EL CAR­PIN­TE­RO DE IPA­NE­MA

HI­JO DEL MÍ­TI­CO DI­SE­ÑA­DOR CA­RIO­CA JO­SÉ ZANINE CAL­DAS Y ALUMNO DEL GRAN SER­GIO RO­DRI­GUES, ZA­NI­NI DE ZANINE UTI­LI­ZA MA­DE­RA RE­CI­CLA­DA Y ME­TAL PA­RA CREAR PIE­ZAS 100% BRA­SI­LE­ÑAS.

AD (Spain) - - Diseño - Por it­ziar na­rro. re­tra­to: fi­lip­po bam­berg­hi

D urante sus no­ches de in­som­nio, que son mu­chas, di­bu­ja bo­ce­tos de mue­bles. Za­ni­ni de Zanine (Río de Ja­nei­ro, 1978) es uno de los me­jo­res di­se­ña­do­res jó­ve­nes de Brasil. Tie­ne 37 años, ha­ce surf en las pla­yas de Le­blon, en su ciu­dad na­tal, y aca­ba de ser nom­bra­do Di­se­ña­dor del Año por Mai­son & Ob­jet Amé­ri­ca 2015. Los hay que na­cen con suer­te, y los hay que cre­cen en el es­tu­dio de su pa­dre, Jo­sé Zanine Cal­das, uno de los ar­qui­tec­tos y eba­nis­tas más im­por­tan­tes del país. Su ma­dre era di­rec­to­ra de ci­ne. “Re­cuer­do a mi pai siem­pre ocu­pa­do, in­ves­ti­gan­do, pro­du­cien­do. Era in­can­sa­ble. Vi­ví en un am­bien­te muy lú­di­co, ro­dea­do de ar­tis­tas y mú­si­cos ami­gos de la fa­mi­lia, via­jan­do de pun­ta a pun­ta del país”, nos cuen­ta. Za­ni­ni era ade­más Za­ni­nin­ho pa­ra Ser­gio Ro­dri­gues, el gran crea­dor ca­rio­ca, con el que hi­zo sus pri­me­ras prác­ti­cas y su pie­za ini­ciá­ti­ca, una me­sa de ma­de­ra des­mon­ta­ble, mien­tras es­tu­dia­ba en la uni­ver­si­dad. “De él apren- dí que no hay que se­guir mo­das ni ten­den­cias, sino ser fiel a uno mis­mo”, aña­de. Eso hi­zo. Al aca­bar la ca­rre­ra abrió su pro­pio es­tu­dio, don­de a día de hoy pro­du­ce pie­zas de ma­de­ra re­ci­cla­das, mu­chas sa­ca­das de co­lum­nas y vi­gas de ca­sas aban­do­na­das. “Me in­tere­sa ex­pe­ri­men­tar con ma­te­ria­les y pro­ce­sos di­fe­ren­tes, pe­ro ten­go una re­la­ción afec­ti­va con la ma­de­ra”, di­ce. Cuan­do en 2005 se lan­zó a di­se­ñar ob­je­tos in­dus­tria­les de plás­ti­co, me­ta­cri­la­to y me­tal, su ca­rre­ra des­pe­gó in­ter­na­cio­nal­men­te, y Cap­pe­lli­ni, Slamp, Pol­tro­na Frau, Es­pas­so o To­lix le pi­die­ron un mue­ble su­yo. Pe­ro su obra si­gue sien­do or­gu­llo­sa­men­te ca­rio­ca y re­mi­te a lo ar­te­sa­nal. “To­dos mis pro­yec­tos tie­nen re­fe­ren­tes lo­ca­les”. La lám­pa­ra Flo­ra, por ejem­plo, es­tá ins­pi­ra­da en el pé­ta­lo de una flor tro­pi­cal, la mons­te­ra, y la bu­ta­ca Trez re­mi­te al es­cul­tor Amil­car de Cas­tro y al di­se­ña­dor de los años 50 Joa­quim Ten­rei­ro. Los tó­pi­cos cam­bian. Za­ni­ni es mais sam­ba e mais tra­bal­har. www.stu­dio­za­ni­ni.com.br

n

Zanine en su ta­ller de Río de Ja­nei­ro con sus mue­bles he­chos con ma­de­ras re­cu­pe­ra­das. A la iz­da., tum­bo­na­ba­lan­cín Es­pe­cies en ipé pa­ra Es­pas­so.

Si­lla Trez pa­ra Cap­pe­lli­ni y, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj: bu­ta­cas Moe­da de me­tal ama­ri­llo y Anil en ma­de­ra de ipé pa­ra Es­pas­so, si­llón ta­pi­za­do 50, ban­co Pris­ma, me­ce­do­ra ro­ja Ba­la­nço en me­tal pa­ra To­lix y lám­pa­ra Flo­ra pa­ra Stamp.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.