CA­SA MU­RAL

AD (Spain) - - Marzo -

Mue­bles de di­se­ño, ar­te es­pa­ñol y un fron­do­so jar­dín. Así es don­de ha­bi­ta en Ma­drid Bár­ba­ra Pan de So­ra­lu­ce.

El MU­RAL, que pa­re­cía cho­can­te ,

se in­te­gró muy bien en sus VI­DAS.

Apren­dió a pin­tar en tie­rras cel­tas, en Ir­lan­da, don­de es­tu­dió Be­llas Ar­tes, y ya de vuel­ta en Ma­drid le dio por la res­tau­ra­ción. “De jo­ven tra­ba­jé unos 5 mi­nu­tos; lue­go, du­ran­te 35 años, fui mu­jer ob­je­to”, cuen­ta rién­do­se Bár­ba­ra Pan de So­ra­lu­ce. Eso has­ta que, ha­ce po­co tiem­po, Car­men Mu­ñoz y su ta­ller de pin­tu­ra le abrie­ron, más que una puer­ta, un ven­ta­nal. Se lan­zó a di­bu­jar a mano pla­tos a plumilla, per­so­na­li­za­dos, en por­ce­la­na de Li­mo­ges o lo­za. En ellos ta­túa ma­ri­po­sas, ver­du­ras, flo­res, he­rra­mien­tas de jar­dín... “Nin­guno es igual a otro, soy in­ca­paz de co­piar­los tal cual, ca­da uno tie­ne su per­so­na­li­dad”, ex­pli­ca. Al prin­ci­pio eran re­ga­los a ami­gos, pa­ra cum­plea­ños o bo­das, pe­ro su hi­ja ma­yor de­ci­dió col­gar­los en Ins­ta­gram , ca­si a trai­ción, y el éxi­to fue in­me­dia­to. Aho­ra ven­de gra­cias a la mis­ma red so­cial con el nom­bre Los pla­tos de Pan , y crea des­de el es­tu­dio abuhar­di­lla­do que tie­ne en su ca­sa en la zo­na nor­te de Ma­drid, a la que se mu­dó con su fa­mi­lia ha­ce dos años. “Me ha subido mu­cho la au­to­es­ti­ma, ni yo me creo que a es­tas al­tu­ras me ha­ya lan­za­do a ha­cer es­to”, bro­mea. Su vi­vien­da es su al­ter ego . Có­mo­da, na­tu­ral, di­ver­ti­da, na­da con­ven­cio­nal. “La de­co­ré yo, aun­que mi ma­ri­do par­ti­ci­pó en te­mas de ar­te. Es muy osa­do pa­ra eso. Que­ría­mos un ho­gar que no fue­se nos­tál­gi­co ni nos re­cor­da­se en na­da al que te­nía­mos an­tes. Nos ape­te­cía que re­fle­ja­se nues­tro es­ta­do de fe­li­ci­dad ac­tual. Bus­cá­ba­mos un re­fu­gio co­lo­ris­ta y ale­gre”, di­ce. Pa­ra con­se­guir­lo, fi­cha­ron al ar­qui­tec­to Luis Gar­cía Ruiz, que unió dos so­la­res dis­tin­tos y cons­tru­yó, usan­do el es­que­le­to de la ca­sa ori­gi­nal de una de las par­ce­las, una mag­ní­fi­ca es­truc­tu­ra de cua­tro pi­sos de pie­dra y cris­tal, con me­tros de so­bra pa­ra in­ven­tar y rein­ven­tar­se. Los ma­te­ria­les, por de­seo de la due­ña, de­bían ser sim­ples. Pa­ra la es­ca­le­ra y los pi­sos su­pe­rio­res, ma­de­ra de ro­ble, “de ta­blo­nes an­chos”, y en las zo­nas co­mu­nes, pie­dra. “Mi ob­se­sión era que no pa­re­cie­se un ho­tel. Por eso ele­gí mu­chos ob­je­tos y mue­bles de ma­de­ra, con al­ma”. Tam­bién re­clu­ta­ron a Ál­va­ro de la Rosa, el pai­sa­jis­ta que cum­plió otro de los sue­ños de Bár­ba­ra: in­te­grar el mag­ní­fi­co jar­dín con la ca­sa y trans­for­mar­lo en una na­tu­ra­le­za vi­va, que cam­bia con ca­da es­ta­ción. “Lo dis­fru­ta­mos on­ce

