Pai­sa­je EN BRU­TO

AD (Spain) - - Premio Heineken - REA­LI­ZA­CIÓN PE­TE BERMEJO FO­TOS MON­TSE GA­RRI­GA

El ar­qui­tec­to An­to­nio Za­ni­no­vic pro­yec­tó

con hor­mi­gón y cris­tal una vi­lla a las afue­ras de Ciu­dad del Ca­bo. Es una cons­truc­ción mo­der­na, lim­pia y sin­té­ti­ca, ca­mu­fla­da por

la na­tu­ra­le­za y abier­ta al océano.

‘BOO­ME­RANG’

DI­SE­ÑÉ PA­RA

“LA CA­SA COMO UN ADAP­TAR­ME

AL TE­RRENO, BA­RRE­RAS SIN

EX­TE­RIOR”

IN­TE­RIOR EN­TRE Y .

AN­TO­NIO ZA­NI­NO­VIC

Un pres­ti­gio­so hom­bre de le­yes sud­afri­cano y una ex­mo­de­lo con dos hi­jos te­nían un ob­je­ti­vo cla­ro des­de que se ca­sa­ron: cons­truir­se una vi­lla en la bahía de Bantry Bay, en la cos­ta oes­te de Ciu­dad del Ca­bo. “Siem­pre nos gus­tó mu­cho, es tran­qui­la pe­ro es­tá muy cer­ca del cen­tro, pro­te­gi­da del viento del sud­es­te, lo cual per­mi­te ha­cer vida en el ex­te­rior, y con unas in­creí­bles vis­tas al Atlán­ti­co y a es­ta ma­ra­vi­llo­sa ciu­dad”, ex­pli­can. Cuan­do en­con­tra­ron la par­ce­la co­men­za­ron a bus­car ar­qui­tec­to. “Nos ha­bían ha­bla­do muy bien de An­to­nio Za­ni­no­vic. No le co­no­cía, pe­ro sí su tra­ba­jo. Nos vi­mos y, des­de el primer mo­men­to, sur­gió un en­ten­di­mien­to y una co­rrien­te po­si­ti­va. Al ter­mi­nar, mi ma­ri­do y yo ni si­quie­ra lo ha­bla­mos, di­mos por he­cho que se­ría él”, di­ce la pro­pie­ta­ria. “El te­rreno era bas­tan­te irre­gu­lar, con una pen­dien­te muy pro­nun­cia­da. Ade­más, exis­tían gran­des ár­bo­les que ha­bía que man­te­ner por­que es­ta­ban pro­te­gi­dos –re­la­ta Za­ni­no­vic–. La úni­ca po­si­bi­li­dad era cons­truir la ca­sa lo más pe­ga­da po­si­ble al bor­de tra­se­ro del pe­rí­me­tro, pa­ra que la par­te de­lan­te­ra que­da­se li­be­ra­da y pu­dié­ra­mos ha­cer un jar­dín, con­di­ción si­ne qua non de los due­ños, y pa­ra que hu­bie­se zo­nas de som­bra. La for­ma del área nos per­mi­tió di­se­ñar la vi­vien­da como un boo­me­rang , con los ven­ta­na­les mi­ran­do al océano. De­ci­di­mos ha­cer la pis­ci­na y la te­rra­za en vo­la­di­zo en el primer pi­so, por­que te­nía me­jo­res vis­tas. La idea era pro­yec­tar una cons­truc­ción or­gá­ni­ca, abier­ta y que se in­te­gra­se per­fec­ta­men­te con la na­tu­ra­le­za. Uti­li­za­mos hor­mi­gón vis­to en los te­chos y co­lum­nas de la sa­la prin­ci­pal por su tex­tu­ra, y ma­de­ra de no­gal en los sue­los por su ca­li­dez”. El ma­tri­mo­nio que­ría vi­vir re­la­ja­da­men­te, con po­cas di­vi­sio­nes y en es­pa­cios am­plios pa­ra que sus in­vi­ta­dos pu­die­ran mo­ver­se de uno a otro en las nu­me­ro­sas ce­nas y fies­tas que or­ga­ni­zan. Un re­qui­si­to fun­da­men­tal fue la co­ne­xión en­tre in­te­rior y ex­te­rior, por lo que op­ta­ron por unas cris­ta­le­ras fi­jas y sin mar­cos pa­ra el sa­lón y el co­me­dor, y otras que se abren com­ple­ta­men­te en el hall

