Di­nas­tía MIS­SO­NI

AD (Spain) - - Casas -

ju­gar mo­ver “Me en­can­ta a ser de­co­ra­do­ra, las

mo­da Si no tra­ba­ja­ra en , ¡se­ría una de esas

per­fec­to co­sas has­ta en­con­trar su lu­gar .

com­puls vas amas de ca­sa !”.

an­ge­la mis­so­ni

es la ca­sa de mis sue­ños”, así de­fi­ne An­ge­la Mis­so­ni su nue­va y que­ri­da vi­lla en Bru­ne­llo, una tran­qui­la lo­ca­li­dad al no­roes­te de Mi­lán, muy cer­ca del La­go de Va­re­se. Y en su bo­ca la pa­la­bra ca­sa ad­quie­re un sig­ni­fi­ca­do más am­plio: una di­nas­tía fa­mi­liar como la su­ya que re­co­rre tres ge­ne­ra­cio­nes y una fir­ma mí­ti­ca de mo­da Ma­de in Italy . Fun­da­da por Ot­ta­vio y Ro­si­ta Mis­so­ni a prin­ci­pios de los años 50 se con­vir­tió en un re­fe­ren­te con sus pren­das de pun­to es­tam­pa­do en zi­gzag de co­lo­res. Sus hi­jos, Vit­to­rio, Lu­ca y An­ge­la, en el pa­pel de di­rec­to­ra crea­ti­va, su­pie­ron man­te­ner­la en pri­me­ra lí­nea de las ten­den­cias, y Marg­he­ri­ta, hi­ja de es­ta úl­ti­ma, ha de­bu­ta­do di­se­ñan­do los ac­ce­so­rios de la mar­ca. La re­cien­te muer­te del pa­triar­ca y de Vit­to­rio no han he­cho sino unir más al clan, y la vi­vien­da, es­pa­cio­sa y con un agra­da­ble jar­dín, se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de reunión de to­dos ellos. Es­tá pró­xi­ma a Su­mi­ra­go, don­de se en­cuen­tra la se­de y la fá­bri­ca de la em­pre­sa. Es una lu­mi­no­sa es­truc­tu­ra cons­trui­da en 1965 y re­no­va­da con ca­ri­ño por An­ge­la, que se mu­dó con su pa­re­ja, Bruno Ra­gaz­zi, ha­ce tres años. Vi­vían por la zo­na y des­pués de bus­car va­rios años en­con­tra­ron es­ta jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca. “Na­da más pi­sar la par­ce­la nos di­mos cuen­ta de que se­ría nues­tro ho­gar”, ase­gu­ra la due­ña, que res­pe­tó su co­ra­za se­sen­te­ra y so­lo le hi­zo al­gu­nos re­to­ques, como ce­rrar la te­rra­za y la pis­ci­na con puer­tas de cris­tal y con­ver­tir­la en un spa in­te­rior con li­ving y co­me­dor. Des­de fue­ra, el jar­dín con su ca­pri­cho­so cro­ma­tis­mo (pro­yec­ta­do por el pai­sa­jis­ta Pie­tro Porcinai en los 70) da una pis­ta de lo que nos po­de­mos en­con­trar en el in­te­rior. Las ra­yas mul­ti­co­lor cé­le­bres de la mar­ca se han re­pli­ca­do en las te­las de su colección de de­co­ra­ción Mis­so­ni Ho­me , y apa­re­cen por mu­chos rin­co­nes, ta­pi­zan los so­fás y cu­bren las al­fom­bras. Es un ho­gar in pro­gress , mez­cla de buen di­se­ño ita­liano y pie­zas de he­ren­cia, don­de na­da es­tá pre­de­ter­mi­na­do ni es de­fi­ni­ti­vo. “Me en­can­ta ju­gar a ser de­co­ra­do­ra –afir­ma la di­se­ña­do­ra–. Cuan­do es­toy so­la me da por mo­ver con­ti­nua­men­te las co­sas de si­tio has­ta en­con­trar su lu­gar per­fec­to, su ba­lan­ce, su equi­li­brio. A ve­ces pien­so que si no tra­ba­ja­ra en mo­da, ¡se­ría una de esas amas de ca­sa com­pul­si­vas!”, di­ce con hu­mor. Ese op­ti­mis­mo pa­re­ce sal­pi­car tam­bién las obras de ar­te que co­lec­cio­na: to­das com­par­ten el es­pí­ri­tu ale­gre y lú­di­co de la an­fi­trio­na. Un gran neón de la bri­tá­ni­ca Tra­cey Emin ilu­mi­na el sa­lón, un anun­cio de un per­fu­me inexis­ten­te in­ven­ta­do por el ar­tis­ta ita­liano Fran­ces­co Vez­zo­li cuel­ga en un rincón y has­ta la pis­ci­na cu­bier­ta mues­tra una se­lec­ción de pin­tu­ra y es­cul­tu­ra a po­cos me­tros del agua. Es el bún­ker de la tri­bu, una cue­va pa­ra re­unir a los se­res que­ri­dos. “Se tra­ta de vi­vir bien –afir­ma An­ge­la–. Hay que dis­fru­tar de la vida, apro­ve­char lo que te ofre­ce. Es­ta­mos aquí pa­ra pa­sar­lo lo me­jor que po­da­mos”.

