GRAN LÁ­ZA­RO

AD (Spain) - - Marzo - rea­li­za­ción en­ric pas­tor fo­tos pablo zamora

Lá­za­ro Rosa-vio­lán de­ja muy cla­ro que es un maes­tro crean­do at­mós­fe­ras en su ca­sa de L’ei­xam­ple bar­ce­lo­nés.

En su nue­va ca­sa, un pi­so se­ño­rial de L’ei­xam­ple bar­ce­lo­nés con sue­los de mosaico, Lá­za­ro Rosa-vio­lán de­ja cla­ro que es un gran crea­dor de at­mós­fe­ras (y no só­lo pa­ra

ho­te­les de mo­da). Fusiona, amal­ga­ma, cor­ta y pe­ga es­ti­los y siem­pre con acier­to.

El pla­to fuer­te de es­te pi­so no se ve a pri­me­ra vis­ta: es­tá de­ba­jo de nues­tros pies. “Cuan­do abrí la puer­ta y des­cu­brí es­tos sue­los, me di­je: ¡Aquí es­tá!”. Ha­bla Lá­za­ro Rosa-vio­lán, uno de nues­tros in­terio­ris­tas más in­ter­na­cio­na­les y me­diá­ti­cos (su fir­ma en un ho­tel o res­tau­ran­te es si­nó­ni­mo de éxi­to) y por en­de, más ocu­pa­dos. Le vi­si­ta­mos re­cién aterrizado de Aus­tra­lia y ca­si rum­bo a Lon­dres, don­de tie­ne pro­yec­tos. “Bus­ca­ba un si­tio cer­ca de mi es­tu­dio. An­tes vi­vía y tra­ba­ja en el mis­mo es­pa­cio, pe­ro cre­ci­mos tan­to que era una lo­cu­ra”, re­cuer­da so­bre su an­te­rior ca­sa, pu­bli­ca­da en AD 45. Dis­fru­tar de es­tas mi­les de te­se­las geo­mé­tri­cas que al­fom­bran to­das las ha­bi­ta­cio­nes le em­pu­jó a mu­dar­se a es­te en­cla­ve se­ño­rial de 1900 en la Bar­ce­lo­na de L’ei­xam­ple . “Pa­re­cen de pe­tit point y es ca­si im­po­si­ble en­con­trar­las com­ple­tas y en buen es­ta­do”, afir­ma. En ca­da ha­bi­ta­ción cam­bian de for­ma y di­se­ño, como lo ha­cen los ador­nos mo­der­nis­tas: las mol­du­ras po­li­cro­ma­das del sa­lón-des­pa­cho (“pa­re­cen vie­ne­sas, o co­lo­nia­les, ca­si va­len­cia­nas”, ex­pli­ca Lá­za­ro) o la bois­se­rie neo­gó­ti­ca de cao­ba y már­mol del co­me­dor, con mo­nos y otros ani­ma­les ta­lla­dos en los ar­te­so­na­dos. “Es­tá to­do pro­te­gi­do, tu­ve que res­tau­rar­lo con mu­cho cui­da­do”, ase­gu­ra. Pa­re­ce men­ti­ra que es­te ele­gan­te pa­lau ca­ta­lán de 270 m (más otros 300 de te­rra­za) don­de

