“La pa­la­bra cla­ve de mi OBRA es PER­CEP­CIÓN. No es lo que ves, sino lo que la FOTO su­gie­re”.

AD (Spain) - - Casas -

ué en­se­ña­rían Bernd y Hi­lla Be­cher en Düs­sel­dorf en los años 80 pa­ra que en­tre sus alum­nos se en­cuen­tren los fo­tó­gra­fos más co­no­ci­dos y co­ti­za­dos del si­glo XX y XXI: An­dreas Gursky, Tho­mas Ruff, Can­di­da Höfer, Tho­mas Struth y el hom­bre que aho­ra se apo­ya en una pa­red de la Ga­le­ría Hel­ga de Al­vear, en Ma­drid. Es Axel Hüt­te (Es­sen, 1951), aun­que po­dría tra­tar­se de un ha­bi­tan­te de In­ver­na­lia. Pá­li­do, ojos trans­pa­ren­tes, se­su­do, cer­cano, teó­ri­co, nó­ma­da, sin­ce­ro, re­fle­xi­vo. Es­tá en la ca­pi­tal pa­ra inau­gu­rar la mues­tra Sha­dows of Light, un flash-back vi­tal que me­re­ce la pe­na psi­coa­na­li­zar. “Que­ría con­tar có­mo la luz al­te­ra la at­mós­fe­ra de un es­pa­cio y lo trans­for­ma en al­go má­gi­co. Mu­chas de las fo­tos las hi­ce en Ve­ne­cia en los 80 cuan­do es­tu­ve vi­vien­do allí tres me­ses. Son es­ce­na­rios con­ge­la­dos, sin se­res hu­ma­nos, en los que pa­re­ce que al­go ha pa­sa­do pe­ro no se sa­be qué. No son si­tios tu­rís­ti­cos, so­lo ar­qui­tec­tu­ra pu­ra y du­ra”. Axel em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar con la fo­to­gra­fía a los vein­te años, cuan­do una cá­ma­ra de 16 mm le dio la es­pal­da. “Lle­gué a la aca­de­mia de Düs­sel­dorf dispuesto a es­tu­diar ci­ne, pe­ro el apa­ra­to que ha­bía com­pra­do no fun­cio­na­ba, no sa­bía re­sol­ver la par­te téc­ni­ca. La es­cue­la es­ta­ba más in­tere­sa­da en con­ver­tir­nos en pin­to­res, pe­ro des­pués de du­dar un año y me­dio lle­ga­ron los Be­cher y pen­sé, bueno, si no pue­do ha­cer una pe­lí­cu­la, tra­ba­ja­ré con ellos”. El pa­rén­te­sis se pro­lon­gó más de tres dé­ca­das. Al ini­cio se cen­tró en los edi­fi­cios co­mo leit­mo­tiv, aun­que so­lo du­ran­te un bre­ve lap­so de tiem­po. “Re­tra­ta­ba las es­ta­cio­nes aban­do­na­das de Ber­lín. Lue­go me fui a Lon­dres y via­jé por Ita­lia y Es­pa­ña. Em­pe­cé a usar ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos en un entorno na­tu­ral y eso me lle­vó a los pai­sa­jes, des­de mon­ta­ñas has­ta es­pa­cios más ex­tre­mos, co­mo los gla­cia­res”. Así des­cu­brió la na­tu­ra­le­za va­cía, poé­ti­ca, mís­ti­ca, eso­té­ri­ca, téc­ni­ca­men­te per­fec­ta. Y se hi­zo fa­mo­so. Trein­ta años des­pués vuel­ve a Ve­ne­cia con fo­to­gra­fías de pa­laz­zos e igle­sias ac­tua­li­za­das y al ví­deo, el pri­me­ro de su ca­rre­ra (At­to­ni­tus), una ex­pe­rien­cia cós­mi­ca dig­na del Big Bang en la que el re­fle­jo de la lu­na y los fue­gos ar­ti­fi­cia­les se mez­clan con la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. “Mi tra­ba­jo tra­ta so­bre có­mo lo real se vuel­ve irreal. Me gus­tan las imá­ge­nes ca­si fan­tas­ma­gó­ri­cas”. Otro de los ejes de su obra tie­ne que ver con la per­cep­ción o, más bien, con la irri­ta­ción. “Es la pa­la­bra cla­ve pa­ra ex­pli­car lo que ha­go. In­clu­so cuan­do el te­ma es fa­mi­liar, co­mo una mon­ta­ña,

axel hüt­te

no es­toy in­tere­sa­do en ha­cer la foto del pi­co y el ama­ne­cer. Voy a pie a la ci­ma o me su­bo en un he­li­cóp­te­ro pa­ra te­ner una vis­ta dis­tin­ta, la mi­ra­da del águi­la. De esa for­ma con­si­go ac­ti­var la ima­gi­na­ción del que ob­ser­va. No es lo que ves, sino lo que la foto su­gie­re”. Pa­ra mi­rar más, a Axel le gus­ta via­jar sin un rum­bo pre­fi­ja­do. “Co­mo no fo­to­gra­fío se­ries, mo­ver­me me per­mi­te en­fren­tar­me a lo des­co­no­ci­do. A ve­ces una ima­gen in­tere­san­te pue­de sur­gir de una reali­dad abu­rri­da y al con­tra­rio. Se­guí du­ran­te dos años la ru­ta de Hum­boldt en Amé­ri­ca. Des­cen­di­mos el río Ori­no­co en bar­co sin nin­gu­na idea pre­via. De pron­to vi un re­fle­jo en el agua que me lla­mó la aten­ción, le di la vuel­ta, pe­gán­do­lo al cie­lo, y fun­cio­nó. Cuan­do em­pren­do via­je co­noz­co la vi­sión glo­bal pe­ro no los de­ta­lles. Me gus­ta vi­vir pe­ga­do a lo ines­pe­ra­do. Soy cu­rio­so, ne­ce­si­to ver co­sas nue­vas pa­ra trans­for­mar­las en imá­ge­nes”, con­clu­ye.

n Ex­po­si­ción ‘Sha­dows of Lights’, has­ta el 30 de ju­nio y pre­via ci­ta du­ran­te el mes de ju­lio en Hel­ga de Al­vear (Ma­drid). www.hel­ga­deal­vear.com

“QUE­RÍA RE­FLE­JAR CÓ­MO LA LUZ AL­TE­RA EL ES­PA­CIO, TRANS­FOR­MÁN­DO­LO EN AL­GO PA­RE­CI­DO A UN SUE­ÑO”, ASE­GU­RA HÜT­TE. CA’COR­NER DE­LLA RE­GI­NA-3, ITA­LIA (2012). EN LA OTRA PÁ­GI­NA: CON­SER­VA­TO­RIO DI MUSICA-1, ITA­LIA (2012).

En el sa­lón, pa­pel au­ra de cor­te­za de ár­bol edi­ta­do por weitz­ner y obra de bhar­ti kher he­cha con bin­dis (ele­men­to de­co­ra­ti­vo in­dio pa­ra la fren­te). so­fás ser­pen­ti­ne de vla­di­mir ka­gan, lám­pa­ra up from be­low de char­les tre­vel­yan y me­si­tas de jea­nlouis de­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.