MA­DRI­NA AR­TÍS­TI­CA

AD (Spain) - - Fe­bre­ro -

En la vi­lla de la co­lec­cio­nis­ta y me­ce­nas Ro­set­te De­lug en Be­verly Hills, su co­lec­ción es un ha­bi­tan­te más.

“ME EN­CAN­TA QUE

NIE­TOS MIS CO­RRAN EN CA­SA, QUE TO­QUEN

Y PRE­GUN­TEN POR

OBRAS, LAS Y QUE

IN­VI­TA­DOS MIS NO TEN­GAN QUE QUI­TAR­SE

ZA­PA­TOS”

.

LOS

RO­SET­TE DE­LUG

na vi­si­ta a la fe­ria Ar­mory Show de Nue­va York cam­bió la vi­da de Ro­set­te De­lug. “Siem­pre me ha­bía in­tere­sa­do el ar­te pe­ro nun­ca ha­bía ad­qui­ri­do na­da im­por­tan­te. Com­pré va­rias obras y las col­gué en mi dor­mi­to­rio, y de re­pen­te es­te es­pa­cio que tan­to odia­ba des­de la mar­cha de mi ma­ri­do se trans­for­mó, de­jó de ser un lu­gar triste y se lle­nó de ener­gía po­si­ti­va”. De es­to han pa­sa­do 12 años, du­ran­te los cua­les Ro­set­te ha ama­sa­do una in­tere­san­te co­lec­ción que si­gue cre­cien­do y ga­nán­do­se el re­co­no­ci­mien­to del mun­do del ar­te con­tem­po­rá­neo es­ta­dou­ni­den­se, ade­más de apo­yar a mu­seos y com­pa­ñías de danza y tea­tro con su co­no­ci­mien­to, vi­sión y eco­no­mía. Pe­ro de lo que real­men­te Ro­set­te ha­ce ga­la es del ar­te de re­ci­bir: “Lle­vo en mis ge­nes tur­cos la hos­pi­ta­li­dad”, con­fie­sa. Su vi­vien­da es­tá en Trous­da­le, una zo­na de Be­verly Hills don­de la ma­yo­ría de las cons­truc­cio­nes son de los 60. “Ha­ce ocho años ven­dí mi ca­sa a Jen­ni­fer Anis­ton. Me pu­se a bus­car una nue­va no muy le­jos y en­con­tré es­ta de 1968. Sen­tí in­me­dia­ta­men­te que aquí po­día ser fe­liz. Me gus­ta­ba el ve­cin­da­rio y que los edi­fi­cios co­lin­dan­tes fue­sen de la mis­ma épo­ca, y lo me­jor de to­do: las vis­tas, por­que en los días des­pe­ja­dos se pue­de ver el océano. Res­pe­té la dis­tri­bu­ción ori­gi­nal, so­lo cam­bié el sis­te­ma eléc­tri­co, ins­ta­lé un nue­vo equi­po de ai­re acon­di­cio­na­do y otro bueno de so­ni­do, por­que me en­can­ta bai­lar”, ex­pli­ca. Son 800 m re­par­ti­dos

2 en una úni­ca plan­ta, más una sa­la mul­ti­me­dia en un pi­so in­fe­rior. To­dos son es­pa­cios am­plios y abier­tos sin puer­tas ni se­pa­ra­cio­nes, me­nos los ba­ños y el dor­mi­to­rio: hall , sa­lón, bi­blio­te­ca, zo­na de es­tar, des­pa­cho, co­ci­na y co­me­dor. “Que­ría con­ti­nui­dad y flui­dez, por­que es mu­cho más prác­ti­co. Ade­más, es per­fec­to pa­ra mis ce­nas y fies­tas”, con­ti­núa. Aun­que a pri­me­ra vis­ta pa­re­ce una ga­le­ría o un mu­seo, por la can­ti­dad de ar­te en to­dos los rin­co­nes, la due­ña ad­vier­te: “Ten­go nie­tos y me en­can­ta que co­rran, que to­quen y pre­gun­ten por las obras, y que mis in­vi­ta­dos se sien­tan có­mo­dos. Aquí pa­ra en­trar no hay que qui­tar­se los za­pa­tos”. ¿Có­mo com­pra Ro­set­te? “Me de­jo lle­var por mi in­tui­ción. A ve­ces me equi­vo­co, pe­ro lo que nun­ca ha­go es ad­qui­rir por in­ver­sión: si al­go no me apor­ta, no lo quie­ro”. Siem­pre que en­tra una nue­va pie­za por la puer­ta, otra de­be ser al­ma­ce­na­da, por lo que la de­co­ra­ción cam­bia a me­nu­do. “Me gus­tan los mue­bles, de he­cho los que ten­go son de au­tor, prin­ci­pal­men­te de los años 60 y 70, to­dos ele­gi­dos por mí, pe­ro so­bre to­do el ar­te, me ha­ce fe­liz, me gus­ta vi­vir, le­van­tar­me y acos­tar­me con él”, re­ma­ta.

n

Rea­li­za­ción pe­te ber­me­jo fo­tos mon­tse ga­rri­ga

60 De­lug vi­ve en una ca­sa mu­seo de los La co­lec­cio­nis­ta y me­ce­nas Ro­set­te

ba­ña en una ins­ta­la­ción y has­ta de­ja en Be­verly Hills. Aquí da fies­tas, se

“El ar­te me da ener­gía po­si­ti­va”, afir­ma. que sus nie­tos jue­guen con las obras.

En el fon­do de la pis­ci­na, ins­ta­la­ción Stret­ched AS tightly AS is Pos­si­ble (Sa­tin) (Pe­tro­leum Jelly) de law­ren­ce wei­ner. la ca­sa es una tí­pi­ca cons­truc­ción ca­li­for­nia­na de los 60, abier­ta y con una so­la plan­ta. en la otra pá­gi­na: en el hall , so­bre el apa

En la bi­blio­te­ca, des­de la iz­da., si­llas de cue­ro y me­tal de joa­quim ten­rei­ro; en el sue­lo, ma­le­ta Suit­ca­se with Dog and Pi­llows , 1992, de mark man­ders; tres pie­zas pla­tea­das de matt she­ri­dan smith; bus­to de bron­ce head , 1991, de nancy Gross­man y obra r

En el co­me­dor, me­sa y si­llas Ebony on Its Chain 2 , 2006, de franz west, co­mo la pie­za sin tí­tu­lo de de­lan­te de la ven­ta­na, 2004. ja­rro­nes de roy mc­ma­kin y, en la pa­red, lan­tern , 2013, de elliott Hund­ley. en la otra pá­gi­na: arri­ba, vis­ta del hall Ha­cia l

En la co­ci­na, seis obras de john bal­des­sa­ri de la se­rie per­son with gui­tar , 2005, y me­sa no­mos de ace­ro y cris­tal de nor­man fos­ter pa­ra tecno .en la otra pá­gi­na: arri­ba, en el dor­mi­to­rio, obras de hi­dea­ki ka­wa­shi­ma, jā­nis avo­tiņš, do­rot­hea stie­ge­mann, mi

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.