2 vi­ve con su pa­re­ja Devin Win­ter y sus pe­rros, fun­cio­na­ra an­tes como ofi­ci­na. “Se es­ta­ba ca­yen­do a tro­zos, pe­día cha­pa y pin­tu­ra a gri­tos. Te­nía fluo­res­cen­tes, apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do... Pa­re­cía un ave des­plu­ma­da”, re­ma­ta con su fi­na iro­nía. Una vez lim­pia, pu­so en prác­ti­ca su ADN crea­ti­vo: dar­le un al­ma al lu­gar. A Lá­za­ro, sea un res­tau­ran­te de co­mi­da ca­lle­je­ra en un gran al­ma­cén (el Stree­txo de David Mu­ñoz en El Cor­te In­glés de Se­rrano) o un ho­tel hip en un edi­fi­cio his­tó­ri­co (el so­fis­ti­ca­do Soho Hou­se Bar­ce­lo­na que abre en 2016), le gus­ta que pa­rez­ca que to­do es­ta­ba allí, que ha so­bre­vi­vi­do al pa­so de los años. En sus pro­yec­tos a ve­ces es di­fí­cil dis­tin­guir dón­de aca­ba lo vie­jo y em­pie­za lo nue­vo, el cor­ta y pe­ga de ma­te­ria­les y ele­men­tos de­co­ra­ti­vos es uno de sus gran­des ta­len­tos. To­do con una pá­ti­na es­plén­di­da, ar­mó­ni­ca y mo­der­na. “De eso se tra­ta”, apun­ta mis­te­rio­so. Aquí des­cu­bri­mos des­pie­ces de par­quet en las me­sas, ven­ta­nas de los años 20 en los ar­ma­rios de la co­ci­na, mos­tra­do­res de bo­ti­ca como en­ci­me­ras... y mu­chas otras ar­queo­lo­gías ur­ba­nas que no pa­ra de com­prar pa­ra sus en­car­gos en to­do el mun­do. “A ve­ces las re­ser­vo pa­ra mí. Fue el ca­so de una pa­re­ja de có­mo­das del XIX, y ¡de re­pen­te des­cu­bro que mi equi­po las ha co­lo­ca­do en un in­te­rior! Aca­ba­ron en París”. Su sen­si­bi­li­dad pa­ra los co­lo­res y la com­po­si­ción (se li­cen­ció en Be­llas Ar­tes y se de­di­có a la pin­tu­ra an­tes de de­bu­tar como

in­terio­ris­ta en un res­tau­ran­te de For­men­te­ra) le ayu­da a im­pri­mir el bar­niz jus­to de his­to­ria y a amal­ga­mar di­se­ño pro­pio, le­ga­dos del XIX e ico­nos de ico­nos y an­ti­güe­da­des en mez­clas ines­pe­ra­das. “Más que co­lo­car pie­zas con­cre­tas o mar­car ten­den­cias, mi tra­ba­jo con­sis­te en crear am­bien­tes. Da igual lo que pon­gas si con­si­gues que la gen­te es­té có­mo­da. La at­mós­fe­ra es más im­por­tan­te que los mue­bles”. Cuan­do tra­ba­ja pa­ra sí mis­mo in­clu­so va más allá: “¿Qué me­to aquí?, me pre­gun­ta­ba. No hi­ce un pro­yec­to, en­tré con cua­tro pi­ja­das y he ido con­si­guien­do po­co a po­co las co­sas que le van –di­ce qui­tán­do­le im­por­tan­cia–. A ve­ces pien­so que soy el an­ti­de­co­ra­dor. Las obras que ha­ce­mos es­tán per­fec­tas. Aquí hay em­pal­mes, en­chu­fes mal co­lo­ca­dos, caos... Creo que lo ha­go a pro­pó­si­to, por­que en el fon­do la con­si­de­ro de pa­so”. Da­mos fe. Rosa-vio­lán vi­ve en un es­ta­do per­ma­nen­te de re­for­ma y mu­dan­za. Lo pró­xi­mo se­rá cons­truir un sa­lón-in­ver­na­de­ro en la te­rra­za. Y lo si­guien­te, bus­car otra ca­sa pa­ra mon­tar des­de ce­ro con la mis­ma fa­ci­li­dad que quien eli­ge un lu­gar pa­ra ce­nar. Se­rá por eso que los res­tau­ran­tes y los ho­te­les si­guen sien­do sus fuer­tes. Su agen­da si­gue es­pec­ta­cu­lar y abul­ta­da: re­ma­tar la nue­va flags­hip de Pull & Bear en Ma­drid (par­te de un plan mun­dial pa­ra re­no­var las gran­des tien­das de In­di­tex ), inau­gu­rar Cot­ton Hou­se pa­ra la ca­de­na Ma­rriott en Bar­ce­lo­na y di­se­ñar en la mis­ma ciu­dad el Soho Hou­se . Y otros te­mas en­tre ma­nos en Pa­na­má, Lon­dres, Ri­vie­ra Maya, Nue­va York, Was­hing­ton, París o Chica­go, y una colección de lám­pa­ras pa­ra Ar­te­mi­de que ve­rá la luz en bre­ve. A es­te Lá­za­ro no ha­ce fal­ta de­cir­le: “Le­ván­ta­te y an­da”.

n

LÁ­ZA­RO ROSA-VIO­LÁN, EN EL CO­ME­DOR JUN­TO A LA CHI­ME­NEA NEO­GÓ­TI­CA ORI­GI­NAL DE RO­BLE Y MÁR­MOL CON PAR­TE DE LA CA­MA­DA DE WEIMARANERS DE SU PE­RRO BOS­CO. EN EL SUE­LO, UN VA­SA­RELY. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL SA­LÓN-DES­PA­CHO. IZ­DA., LÁM­PA­RA DE PIE DE AL­DO NASON DE 1