2 y la co­ci­na. Los 1.000 m es­tán co­nec­ta­dos en­tre sí. La plan­ta prin­ci­pal es un gran es­pa­cio sin mu­ros que co­mu­ni­ca el co­me­dor, el sa­lón, el bar, la co­ci­na y la pis­ci­na por la par­te de­re­cha. El re­ci­bi­dor que­da a la iz­quier­da y se abal­co­na a su vez a una se­gun­da sa­la de do­ble al­tu­ra, la fa­vo­ri­ta del due­ño. Ba­jan­do, hay un des­pa­cho y un dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos, am­bos al ni­vel del jar­dín. En el pi­so de arri­ba es­tán los tres dor­mi­to­rios con sus ba­ños y otra sa­la de es­tar, to­dos ellos con vis­tas a otra te­rra­za. La de­co­ra­ción, obra de la due­ña, obe­de­ce a una má­xi­ma: “Na­da que no sir­va y que no ten­ga una fi­na­li­dad”. La es­tri­den­cia o lo ac­ce­so­rio que­dan ve­ta­dos. Rei­nan los mue­bles atem­po­ra­les y los ob­je­tos de be­lle­za dis­cre­ta jun­to a obras de ar­tis­tas en su ma­yo­ría lo­ca­les. Aquí to­do es re­lax, paz y tran­qui­li­dad.

n

LOS MUE­BLES, ATEM­PO­RA­LES Y DIS­CRE­TOS, SI­GUEN

MÁ­XI­MA NA­DA

NO

LA DE LA DUE­ÑA: QUE FI­NA­LI­DAD SIR­VA TEN­GA .

Y QUE NO UNA

EN EL SA­LÓN, SO­FÁ WI­LLIAM DE ZA­NOT­TA CON CO­JI­NES DE MISSIBABA + MEVROU ,EN ROBERT SHER­WOOD DE­SIGN ; ME­SA DE MÁR­MOL DE TO­NIC DE­SIGN CON PLA­TOS VIN­TA­GE ,EN SPA­CE FOR LI­FE ; SI­LLO­NES 989 DE LOS 50 DE MI­LO BAUGH­MAN, LÁM­PA­RA CRO­MA­DA AÑOS 60 Y AL­FOM­BRA, EN GONS

EN EL CO­ME­DOR, ME­SA DE LIG­NE RO­SET CON SI­LLAS DE LOS 60 DE PIE­RRE PAU­LIN Y CHAN­DE­LIER DE MU­RANO COM­PRA­DO EN 1ST­DIBS .ENLA PA­RED, OBRA ELEC­TRIC CITY DE JAN-HEN­RI BOOYENS. EL SUE­LO DE TO­DA LA CA­SA ES DE NO­GAL. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN LA PRI­ME­RA PLAN­TA LOS ESP

EN LA SA­LA A DO­BLE AL­TU­RA, CHAI­SE LON­GUE LC4 DE LE COR­BU­SIER PA­RA CAS­SI­NA , AL­FOM­BRA BE­NI OUA­RAIN ,EN GONSENHAUSERS FI­NE RUGS , Y CON­JUN­TO DE LÁM­PA­RAS COL­GAN­TES BO­LIO DE VI­SO . DI­BU­JOS DE MI­RÓ Y, DE­BA­JO, CHI­ME­NEA DE LE­ÑA DE PIAZ­ZET­TA . EN LA OTRA PÁ­GI­NA:

EN EL DES­PA­CHO DEL PI­SO DE ABAJO, SI­LLAS DE NOR­MAN CHERNER, AL­FOM­BRA AFRI­CA­NA, EN GONSENHAUSERS FI­NE RUGS , Y ES­CUL­TU­RA DE PIE­DRA BULOTOKO DEL ES­CUL­TOR KEITH CAL­DER EN CO­LA­BO­RA­CIÓN CON EL CO­MI­SA­RIO MI­CHAEL FITZ­GE­RALD. LA FO­TO­GRA­FÍA DE LAS PIER­NAS DE LA DU

EN EL BA­ÑO, BAN­CO VIN­TA­GE ,EN PIER RA­BE

AN­TI­QUES , FO­TO­GRA­FÍA DE ABRIE FOURIE Y SUE­LO DE MÁR­MOL DE VOLAKAS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN UNO DE LOS DOR­MI­TO­RIOS, LÁM­PA­RA TRIEN­NA­LE DE GINO SARFATTI PA­RA ARREDOLUCE ; MAN­TA AFRI­CA­NA, EN

LIM ; CO­JÍN, EN ROBERT SHER­WOOD DE­SIGN , Y EN LA PA­RED, FO­TO

TE­RRI­FIC DE HANK WI­LLIS THO­MAS. (ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.