos dor­mi­to­rios, dos ba­ños y un sa­lón pe­que­ño for­man el nú­cleo du­ro de la par­te pri­va­da. Los sa­lo­nes y co­rre­do­res de la par­te pú­bli­ca se uti­li­zan como una sin­gu­lar sa­la de ex­po­si­cio­nes en la que cuel­gan obras de su pro­pia colección, las que tie­nen en ven­ta, e, in­clu­so, al­gu­na del pro­pio Ste­fan. La co­ci­na tam­bién ocu­pa un lu­gar clave en la vida de es­ta fa­mi­lia; les en­can­ta gui­sar pa­ra sus in­vi­ta­dos. Po­co da­dos a la ce­re­mo­nia, es­ta par­te de la vi­vien­da se lle­na de gen­te en las nu­me­ro­sas fies­tas y ex­po­si­cio­nes que ce­le­bran. “So­le­mos ins­ta­lar aquí a las ban­das de mú­si­ca en di­rec­to”. En la plan­ta baja es­tá el gim­na­sio, la ha­bi­ta­ción de uno de los hi­jos y otros dos dor­mi­to­rios pa­ra in­vi­ta­dos. “Siem­pre es­ta­mos abier­tos a re­ci­bir vi­si­tas de to­dos los rin­co­nes del mun­do. A me­nu­do vie­nen co­lec­cio­nis­tas y ar­tis­tas, que re­pre­sen­ta­mos o a los que ad­mi­ra­mos aun­que no sea­mos sus ga­le­ris­tas, y se ins­ta­lan aquí du­ran­te unos días, pa­ra ha­blar, ha­blar y ha­blar de ar­te”, re­ma­tan Pär­ni­lla y Ste­fan. Sin du­da el am­bien­te es el pro­pi­cio.

n

EN LA EN­TRA­DA, ÁR­BOL TREATY DE RY ROCKLEN Y, AL FON­DO, PIN­TU­RA DER WICHSER DE GE­RALD DA­VIS. EN PRIMER TÉR­MINO, ES­CUL­TU­RA DE JUS­TIN BEAL. AL LA­DO DE LA PUER­TA, CON MAR­CO NE­GRO, OBRA FA­CES DE SA­RA VA­NDE­RBEEK. DE­BA­JO, VÍ­DEO DE NICOLAS CECCALDI Y, EN EL SUE­LO

EN OTRO DE LOS SA­LO­NES, FO­TO DIOS MIO GAB­BA­NA DE LUIS GIS­PERT. DE­LAN­TE, ES­CUL­TU­RA DE JA­SON MEA­DOWS Y, A LA DCHA., EN LA PA­RED, TRÍP­TI­CO DE ALEK­SAN­DRA MIR. A LA IZ­DA., Y COL­GAN­DO DEL TE­CHO, OBRA DE STEP­HEN G. RHO­DES. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN UNA PE­QUE­ÑA SA­LA

EN EL SA­LÓN, SO­BRE LA CHI­ME­NEA, PIN­TU­RA DE PA­TRICK HILL. SO­FÁ SO­RIA­NA DE TO­BIA SCAR­PA Y ME­SA DE ACE­RO Y MÁR­MOL, AM­BOS DE LOS 70, CON JA­RRO­NES DE VI­DRIO SO­PLA­DO MA­LLOR­QUÍN DE GOR­DIO­LA , CES­TO DE MIM­BRE Y CA­ÑA Y SI­LLAS DE MA­DE­RA, ENEA Y CUE­RO, TO­DO EN EL AN

DES­DE ARRI­BA IZ­DA. Y EN EL SEN­TI­DO DE LAS AGU­JAS DEL RE­LOJ: EL SA­LÓN, CON PIN­TU­RA BUR­NOUT DE MATT­HEW BRANDT, FO­TOS DE LUIS GIS­PERT Y, DCHA., OBRA DE JUS­TIN LIE­BER­MAN; SO­BRE UNA CHI­ME­NEA, JA­RRO­NES DE MU­RANO Y PIN­TU­RA DE WILL BE­NE­DICT; INS­TA­LA­CIÓN DE JACOLB

A LA IZ­DA., EN LA PA­RED DE LA EN­TRA­DA, OBRA DE JUS­TIN BEAL. PIE­ZA DE ALEX DA COR­TE CON SI­LLAS DE PHI­LIP­PE STARCK TA­PA­DAS. DCHA., INS­TA­LA­CIÓN DE TI­MUR SI-QIN. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN LA PA­RED DE LA CO­CI­NA, INS­TA­LA­CIÓN DE JO­NAT­HAN MONK.

EN LA CO­CI­NA, ARRI­BA, FO­TO DE KIRS­TEN STOLTMANN, Y, DE­BA­JO, DE DA­WID (IZ­DA) Y WALEAD BESHTY. A LA DCHA., OBRAS DE ALI­CE CHANNER, EN­RI­QUE BATTISTA Y KARL BÖH­MER Y, A LA IZ­DA., DES­DE ARRI­BA, DE EN­RI­QUE BATTISTA, JOHN CA­GE, MAX BOOK Y GEORG HE­ROLD. LA ME­SA L

EN UN DOR­MI­TO­RIO,

SO­BRE LA CA­MA, FO­TO COACH MARK DE LUIS GIS­PERT, ME­SI­TA

MAVLEVI Y LÁM­PA­RA DE SO­BRE­ME­SA DE LOS 70, AM­BOS EN LA PE­CE­RA . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL PA­SI­LLO, ES­CUL­TU­RA DE BRON­CE DE STE­FAN LUND­GREN. SO­BRE LA PUER­TA, PIN­TU­RA DE ALE­XIS TEPLIN. DCHA.,

FO­TO DE WALEAD BESHTY Y, AL FON­DO, SO­BRE LA CA­MA, CHA­NEL

JETTY DE LUIS GIS­PERT.

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.