PA­LAZ­ZO PA­RI­SIEN

AD (Spain) - - Marzo - LEY TEX­TO RO­CÍO DI­RAND FO­TOS ADRIEN

El ar­qui­tec­to Jo­seph Di­rand ha re­pli­ca­do la sim­pli­ci­dad del es­ti­lo ita­liano del XVII en su hô­tel de París.

ita­liano del la sim­pli­ci­dad del es­ti­lo Di­rand tra­tó de re­pli­car ba­se clá­si­ca, El ar­qui­tec­to Jo­seph se asien­ta so­bre una

París. Aquí el mi­ni­ma­lis­mo co­lec­cio­na des­de su ju­ven­tud. XVII en su ca­sa de mo­der­nos que

y mue­bles de maes­tros ar­te con­tem­po­rá­neo

“Rehi­ce la ca­sa con es­tu­cos, gran­des

clá­si­ca puer­tas y par­qué de Ver­sa­lles. Es y gran­dio­sa, pe­ro sen­ci­lla y pura”.

JO­SEPH DI­RAND

no es un pro­yec­to ni un la­bo­ra­to­rio de ideas, es mi ho­gar. He que­ri­do crear un lu­gar ge­ne­ro­so, con­for­ta­ble, lu­mi­no­so, ló­gi­co y que re­fle­je quién soy hoy en día. Se­ría in­ca­paz de re­pro­du­cir­lo pa­ra otra per­so­na”, co­mien­za Jo­seph Di­rand, el ar­qui­tec­to más pro­lí­fi­co y so­li­ci­ta­do de la es­ce­na pa­ri­si­na, con su to­que tan fran­cés pe­ro tan lim­pio, que ha de­ja­do es­tam­pa­do en las bou­ti­ques de Bal­main o Gi­venchy y en res­tau­ran­tes cono Le Flan­drin o Mon­sieur Bleu . Ha­ce un año se mu­dó a es­ta ca­sa en el 7e arron­dis­se­ment , un ba­rrio que aho­ra le en­can­ta: “Es como un pue­blo pe­ro superchic y vi­vi­mos a 50 me­tros del Se­na”, di­ce. “En París ca­si to­dos los apar­ta­men­tos son hauss­ma­nia­nos y yo ya no pue­do más con es­te es­ti­lo. No me gus­ta su dis­tri­bu­ción en L y me he can­sa­do del bourgeois pa­ri­sien . En­ton­ces al­guien me ha­bló de és­te. Te­nía un ai­re gran­dio­so y clá­si­co, que era jus­to lo que que­ría, pe­ro tam­bién más an­ti­guo”, re­cuer­da Di­rand. Se tra­ta de un edi­fi­cio del XVII, un hô­tel par­ti­cu­lier con una fa­cha­da sen­ci­lla de pie­dra. Des­pués de vi­si­tar el primer pi­so y lle­var­se una gran de­cep­ción por lo rui­do­so, des­agra­da­ble y os­cu­ro que era, se enamo­ró de la se­gun­da plan­ta. “Era per­fec­ta: su ta­ma­ño, la pro­por­ción de sus ha­bi­ta­cio­nes, su luz, sus te­chos de cua­tro me­tros de al­tu­ra pa­ra mi enor­me cua­dro de Tho­mas Hou­sea­go... So­lo te­nía una pe­ga: no que­da­ba ni un so­lo ele­men­to ori­gi­nal, al­go abo­mi­na­ble”, con­ti­núa. Se pro­pu­so de­vol­ver a es­tos 200 m el es­plen­dor de an­ta­ño y lo rehi­zo en­te­ro: ven­ta­nas, con­tra­ven­ta­nas