“LAS MOL­DU­RAS PA­RE­CEN VIE­NE­SAS, CO­LO­NIA­LES O VA­LEN­CIA­NAS, Y LOS SUE­LOS DE MOSAICO SON COMO AL­FOM­BRAS DE PE­TIT POINT ”, APUN­TA LÁ­ZA­RO. EL DES­PA­CHO ES­TÁ CO­MU­NI­CA­DO CON LOS DOS DOR­MI­TO­RIOS. ES­CRI­TO­RIO HE­CHO A PAR­TIR DE UNA ES­TAN­TE­RÍA KRAWSON , AR­MA­RIO DE EST

EN LA PA­RED DEL BA­ÑO, PIN­TU­RA RO­JA DE ASER LÓPEZ, ES­PE­JOS DE UR­BAN AR­CHEO­LOGY Y CE­RÁ­MI­CA TU­DOR OBRA DE CON­TEM­PO­RAIN STU­DIO . BA­ÑE­RA DE PHI­LIP­PE STARCK. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: UN PA­NEL DE CHI­NOI­SE­RIE DE 1890 FUN­CIO­NA COMO CA­BE­CE­RO EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL. M

EN LA GA­LE­RÍA QUE DA A LA TE­RRA­ZA, CON VEN­TA­NA­LES MO­DER­NIS­TAS, CHES­TER A ME­DI­DA DE MÁS DE 10 ME­TROS CON PIEL BLAN­CA Y TER­CIO­PE­LO DE GÜELL-LA­MA­DRID . ME­SAS DE ME­TA­CRI­LA­TO AÑOS 70 CON BRON­CE DE BO­TE­RO Y AL­FOM­BRA DE SE­DA DE THE RUG COM­PANY ,EN BSB . DE­LAN­TE,

EN EL CO­ME­DOR, ES­CUL­TU­RA DE VA­LEN­TÍN CA­RRON Y TA­PIZ AÑOS 70 DE MA­RÍA ASUN­CIÓN RA­VEN­TÓS. SO­BRE LA CHI­ME­NEA, JA­RRO­NES JA­PO­NE­SES DEL XIX. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: LA CA­SA CON­SER­VA EL APA­RA­DOR Y LA CHI­ME­NEA DE ES­TI­LO NEO­GÓ­TI­CO, Y LOS AR­TE­SO­NA­DOS Y PUER­TAS ORI­GI­NA­LE

EN EL CO­ME­DOR, A LA IZ­DA., TA­PIZ AR­BRE PA­RE­LLA (1973) DEL AR­TIS­TA JO­SEP GRAUGARRIGA SO­BRE MA­QUE­TA NA­VAL Y CÓ­MO­DA, AM­BAS DEL XIX. AL LA­DO, LÁM­PA­RA DE LOS 60 DE PIE­RRE CAR­DIN. A LA DCHA., EN­CI­MA DE UNA CON­SO­LA DE ES­TI­LO BA­RRO­CO PIN­TA­DA DE BLAN­CO, MÁ­QUI­NA DE

LA CO­CI­NA ES­TÁ HE­CHA CON VEN­TA­NAS DE RO­BLE MO­DER­NIS­TAS ADAP­TA­DAS A SIS­TE­MAS IN­DUS­TRIA­LES. AL FON­DO, BO­LA-EX­PO­SI­TOR DE ME­TA­CRI­LA­TO AÑOS 70 DE PACO RA­BAN­NE. EN EL TE­CHO, CON MOL­DU­RAS ORI­GI­NA­LES, LÁM­PA­RA TA­RA­XA­CUM 88 DE CAS­TI­GLIO­NI PA­RA FLOS . ABAJO, EN LA T

EN EL CUAR­TO DE IN­VI­TA­DOS, COMO CA­BE­CE­RO, MU­RAL CE­RÁ­MI­CO FRAN­CÉS, CA­MA CON BAL­DA­QUINO DE RO­BLE Y LA­TÓN DI­SE­ÑO DE GUS­TA­VO PÉ­REZ Y CO­JI­NES DE LINO BER­ME­LLÓN DE JO­SÉ CA­RRAS­CO. A LA IZ­DA., GRA­BA­DOS DE ZOO­LO­GÍA DEL XVIII EN MAR­COS DE PLA­TA Y LA­TÓN. EN LA OTRA

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.