LOS TE­SO­ROS DE MI­RÓ

EL GE­NIO CA­TA­LÁN CO­LEC­CIO­NA­BA TO­DO TI­PO DE OB­JE­TOS SIN VA­LOR QUE AHO­RA SE RE­CO­GEN EN EL LI­BRO EL OJO DE MI­RÓ, OBRA DE SU NIE­TO Y EL FO­TÓ­GRA­FO JEAN-MA­RIE DEL MO­RAL. Mi­ró era un RE­CO­LEC­TOR na­to de in­sig­ni­fi­can­cias, ob­je­tos va­rio­pin­tos que des­pués INS­PI­RAR

AD (Spain) - - Arte -

por bet­ti­na dub­covsky. fo­tos: jean-ma­rie del mo­ral

oan Mi­ró era un re­co­le­tor na­to. Cuan­do via­ja­ba o pa­sea­ba por la pla­ya, el cam­po o su jar­dín, la vi­da le re­ga­la­ba te­so­ros: pie­dras, ve­ge­ta­les, lla­ves per­di­das, cla­vos, ma­de­ra o gui­ja­rros, en­tre otros in­fi­ni­tos des­he­chos que lue­go in­cor­po­ra­ba a su co­lec­ción de muñequitos, fo­tos, pos­ta­les, ar­te­sa­nía po­pu­lar o al­fa­re­ría. To­dos ellos, es­par­ci­dos or­de­na­da y me­tó­di­ca­men­te por Son Abri­nes y Son Bo­ter, su ca­sa y su ta­ller en Pal­ma de Ma­llor­ca, com­po­nían su inago­ta­ble ga­bi­ne­te de cu­rio­si­da­des, su uni­ver­so fan­tás­ti­co, tan naif co­mo reivin­di­ca­ti­vo. Con esa mi­ra­da lim­pia que pa­re­cía de­vo­rar has­ta lo im­per­cep­ti­ble de la vi­da, des­cu­bría el al­ma de lo in­sig­ni­fi­can­te. Eran sus fe­ti­ches, su com­pa­ñía, su ins­pi­ra­ción y su len­gua­je. Tan­to es así que

en 1941 se ha­bía plan­tea­do “edi­tar un li­bro con be­llas fo-

tos de ob­je­tos encontrados por mí, y pa­ra en­ri­que­cer­lo aña­dir un gra­ba­do o una li­to en co­lor con un tex­to poé­ti­co o un poe­ma, o in­clu­so un poe­ma mío, si en­cuen­tro uno”. Más de 70 años des­pués esa asig­na­tu­ra pen­dien­te es una reali­dad ti­tu­la­da El Ojo de Mi­ró, ur­di­da por el fo­tó­gra­fo Jean-ma­rie del Mo­ral, que ha per­pe­tua­do en imá­ge­nes es­te pe­cu­liar pa­tri­mo­nio, y por Joan Pun­yet Mi­ró, nie­to del ar­tis­ta y au­tor de los tex­tos. “Con es­te pro­yec­to he des­cu­bier­to la esen­cia pu­ra del ar­te de mi abue­lo, la gé­ne­sis del ob­je­to su­rrea­lis­ta y he com­pren­di­do por­qué An­dré Bre­ton de­cía que Mi­ró era el más su­rrea­lis­ta de to­dos”, ex­pli­ca Pun­yet, el ma­yor ex­per­to en el gran poe­ta del co­lor. Pa­ra Del Mo­ral, la pu­bli­ca­ción tie­ne al­go en­tra­ña­ble, ya que en 1978, el pe­rió­di­co pa­ri­sino L’hu­ma­ni­té le en­via­ba a Ma­llor­ca a ha­cer un re­por­ta­je so­bre Mi­ró y esa era la pri­me­ra vez que pi­sa­ba el es­tu­dio de un ar­tis­ta. “Me que­dé mu­do an­te to­dos aque­llos lien­zos apo­ya­dos con­tra la pa­red –re­cuer­da–, tan so­bre­co­gi­do co­mo si pa­sea­se en sue­ños por un jar­dín ex­tra­or­di­na­rio con plan­tas o es­pe­cies ra­rí­si­mas”. Y tras aquel es­treno, pa­ra fo­to­gra­fiar las pie­zas de El Ojo de Mi­ró, Del Mo­ral es­tu­vo vi­si­tan­do ese mis­mo ta­ller to­dos los lu­nes de 2014, día de cie­rre al pú­bli­co. La se­lec­ción de fo­tos se hi­zo a par­tir de las for­mas, los co­lo­res y la ra­re­za de ca­da ob­je­to. “Con es­te li­bro des­cu­bres que Mi­ró era un cha­mán, un de­miur­go, un ma­go ca­paz de me­ta­mor­fo­sear la reali­dad con un sim­ple ges­to, un equi­li­brio im­po­si­ble o una vi­sión noc­tur­na que flo­re­ce en su sub­cons­cien­te du­ran­te la no­che y se ma­te­ria­li­za du­ran­te el día”, re­ma­ta Pun­yet. El

n Ojo de Mi­ro, edi­to­rial La Fá­bri­ca (49€). www.mi­ro.palmademallorca.es

Joan Mi­ró en 1978 re­tra­ta­do por Del Mo­ral. Dcha., uno de los ob­je­tos adop­ta­dos por el ar­tis­ta y, arri­ba, su ta­ller. Las fo­tos del li­bro El Ojo de Mi­ró no lle­van información, él bus­ca­ba que la gen­te di­je­ra “Qué her­mo­su­ra”, na­da más.

Arri­ba y dcha., al­gu­nos te­so­ros in­sig­ni­fi­can­tes de Joan Mi­ró. En­ci­ma, rin­cón de Son Bo­ter, don­de el ar­tis­ta col­gó una fo­to­gra­fía de Pi­cas­so. Aba­jo, ima­gen del sue­lo del es­tu­dio del ar­tis­ta. Las fo­tos de El Ojo de Mi­ró se ex­po­nen en la Fun­da­ció Pi­lar i J

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.