JAI­ME PAR­LA­DÉ

Nos de­jó an­tes de , pe­ro que­da su obra. ce­le­brar­lo Es­pon­tá­neo, sin­cré­ti­co y del , ma­go co­lor Jai­me Par­la­dé, pio­ne­ro de la de­co­ra­ción en Es­pa­ña, es nues­tro ga­lar­do­na­do de . ho­nor

AD (Spain) - - Marzo - tex­to ana do­mín­guez sie­mens fo­tos ri­car­do labougle

El primer Pre­mio Es­pe­cial de la Redacción fue un pio­ne­ro de la de­co­ra­ción que nos de­jó an­tes de ce­le­brar­lo.

so­lo ha­ce unos me­ses que Jai­me Par­la­dé me lle­va­ba en su co­che por Mar­be­lla a vi­si­tar una ca­sa de­co­ra­da por él. El au­to es­ta­ba ar­ma­do con un por­taes­quís co­lor ama­ri­llo li­món, co­sa sor­pren­den­te pa­ra la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Cuan­do le pre­gun­té por ello me di­jo: “¡Ay, ni­ña, se lo he te­ni­do que po­ner por­que así lo re­co­noz­co!”. Así era él, un po­co ex­cén­tri­co, tre­men­da­men­te gra­cio­so, lleno de ga­nas de dis­fru­tar de cual­quier co­sa. Cuan­do lle­ga­mos a la ca­sa en cues­tión, tar­dó se­gun­dos en su­bir­se a una si­lla pa­ra en­de­re­zar unos pla­tos an­ti­guos que ha­bía co­lo­ca­do en la pa­red años atrás. Su ojo no per­do­na­ba un mi­lí­me­tro de error, un ba­rri­do con la vis­ta y ya ha­bía iden­ti­fi­ca­do cual­quier cam­bio, cual­quier de­ta­lle que con­ta­mi­na­ra su idea ori­gi­nal. Le gus­ta­ba que la con­ser­va­ran tal y como él la ha­bía pen­sa­do. Las de­más las con­si­de­ra­ba ca­si un adul­te­rio. Mi mi­sión era es­cri­bir el tex­to de su li­bro mo­no­grá­fi­co y a Jai­me, que le en­can­ta­ba ha­blar y con­tar anéc­do­tas, le re­pa­tea­ba que le hi­cie­ran re­fle­xio­nar so­bre su tra­ba­jo. Man­tu­vi­mos lar­gas con­ver­sa­cio­nes en su ca­sa de Al­cuz­cuz y por email . Des­de su ipad (“¡Es­ta má­qui­na en­dia­bla­da tie­ne ideas pro­pias!”) ac­ce­dió a dar­me lar­gas res­pues­tas aun­que siem­pre ter­mi­na­ba di­cién­do­me que no le pre­gun­ta­ra más, que a quién le iban a in­tere­sar esas co­sas. Así con­se­guí, a su pe­sar, des­ci­frar su es­ti­lo, que se man­tie­ne vi­vo de la mano de Gior­gie Kee, su hijastra y más es­tre­cha co­la­bo­ra­do­ra, que con­ti­núa con su es­tu­dio. Par­la­dé em­pe­zó en la de­co­ra­ción ha­cien­do pe­que­ñas in­ter­ven­cio­nes en ca­sas de ami­gos, pe­ro ya de un mo­do se­rio en 1958, con Duar­te Pin­to Coel­ho, en el Ho­tel Gua­dal­mi­na . A par­tir de en­ton­ces le llo­vie­ron los en­car­gos y se hi­zo po­pu­lar en­tre la al­ta so­cie­dad de Mar­be­lla por su tien­da de an­ti­güe­da­des La Tar­ta­na , don­de ven­día des­de mue­bles con po­cas pre­ten­sio­nes a pla­tos y ja­rras de lo­za es­pa­ño­la, te­ji­dos y al­fom­bras orien­ta­les o de ori­gen ét­ni­co, pie­zas de ar­te­sa­nía... Aque­llo que le atra­je­ra, le­jos de la os­ten­ta­ción y dan­do prio­ri­dad a ele­men­tos de­sen­fa­da­dos, sin ín­fu­las. To­do eso lo mez­cla­ba de for­ma to­tal­men­te ines­pe­ra­da y efi­caz, con­si­guien­do efec­tos im­pre­de­ci­bles, al­go que qui­zá ten­ga que

PO­PU­LAR, AL­TA ÉPO­CA, CLÁ­SI­COS ‘BRI­TISH’ . O AR­TE­SA­NÍA ÁRA­BE. PAR­LA­DÉ MEZ­CLA­BA CON .

