AR­TE­SANO TECNO

CON SUS IM­PRE­SO­RAS 3D, EL HO­LAN­DÉS DIRK VAN­DER KOOIJ CON­SI­GUE DI­BU­JAR MUE­BLES ÚNI­COS A PAR­TIR DE PLÁS­TI­CO DESECHA­DO. VI­SI­TA­MOS SU NUE­VO TA­LLER EN UNA AN­TI­GUA FÁ­BRI­CA AL NOR­TE DE ÁMS­TER­DAM.

AD (Spain) - - Buscador - POR FRAN MU­ÑOZ

D irk Van­der Kooij, uno de los ta­len­tos más pro­me­te­do­res del di­se­ño ho­lan­dés, ha cam­bia­do de te­rri­to­rio. Jun­to a sus tres em­plea­dos y a Siem, su pe­rro la­bra­dor, se ha con­ver­ti­do en uno de los pri­me­ros re­si­den­tes de Hem­brug­te­rrein, una an­ti­gua zo­na in­dus­trial re­con­ver­ti­da pa­ra aco­ger crea­ti­vos en la ciu­dad de Zaan­dam, al nor­te de Áms­ter­dam. Su nue­vo cen­tro de ope­ra­cio­nes es­tá en el edi­fi­cio que an­tes al­ber­ga­ba una fá­bri­ca de pro­duc­tos óp­ti­cos, ro­dea­do de un área verde y a ori­llas del Ca­nal del Mar del Nor­te. Allí ha ins­ta­la­do su ta­ller, su show­room y su ofi­ci­na. “Era exac­ta­men­te lo que bus­ca­ba: mu­cho es­pa­cio, bue­nas vis­tas y na­tu­ra­le­za. Pa­re­cía he­cho a me­di­da pa­ra nues­tras ne­ce­si­da­des”, co­men­ta Dirk. Has­ta aho­ra, el di­se­ña­dor te­nía su es­tu­dio en una de las na­ves de la an­ti­gua fá­bri­ca de Philips de Eind­ho­ven que otro ni­ño mi­ma­do del di­se­ño ho­lan­dés, Piet Hein Eek, re­con­vir­tió en lu­ga­res de tra­ba­jo y que al­qui­la a nuevos crea­do­res, en­tre ellos, Van­der Koij. En 2010, se gra­duó con ho­no­res en la De­sign Aca­demy >

Eind­ho­ven con el pro­yec­to End­less Se­rie , en el que adap­tó dos vie­jas im­pre­so­ras 3D pa­ra que pu­die­ran di­bu­jar gran­des pie­zas de mo­bi­lia­rio. Em­plean­do como ma­te­ria pri­ma el plás­ti­co re­cu­pe­ra­do de las puer­tas de unos fri­go­rí­fi­cos, tro­ceán­do­lo y de­rri­tién­do­lo, creó un hi­lo con­ti­nuo que era ex­pul­sa­do a tra­vés de las bo­qui­llas de los bra­zos ro­bó­ti­cos y con el que, ca­pa a ca­pa y de un so­lo tra­zo, los ob­je­tos iban to­man­do for­ma se­gún un pa­trón pre­de­ter­mi­na­do muy fá­cil de mo­di­fi­car y sin gran­des cos­tes de pro­duc­ción. Lo que le atra­jo de es­tas má­qui­nas tan ob­so­le­tas fue el ca­rác­ter que apor­ta­ba su tra­zo im­per­fec­to, que de­ja­ba un aca­ba­do di­fe­ren­te en ca­da una de las crea­cio­nes, con­vir­tién­do­las en úni­cas. Lo pri­me­ro que pro­du­jo fue la si­lla End­less , que al ser pre­sen­ta­da en el Sa­lo­ne de Mi­lán atra­jo in­me­dia­ta­men­te la aten­ción de la gu­rú del di­se­ño Ros­sa­na Or­lan­di y de­ci­dió in­cluir­la en su ca­tá­lo­go. Des­de en­ton­ces, de sus autómatas han sa­li­do si­llas, me­sas, lám­pa­ras o ja­rro­nes. To­do fa­bri­ca­do con plás­ti­co re­ci­cla­do. “Al re­uti­li­zar ma­te­ria­les pue­des ver su his­to­ria en el nue­vo pro­duc­to”, afir­ma el tec­noar­te­sano. Aho­ra, sin aban­do­nar el plás­ti­co. Dirk tam­bién es­tá tra­ba­jan­do con un sí­mil de cris­tal y con ma­de­ra, aun­que no de una for­ma con­ven­cio­nal. Él no lo es. www.dirk­van­der­kooij.com

n

“Al re­uti­li­zar MA­TE­RIA­LES

pue­des VER su his­to­ria en el nue­vo PRO­DUC­TO”

DIRK VAN­DER KOIJ

Chubby Chair y la si­lla RVR , am­bas obra de Van­der Kooij. Arri­ba a la dcha., Dirk sen­ta­do so­bre su Elep­hant Skin Table con la Sa­te­lli­te Lamp . Iz­da. una ima­gen de su nue­vo ta­ller y show­room .

Mel­ting Pot Table , he­cha a par­tir de ju­gue­tes re­ci­cla­dos. Dcha. en su ofi­ci­na, lám­pa­ras Fres­nel y me­sa Fat Li­ne ro­dea­da de las si­llas Chubby y RVR . El ja­rrón im­pre­so es el mo­de­lo Chan­ging . Abajo, la si­lla Flow Open Roc­king en otro es­pa­cio del ta­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.