me­ses al año. Vi­vi­mos mu­cho fue­ra. Era fun­da­men­tal que no hu­bie­se cor­te en­tre in­te­rior y ex­te­rior”, re­ma­ta. Ella, por su par­te, re­co­pi­ló to­dos los ob­je­tos que veía y le gus­ta­ban. “Ten­go mu­cha ima­gi­na­ción y sa­bía muy bien lo que que­ría. Com­pré en Reno , Las Tien­das de San En­ri­que , El Ate­lier de Ar­gen­so­la ... “, enu­me­ra. Su ob­se­sión eran las lám­pa­ras. “Odio los fo­cos. Que­ría pie­zas dis­tin­tas, di­fe­ren­tes. La ma­yo­ría las en­con­tré en El Ras­tro”, aña­de. Fer­nan­do Pa­go­la, un ar­tis­ta na­va­rro, se en­car­gó del co­lor. Pin­tó un enor­me mu­ral en la pa­red prin­ci­pal del sa­lón que de­ter­mi­na to­do el es­pa­cio. “Pue­de pa­re­cer cho­can­te al prin­ci­pio, pe­ro es muy in­te­gra­dor. Se ha aco­pla­do muy bien a nues­tro día a día”, ase­gu­ra. Daniel Ca­no­gar hi­zo el res­to. Le co­no­cie­ron en AR­CO ,yse enamo­ra­ron de él y, de pa­so, de su obra. “Pue­des es­cri­bir­lo tal cual –con­fie­sa la due­ña–. Siem­pre que ha­blo con él apren­do co­sas. Me gus­ta que for­me par­te de es­te pro­yec­to”. Al ar­tis­ta ma­dri­le­ño le en­car­ga­ron uno de sus ví­deos de gen­te ga­tean­do , lla­ma­do Asal­to . Sus pro­ta­go­nis­tas son la pro­pia fa­mi­lia y ami­gos, que se pres­ta­ron a ha­cer de tre­pa­do­res in­vi­ta­dos. La obra se pro­yec­ta, de no­che, so­bre la pis­ci­na y tam­bién en el la­va­bo del ba­ño de la pri­me­ra plan­ta. “Era di­fí­cil con­se­guir que un lu­gar tan gran­de re­sul­ta­se cozy , que no re­sul­ta­se frío ni im­per­so­nal, pe­ro sien­to que lo he­mos con­se­gui­do”, in­di­ca. Sus cua­tro hi­jos, y los in­vi­ta­dos y ami­gos que pa­san por aquí, ha­cen el res­to. “Es un ca­sa vi­vi­da, don­de la gen­te se sien­te có­mo­da”, re­ma­cha. La pe­rio­dis­ta que sus­cri­be da fe de que así es.

n

EN EL CO­ME­DOR, ME­SA DE GERARDO RUE­DA CON JA­RRÓN EN FOR­MA DE CA­BE­ZA DE MU­JER, EN EL POR­TÓN DE CRIP­TA­NA , SI­LLA DSW DE LOS EA­MES, EN NAHA­RRO SHOW­ROOM , Y LÁM­PA­RA DE TE­CHO, EN AÑOS LUZ DE SE­RRANO 230 . DE TE­LÓN DE FON­DO, MU­RAL DEL AR­TIS­TA NA­VA­RRO FER­NAN­DO PA

EN EL SA­LÓN, SO­FÁ TA­PI­ZA­DO POR ESTEBAN BLASCO CON CO­JI­NES DE LA TE­JE­DU­RÍA DE DON RAMÓN Y BU­TA­CA, EN EL ATE­LIER DE AR­GEN­SO­LA CON CO­JÍN DE JU­LIA MARTÍNEZ, EN INDIETRO . LÁM­PA­RA Y ME­SA, EN RENO , CON CUEN­COS, EN THE 2ND , Y AL­FOM­BRA GEO­MÉ­TRI­CA, EN BE­CA­RA . A

BU­TA­CAS, EN LAS TIEN­DAS DE SAN EN­RI­QUE , ME­SI­TA DE UN MER­CA­DI­LLO Y TA­BU­RE­TE, EN CARINA CA­SA­NO­VAS .AL LA­DO, SI­LLA ANÓ­NI­MA Y LÁM­PA­RA ES­TI­LO MA­TÉ­GOT, EN INDIETRO . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN OTRA ZO­NA DEL SA­LÓN, ME­SA RO­JA, EN LAS TIEN­DAS DE SAN EN­RI­QUE , SI­LLA DE

DE IZ­DA. A DCHA., RINCÓN DEL SA­LÓN; EN UN DOR­MI­TO­RIO LÁM­PA­RA, EN AÑOS LUZ DE SE­RRANO 230 ; Y BA­ÑO DE GUN­NI & TREN­TINO . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: ES­CA­LE­RA DE RO­BLE DE GRA­TO PAR­QUET . ARRI­BA, VÍ­DEO ASAL­TO DE DANIEL CA­NO­GAR Y TUM­BO­NAS, EN JOHN TOM­JOE , Y BÁR­BA­RA E

CO­CI­NA DE BULT­HAUP CON SIS­TE­MA B3 Y ELEC­TRO­DO­MÉS­TI­COS DE GAG­GE­NAU . AL FON­DO, DI­BU­JOS DE MAR­TA CÁR­DE­NAS. DE­BA­JO, PLA­TOS PIN­TA­DOS A MANO POR BÁR­BA­RA PAN DE SO­RA­LU­CE. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: ME­SA, EN FE­DE­RI­CA & CO ., SI­LLAS DSW DE LOS EA­MES, EN NAHA­RRO SHOW­ROOM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.