Co­ci­na Oí­do

Cá­li­dos, fun­cio­na­les, , na­tu­ra­les. re­la­ja­dos Así son los de San­dra Ta­rrue­lla, es­pa­cios nues­tra In­terio­ris­ta del Año. En sus nos ha­ce sen­tir como en ca­sa. res­tau­ran­tes

AD (Spain) - - Interiorista Del Año - tex­to it­ziar na­rro re­tra­to joan to­más

Ha­ce ya diez años que San­dra Ta­rrue­lla se hi­zo car­go de la es­té­ti­ca del ho­tel Omm , en Bar­ce­lo­na. Fue su primer pro­yec­to de hos­te­le­ría y uno de los pun­tos de in­fle­xión de su ca­rre­ra. Con él cam­bió de es­ca­la, sa­lió de la co­ci­na, li­te­ral­men­te, has­ta ese mo­men­to lo su­yo eran los res­tau­ran­tes, pa­ra lan­zar­se a de­co­rar sin lí­mi­te de me­tros. El ex­pe­ri­men­to le sa­lió bien y to­da­vía hoy, con el es­pa­cio gas­tro­nó­mi­co Ro­ca Moo re­cién re­mo­de­la­do por ella, el ho­tel si­gue su cre­do: es fun­cio­nal, es ar­mó­ni­co, y ella se sien­te có­mo­da. Aquí la en­tre­vis­ta­mos. El Omm per­te­ne­ce al gru­po Tra­ga­luz , que su ma­dre y su her­mano To­más mon­ta­ron ha­ce tres dé­ca­das. San­dra se es­tre­nó con ellos pro­fe­sio­nal­men­te con el mí­ti­co Mor­dis­co , que en los 80 re­vo­lu­cio­nó el pa­no­ra­ma gas­tro­nó­mi­co ca­ta­lán gra­cias a su car­ta sim­ple, pen­sa­da pa­ra gen­te que vi­vía y co­mía so­la, la nue­va ra­za de la tran­si­ción. Nues­tra pre­mia­da te­nía vein­ti­po­cos años y le to­có arri­mar el hom­bro y de­co­rar. Así em­pe­zó to­do. Aun­que la vo­ca­ción la lle­va­ba de se­rie. “Mi abue­lo era un aman­te del di­se­ño ita­liano. Mi ma­dre es muy mo­der­na y le en­car­gó una ca­sa al ar­qui­tec­to Nor­man Cin­na­mond. Mu­dar­nos a ella, y de­co­rar­la, me pa­re­ció ge­nial. Yo te­nía 15 años y pen­sé que que­ría ha­cer eso”, re­cuer­da. Tres dé­ca­das des­pués su es­tu­dio ha cre­ci­do, ha ro­to el cor­dón um­bi­li­cal fa­mi­liar, se ha in­de­pen­di­za­do de su so­cia, Isabel López Vi­lal­ta, con la que sa­cu­dió el in­terio­ris­mo bar­ce­lo­nés en los 90, y se ha in­ter­na­cio­na­li­za­do. Su­yos son res­tau­ran­tes como La Guin­gue­ta , Pe­pi­to Gri­llo , Pez Vela, Bue­nas Mi­gas , Ana La San­ta , Pa­nino Gius­to , en Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Mé­xi­co DF o Mi­lán. Pa­ra San­dra lo pri­me­ro es el es­pa­cio. “La dis­tri­bu­ción de­ter­mi­na el in­terio­ris­mo, pe­ro tam­bién el clien­te, la ubi­ca­ción... Lo esen­cial es la cohe­ren­cia. No es igual un chi­rin­gui­to en la pla­ya que un lo­cal en L’ei­xam­ple, ni un ja­po­nés que un ita­liano”, cuen­ta. Por ejem­plo, lle­na­ron el ma­dri­le­ño Bos­co de Lo­bos , den­tro del edi­fi­cio del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, de mue­bles de Mies van der Rohe o Achi­lle Cas­ti­glio­ni, ilus­tres co­le­gas. “Hay que ser va­lien­te, pe­ro tam­bién cons­cien­te y res­pon­sa­ble. No me gus­ta in­no­var o pro­vo­car por­que sí, aun­que ha­cer ca­so y ser obe­dien­te no bas­ta”, acla­ra. Su es­ti­lo, como ella mis­ma con­fie­sa, es “con­tem­po­rá­neo, cá­li­do, fun­cio­nal, re­la­ja­do y na­tu­ral. No me in­tere­sa que sea de ra­bio­sa ac­tua­li­dad, sino que pue­da per­ma­ne­cer en el tiem­po. Eli­jo ma­te­ria­les que en­ve­jez­can bien, que ten­gan al­ma. No quie­ro crear es­pa­cios efí­me­ros, que sean un pro­duc­to de con­su­mo rá­pi­do”, ase­gu­ra. (con­ti­núa en la pá­gi­na 318)

Ana La San­ta , el res­tau­ran­te del Ho­tel Me de Ma­drid, y de­ba­jo, dos imá­ge­nes del chi­rin­gui­to La Guin­gue­ta en Bar­ce­lo­na.

¿Qué tres pa­la­bras des­cri­ben su tra­ba­jo? Atem­po­ral, ca­li­dez, fun­cio­na­li­dad. ¿Qué le ins­pi­ra? Un via­je, una ex­po­si­ción, un es­ca­pa­ra­te, un pai­sa­je, el ci­ne, la na­tu­ra­le­za, re­vis­tas, blogs, es­ca­pa­ra­tes, la mo­da, las es­ce­no­gra­fias… ¿El pro­yec­to de sus sue­ños?

. PLA­NAS . O , SARRÁ . J , ARJALAGUER . M : FO­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.