ADIC­CIO­NES

EM­BE­LE­SA­DA SHOP­PER DE UNA CON­FE­SIO­NES

AD (Spain) - - Marzo - POR EVI­TA CA­ÑO

Una des­pe­cha­da Evi­ta Ca­ño re­co­rre Tefaf , la fe­ria de an­ti­güe­da­des de Maas­tricht, ro­dea­da de su ha­bi­tual ha­lo de lu­jo.

no­te”, di­jo Bob Mar­ley en una en­tre­vis­ta. No sé por qué es­ta fra­se me vie­ne a la ca­be­za aho­ra, pre­ci­sa­men­te en Maas­tricht, pa­sean­do por la fe­ria de an­ti­güe­da­des y ar­te más in­creí­ble del mun­do: Tefaf . Qui­zá por­que las pre­cio­si­da­des del pa­sa­do tie­nen más al­ma si las com­pa­ra­mos con las de hoy. Pe­ro en­tre no­so­tros, he ve­ni­do a Ho­lan­da con la ma­le­ta fle­xi­ble X-cross de Jo­nat­han An­der­son pa­ra Loe­we , y no pue­do ima­gi­nar­me ha­cien­do es­te via­je con un ma­le­tón de ma­de­ra y ta­chue­las de los an­ti­güos. En es­te even­to úni­co se ex­hi­ben to­das las pie­zas inima­gi­na­bles por las que los mu­seos se cor­ta­rían las ve­nas. Va­mos, lo mis­mo que les ocu­rri­ría a to­das las no­vias al ver la alian­za de Car­tier que Se­gis­mun­do (ya no es mi Se­gis , he per­di­do el tí­tu­lo de pro­pie­dad) pu­so en el anu­lar de Ma­ri­ví Di­lla Ago­tan­te el día de su bo­da: dos se­ma­nas, 14 ho­ras y 37 mi­nu­tos des­pués de que de­já­ra­mos nues­tra eter­na re­la­ción. Lo com­pro­bé en el Ro­yal Oak Au­to­ma­tic de Au­de­mars Pi­guet que tu­ve a bien no de­vol­ver­le cuan­do rom­pi­mos. Pe­ro él ya es el pa­sa­do; he des­tro­za­do su me­mo­ria con los ta­co­nes de mis san­da­lias abo­ti­na­das de Adolfo Do­mín­guez , bai­lan­do Ay, qué do­lor de Los Chun­gui­tos. En cuan­to a sus fo­tos, des­pués de pa­sar­las por una tri­tu­ra­do­ra, me­tí los restos en una ca­ji­ta, la guar­dé

con cui­da­do en mi bol­so

pa­ra que tu pre­sen­cia se

sien­ta, sino pa­ra que tu au­sen­cia se

Pa­ler­mo de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía , tan rosa como la vida mis­ma que dis­fru­to, y sin des­pe­cho los ti­ré al es­tan­que de El Re­ti­ro, pa­ra ver si los pa­tos acep­tan a un gan­so como él. Es­toy tan con­ten­ta de es­tar en Maas­tricht que has­ta las tan­za­ni­tas de mis pen­dien­tes de Mon­te­jo pa­re­cen tin­ti­near al rit­mo de mis pa­sos. A la pri­me­ra que vi fue a El­ba Be­ní­tez , que se es­tre­na­ba allí con su ga­le­ría, la en­con­tré tan bo­yan­te como moi ; ce­le­bra­ba ha­ber se­gui­do mis con­se­jos so­bre las san­da­lias de Mas­si­mo Dut­ti que le re­co­men­dé: son di­vi­nas, en­gan­chan y traen suer­te. En­tre las ca­sua­li­da­des, al ver Los la­bios de Mae West de Da­lí des­cu­brí que tie­nen el mis­mo ro­jo que mi ba­rra de la­bios Shi­ne Lo­ver de Lan­cô­me . De­mos­tra­do: ¡soy una obra de ar­te! Los Bot­ti­ce­lli o Bourgeois es­tán tan al al­can­ce de la mano como el Bre­guet Clas­si­que Tour­bi­llon Ex­tra-plat Au­to­ma­ti­que que lle­va Koert Har­mens­zoon van Rijn (a Se­gis ca­sa­do, ho­lan­dés ama­rra­do), bur­bu­jean­te, fres­co e in­com­pa­ra­ble como el champagne Bon­nai­re . Di­ce ser des­cen­dien­te di­rec­to de Rem­brandt ... No lo sé, pe­ro yo lo en­mar­ca­ría (pa­ra que no se me con­vier­ta en erran­te) en la pa­red de mi dor­mi­to­rio. La co­sa pro­me­te. ( con­ti­nua­rá )

n

Mi flor Evo­ca la pri­ma­ve­ra más rosa. En cual­quie­ra de sus dos ta­ma­ños, el bol­so Pa­ler­mo (des­de 198€) de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía es un de­rro­che de co­lor (hay mu­chos). Lo quie­ro Re­ves­ti­do de pla­tino y re­ma­ta­do con un za­fi­ro en el cen­tro, con el Bre­guet Clas­siq

Un hi­to Con el print de serpiente y su look neo­ro­mano (épo­ca de Clau­dio), las san­da­lias abo­ti­na­das (149€) de Adolfo Do­mín­guez pi­san la mar de fuer­te.

Es ar­te Es la pri­me­ra ba­rra de la­bios con efec­to bue­na ca­ra .Si La Gio­con­da hu­bie­ra re­cu­rri­do a la Shi­ne Lo­ver de Lan­cô­me , su son­ri­sa hu­bie­ra si­do to­da­vía más cau­ti­va­do­ra.

¡Qué bai­len! Son como la no­che, con la lu­na y las es­tre­llas. De oro blan­co, con flor de dia­man­tes y tan­za­ni­tas (9.800€), los pen­dien­tes de Mon­te­jo Jo­ye­ros se adap­tan a tu rit­mo.

Pura al­tu­ra Las co­sas se ven des­de otro pun­to de vis­ta des­de es­tas san­da­lias (79,95€) de cue­ro do­ra­do de Mas­si­mo Dut­ti . Ves mu­cho y te ve­rán mu­cho más. Blan­ca y ra­dian­te Con es­ta alian­za de oro blan­co con dia­man­tes de Car­tier , las ga­nas de ca­sar­se son i

Es gran­dio­so El Ro­yal Oak au­to­má­ti­co de Au­de­mars Pi­guet pre­su­me de lu­jo. Su ca­ja es de ace­ro inoxi­da­ble, pe­ro con el mix de su bi­sel de oro rosa, la ele­gan­cia es pal­pa­ble. Piel sua­ve La X-cross (2.400€) es la pri­me­ra cria­tu­ra de la colección de via­je de J

Un eli­xir ¿No lo co­no­ces? Pues co­rre. El Champagne Bon­nai­re Va­rian­ce Blanc de Blancs (35€) con no­tas de vai­ni­lla y flo­res blan­cas es pu­ro y du­ro pla­cer bur­bu­jean­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.