MANO FIR­ME MAR­CAN­DO ES­TI­LO.

ver con su in­fan­cia en el Tán­ger cos­mo­po­li­ta y mul­ti­cul­tu­ral de los años 30, don­de es­tu­vo ex­pues­to a los con­tras­tes y al re­fi­na­mien­to en su sen­ti­do más am­plio. Em­pe­za­ba los pro­yec­tos ha­cién­do­se ami­go de los due­ños, apren­dien­do sus gus­tos y cos­tum­bres. Una clien­te­la se­lec­ta: los Roths­child, los Abe­lló, los March… A par­tir de ahí em­pe­za­ba el con­ju­gar una se­rie de in­gre­dien­tes co­mu­nes a su vo­ca­bu­la­rio, adap­tán­do­lo al lu­gar es­pe­cí­fi­co y an­te­po­nien­do la at­mós­fe­ra ge­ne­ral y el con­fort fren­te a cual­quier otra co­sa. Se­gún de­cía: “Soy un hom­bre de gus­tos po­bres”. Pre­fe­ría la lo­za es­pa­ño­la a las por­ce­la­nas eu­ro­peas, odia­ba el bri­llo del mo­bi­lia­rio jac­tan­cio­so, y le en­can­ta­ba dar im­por­tan­cia a las co­sas sin gran va­lor in­trín­se­co pe­ro con in­te­rés es­té­ti­co. Esa mez­cla irre­ve­ren­te de ob­je­tos, es­tam­pa­dos de ra­yas o flo­res y co­lo­res au­da­ces, la pun­tua­li­za­ba con tan­ta osa­día como se­gu­ri­dad. Me di­cen sus co­la­bo­ra­do­res que no ti­tu­bea­ba ni un se­gun­do en esas de­ci­sio­nes to­ma­das por in­tui­ción, mu­chas ve­ces de un mo­do im­pul­si­vo. Tam­bién di­cen que col­ga­ba va­rios cua­dros en una pa­red a ojo, sin usar un me­tro y de un mo­do na­da con­ven­cio­nal. Las ideas pre­con­ce­bi­das no eran pa­ra él, así que el re­sul­ta­do siem­pre era fres­co, es­pon­tá­neo, ca­si pro­duc­to de la ca­sua­li­dad. Le hon­ra el des­par­pa­jo con el que asu­mía los de­fec­tos de un in­te­rior. Jai­me te­nía cla­ro que en to­das las ca­sas siem­pre hay al­go feo y que no era el fin del mun­do, sino por el con­tra­rio, una opor­tu­ni­dad pa­ra des­ta­car la be­lle­za de otros as­pec­tos ob­vian­do las lec­cio­nes apren­di­das so­bre la per­fec­ción. Su uso del co­lor es una le­yen­da. En par­ti­cu­lar esos te­chos pin­ta­dos de azul, que atri­buía a al­go que le­yó so­bre Gar­cía Lor­ca. No se can­sa­ba de de­cir que Ma­tis­se era su guía en es­te asun­to, que cuan­do te­nía una du­da so­bre to­nos y ma­ti­ces, sa­ca­ba los li­bros del pin­tor de su vas­ta bi­blio­te­ca. A pe­sar de to­do, in­sis­tía en que su buen ojo, que él pre­fe­ría al buen gus­to, era pro­duc­to de la suer­te y la fri­vo­li­dad. Qué gran mo­des­tia la su­ya. El pa­sa­do mes de di­ciem­bre, un mes an­tes de fa­lle­cer a los 85 años, re­ci­bió la lla­ma­da de es­ta re­vis­ta pa­ra co­mu­ni­car­le que le ha­bían otor­ga­do el Pre­mio Es­pe­cial de la Redacción . Con­tes­tó: “¿A mí? Pe­ro, ¿por qué?”.

n To­das las fo­to­gra­fías per­te­ne­cen al li­bro ‘Jai­me Par­la­dé De­co­ra­ción’ pu­bli­ca­do por ‘Edi­cio­nes El Vi­so’ .

Rincón del pa­la­ce­te de Pe­dro de Val­di­via de Ma­drid, con un mix clá­si­co de Par­la­dé con bus­tos clá­si­cos, da­mas­cos, Al­ta épo­ca o pie­zas más po­pu­la­res. En la otra pá­gi­na: El in­terio­ris­ta, en su ca­sa de Al­cuz­cuz, en Má­la­ga, en el úl­ti­mo re­tra­to que se le hi­zo

En el pa­belllón de mon­te­ría de una fin­ca en fin­ca de Ciu­dad Real, Jai­me Par­la­dé pres­cin­dió de sus te­las por­ten­to­sas, y su pin­tu­ra en el te­cho y res­pe­tó la po­ten­cia de la luz na­tu­ral pa­ra co­bi­jar sus mez­clas de es­ti­los.

Des­de la iz­da., en el sen­ti­do de las agu­jas: dor­mi­to­rio de una ca­sa en los Mon­tes de To­le­do; el co­me­dor del pa­la­ce­te de Pe­dro de Val­di­via, en Ma­drid; en la Sie­rra Nor­te de Sevilla, ba­ño y, al fon­do, un dor­mi­to­rio; pér­go­la en una fin­ca de Ma­llor­ca y co­me­do

. YLLE­RA . M Y IMAZ . B , ZAMORA . P : FO­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.