2 y pos­ti­gos, sue­los, te­chos, mar­cos de las puer­tas, cor­ni­sa... “He si­do res­pe­tuo­so, es de­cir, tra­di­cio­nal den­tro de la pu­re­za. Bus­qué en li­bros de ar­qui­tec­tu­ra ita­lia­na del XVII y de­ci­dí que las pa­re­des fue­ran li­sas y que úni­ca­men­te hu­bie­ra un fron­tón en las puer­tas pa­ra que no que­da­ran des­pro­por­cio­na­das en al­tu­ra. Me de­can­té por el mar­mo­rino , un ti­po de es­tu­co pig­men­ta­do que se uti­li­za­ba en los pa­laz­zos : blan­co pa­ra el sa­lón; gris cá­li­do pa­ra la en­tra­da y la co­ci­na, y beige pá­li­do pa­ra el dor­mi­to­rio”. Pa­ra com­ple­tar, un par­qué de ca­rrés ti­po Ver­sa­lles en las ha­bi­ta­cio­nes no­bles y un ba­ño re­ves­ti­do de már­mol Pao­naz­zet­to, con ve­nas gri­ses, tie­rra y ver­des. La de­co­ra­ción re­fle­ja su vida. “Co­lec­ciono mue­bles de ar­qui­tec­to des­de muy pe­que­ño. Con 18 años com­pré unas si­llas de Jean Prou­vé por 50 eu­ros ca­da una. Aquí es­tán las pie­zas que amo y he ido acu­mu­lan­do, to­das tie­nen un va­lor sen­ti­men­tal y una his­to­ria pro­pia. Como el ta­bu­re­te Cu­be de Le Cor­bu­sier, sim­ple pe­ro pu­jan­te his­tó­ri­ca­men­te, o la lám­pa­ra Potence de Prou­vé, que ex­pre­sa la fun­ción sin la for­ma. No las ad­quie­ro por­que sean bo­ni­tas sino por­que son bri­llan­tes y ex­tra­or­di­na­rias. El me­jor di­se­ño es el me­nor po­si­ble –afir­ma–. Y lo mis­mo con el ar­te: me ini­cié pron­to y com­pro re­gu­lar­men­te. Me gus­ta el mi­ni­ma­lis­ta, el abs­trac­to y el Po­ve­ra ”. El apar­ta­men­to des­pren­de una be­lle­za re­la­ja­da, como si siem­pre hu­bie­ra si­do así y la in­ter­ven­ción de Di­rand fue­se ca­si im­per­cep­ti­ble. “La úni­ca pe­que­ña frus­tra­ción es que no es­ta­ba en ven­ta, vi­vo de al­qui­ler, pe­ro he pac­ta­do con el pro­pie­ta­rio pa­ra que no me eche nun­ca. Aquí soy ex­tre­ma­da­men­te fe­liz”, con­clu­ye.

n

EN EL SA­LÓN, ES­CRI­TO­RIO, SO­FÁ Y BU­TA­CAS DE TER­CIO­PE­LO VERDE DI­SE­ÑA­DOS POR PIE­RRE JEAN­NE­RET PA­RA LA COR­TE DE JUS­TI­CIA DE CHAN­DI­GARH EN LOS 50. TA­BU­RE­TE CU­BE DE LE COR­BU­SIER, COF­FEE TABLE ME­TÁ­LI­CA DE RON ARAD Y, EN LA PA­RED IZ­DA., LÁM­PA­RA POTENCE DE JEAN PR

EN­FREN­TE DE LA CHI­ME­NEA, EN EL CO­ME­DOR, ME­SA Y SI­LLAS DE PIE­RRE JEAN­NE­RET, LÁM­PA­RAS COL­GAN­TES DE LA­TÓN DE LOUIS WEISDORF Y CON­SO­LA CON ES­PE­JO DE GIL­BERT POILLERAT. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: JO­SEPH DI­RAND EN­TRE A LAS OBRAS DE THO­MAS HOU­SEA­GO (DCHA). Y DE LA SE­RIE

EN LA CO­CI­NA, EN­CI­ME­RA, FREN­TE Y ES­TAN­TE­RÍA DE MÁR­MOL VERDE CA­LA­CAT­TA Y GRI­FO DE JOHN PAW­SON PA­RA LA MAR­CA BEL­GA OBUMEX . FO­TO­GRA­FÍA DE FRA­NÇOIS HALARD, AMI­GO DE DI­RAND. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN ES­TE MIS­MO ES­PA­CIO, INUN­DA­DO DE LUZ NA­TU­RAL, ME­SA DE ET­TO­RE SOT

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, PIN­TA­DO EN ES­TU­CO BEIGE PÁ­LI­DO PA­RA DAR­LE PLA­CI­DEZ, DES­DE LA IZ­DA., RE­VIS­TE­RO DE LOS 50 DE MAT­HIEU MA­TÉ­GOT, LOUN­GE CHAIR DE AN­TE DE OSCAR NIE­ME­YER, LÁM­PA­RA DE AZU­CE­NA , COMO EL APLI­QUE, BAN­CO CREA­DO PA­RA LA CIU­DAD DE CHAN­DI­GARH

ARRI­BA, LA MO­NU­MEN­TAL ES­CA­LE­RA QUE UNE LAS DOS PLAN­TAS DEL EDI­FI­CIO DEL SI­GLO XVII. IZ­DA., EN UN DIS­TRI­BUI­DOR, SO­FÁ DE ROBSJOHNGIBBINS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EL BA­ÑO ES­TÁ RE­CU­BIER­TO EN­TE­RO DE MÁR­MOL PAO­NAZ­ZET­TO. LA GRI­FE­RÍA ES DE WA­TE­RWORKS .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.