CRUZ Y ORTIZ

Sus pro­yec­tos son se­rios, res­pe­tuo­sos y aje­nos a mo­das. Los ar­qui­tec­tos se­vi­lla­nos ‘Cruz y Ortiz’ tras­pa­san fron­te­ras con su in­ter­ven­ción en el ‘R ’.

AD (Spain) - - Marzo - TEX­TO EDUAR­DO MER­LO RE­TRA­TO THO­MAS CA­NET

Los Ar­qui­tec­tos del Año son se­rios, res­pe­tuo­sos y aje­nos a mo­das. Los pro­yec­tos del dúo se­vi­llano cru­zan fron­te­ras.

eñor, hoy me ha ale­gra­do us­ted el día”, le es­pe­ta en per­fec­to in­glés el en­car­ga­do del ro­pe­ro del Rijks­mu­seum de Áms­ter­dam al ar­qui­tec­to An­to­nio Ortiz (Sevilla, 1947), con la mis­ma ad­mi­ra­ción con la que un fan mi­ra­ría a su ac­tor fa­vo­ri­to. Tan­to él como su ál­ter ego, An­to­nio Cruz (Sevilla, 1948), la otra rue­da del tán­dem Cruz y Ortiz , se han con­ver­ti­do en po­co me­nos que ce­le­bri­ties en los Paí­ses Ba­jos. No en vano, el pro­pio rey Guillermo les ha or­de­na­do Ca­ba­lle­ros de la Real Or­den del León Neer­lan­dés por su tra­ba­jo en la re­mo­de­la­ción de es­te mu­seo, en la que han es­ta­do tra­ba­jan­do los úl­ti­mos diez años . “Los ar­qui­tec­tos so­mos más co­no­ci­dos por nues­tro nom­bre que por nues­tra ca­ra, pe­ro han he­cho una se­rie de te­le­vi­sión so­bre la obra en la que sa­li­mos tan­to que la gen­te nos sa­lu­da por la ca­lle”, cuen­ta son­ro­ja­do Ortiz. Lo cier­to es que es­te pro­yec­to no es­tu­vo exen­to de po­lé­mi­ca. Un pa­sa­di­zo pa­ra pea­to­nes y ci­clis­tas atra­vie­sa el edi­fi­cio ori­gi­nal, cons­trui­do a fi­na­les del XIX por Pie­rre Cuy­pers. Su pri­me­ra pro­pues­ta pre­ten­día mo­di­fi­car el tran­si­ta­do pa­si­llo, lo que sus­ci­tó una fuer­te opo­si­ción por par­te de la ciu­da­da­nía. “Cuan­do in­ter­vie­nes al­go tan em­ble­má­ti­co como el Rijks­mu­seum tie­nes que sa­ber en qué te me­tes, so­bre to­do con una so­cie­dad ex­tra­or­di­na­ria­men­te par­ti­ci­pa­ti­va como es la ho­lan­de­sa”, ex­pli­ca Cruz. “En to­das las gran­des pi­na­co­te­cas na­cio­na­les la afluen­cia de pú­bli­co se ha in­cre­men­ta­do de una ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Aho­ra son ne­ce­sa­rios ser­vi­cios como la ta­qui­lla, los au­di­to­rios, la tien­da o la ca­fe­te­ría, an­tes inexis­ten­tes”, con­ti­núa Ortiz. Lo­gra­ron im­ple­men­tar to­das esas in­fra­es­truc­tu­ras des­de un pro­fun­do res­pe­to al di­se­ño de Cuy­pers: re­cu­pe­ra­ron los pa­tios, que ha­bían si­do ce­ga­dos en el pa­so de los años con la su­per­po­si­ción de su­ce­si­vas sa­las, y los co­mu­ni­ca­ron ex­ca­van­do el com­pli­ca­do sue­lo de Ho­lan­da pa­ra crear un im­po­nen­te hall de en­tra­da. “Sin las téc­ni­cas ac­tua­les hu­bie­ra si­do im­po­si­ble, aquí la ca­pa freá­ti­ca es­tá muy pró­xi­ma. El es­fuer­zo ha me­re­ci­do la pe­na. Al fi­nal, des­de el úl­ti­mo tra­ba­ja­dor has­ta el di­rec­tor es­tán muy con­ten­tos con el re­sul­ta­do”, sen­ten­cia Cruz. Es la guin­da de un con­tun­den­te pas­tel al que aún le fal­tan mu­chos pi­sos por su­bir (en­tre ellos la re­mo­de­la­ción de su Es­ta­dio Olím­pi­co de La Pei­ne­ta , que aho­ra se pre­pa­ra pa­ra re­ci­bir a las hin­cha­das del Atlé­ti­co de Ma­drid). Su tra­yec­to­ria se ca­rac­te­ri­za por la to­tal au­sen­cia de mo­de­los pre­con­ce­bi­dos; la fi­lo­so­fía del ca­da pro­ble­ma ne­ce­si­ta una so­lu­ción ha da­do lu­gar a un in­gen­te y va­ria­do cu­rrí­cu­lum con gran vo­ca­ción por lo pú­bli­co, don­de la fun­cio­na­li­dad pri­ma so­bre cual­quier flo­ri­tu­ra y don­de nin­gún tra­zo es fru­to del azar o el ca­pri­cho. (con­ti­núa en la pá­gi­na 318)

“SIEM­PRE PAR­TI­MOS DEL DIÁ­LO­GO Y DE LA DI­FE­REN­CIA DE OPI­NIO­NES AN­TES DE EM­PE­ZAR A MO­VER LA TIE­RRA”. CRUZ Y ORTIZ

.

Los se­vi­lla­nos An­to­nio Cruz (iz­da.) y An­to­nio Ortiz en el atrio de la am­plia­ción del Rijks­mu­seum en Áms­ter­dam, su úl­ti­ma obra com­ple­ta­da y una de las más me­diá­ti­cas de su tra­yec­to­ria. Aho­ra se en­cuen­tran con­vir­tien­do La Pei­ne­ta en el cam­po del Atlé­ti­co de

La es­ta­ción de San­ta Jus­ta (Sevilla, 1991) y, en­ci­ma, el Cen­tro de vi­si­tan­tes del Mun­do Ma­rino del Par­que Na­cio­nal de Do­ña­na. (2002). Arri­ba, el atrio del Rijks­mu­seum en Áms­ter­dam (2014).

¿Qué tres pa­la­bras des­cri­ben su tra­ba­jo? Per­se­ve­ran­cia, cons­tan­cia y pa­cien­cia. ¿Qué les ins­pi­ra? El aná­li­sis es­pe­cí­fi­co de ca­da uno de los pro­ble­mas, hui­mos de las ideas pre­con­ce­bi­das. ¿El pro­yec­to de sus sue­ños? Un ras­ca­cie­los en Nue­va York o un edi­fi­ci

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.