n

Tex­to jean louis gonzález fo­tos adrian gaut

Al igual que sus es­tam­pa­dos mul­ti­co­lor en zi­gzag, la ca­sa de An­ge­la Mis­so­ni,

di­rec­to­ra crea­ti­va de la icó­ni­ca fir­ma de mo­da, es un mosaico de mue­bles de di­se­ño ita­lia­nos y ar­te que com­par­te el es­pí­ri­tu op­ti­mis­ta del clan.

LA TE­RRA­ZA CU­BIER­TA JUN­TO A LA PIS­CI­NA IN­CLU­YE UNA ZO­NA DE ES­TAR CON SO­FÁ DE FRAN­CO AL­BI­NI (IZ­DA.) TA­PI­ZA­DO CON UNA TE­LA DE LA CA­SA, UN CO­ME­DOR PA­RA 14 CO­MEN­SA­LES CON ME­SA DE CON­FE­REN­CIAS DE LOS 70 RE­GA­LO DE SU MA­DRE, SI­LLAS VIN­TA­GE DE MIM­BRE PIN­TA­DO Y ES

EN UN RINCÓN DE LA TE­RRA­ZA, PIN­TU­RA RAB­BIT AND RADISHES , 1988, DE GRA­ZIE­LLA MAR­CHI. SO­BRE LA CON­SO­LA DE HIE­RRO, JA­RRO­NES DE CE­RÁ­MI­CA ITA­LIA­NA DE LOS 50 CON CA­LAS Y LI­SIANT­HUS. DE­BA­JO, PAR­TE DE LA COLECCIÓN DE SI­LLAS IN­FAN­TI­LES DE MIM­BRE DE AN­GE­LA. A LA I

ARRI­BA, JUN­TO A LA EN­TRA­DA, CÓ­MO­DA DE PIE­RO FOR­NA­SET­TI DE 1963 Y, EN LA PA­RED, FO­TO­GRA­FÍA DE RYAN TRECARTIN. DCHA., VIS­TA EX­TE­RIOR DE LA CA­SA, DON­DE SE APRE­CIAN EL JAR­DÍN PRO­YEC­TA­DO EN LOS 70 POR EL PAI­SA­JIS­TA PIE­TRO PORCINAI Y LAS TE­RRA­ZAS DE LA PRI­ME­RA

EN LA PA­RED, EN­JOY THE NEW FRA­GRAN­CE (GEORGIA O’KEEF­FE FOR GREED) , 2009, DE FRAN­CES­CO VEZ­ZO­LI, Y ES­CUL­TU­RAS DE LOS 80 DE PIE­TRO SCAMPINI. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: LA ZO­NA DE CO­ME­DOR DEL SA­LÓN PRIN­CI­PAL, CON ME­SA DEL AR­TIS­TA JOR­GE PAR­DO Y SI­LLAS DE CA­FE­TE­RÍA DE

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.