“Qui­se do­tar a la ca­sa de una cier­ta ru­de­za. es im­por­tan­te Que la es­té­ti­ca in­ter­na ten­ga Que ver con el entorno. no po­día usar aquí blan­co y azul co­mo

AD (Spain) - - Casas - (ver car­net de di­rec­cio­nes)

prar no me in­tere­sa, ni quie­ro con­ver­tir mi ho­gar en una ga­le­ría. Mi hi­jo de dos años pue­de to­car­lo to­do y ju­gar con to­do, así es co­mo de­be ser”, re­ma­ta el due­ño. La preo­cu­pa­ción prin­ci­pal de De­niot era sua­vi­zar la ri­gi­dez de la cons­truc­ción mo­der­na con una de­co­ra­ción más cá­li­da. Por eso de­ci­dió in­tro­du­cir ma­te­ria­les na­tu­ra­les. Una de las pa­re­des de la en­tra­da es­tá re­cu­bier­ta de pi­za­rra, la chi­me­nea, di­se­ño su­yo, es­tá fa­bri­ca­da a par­tir de ace­ro cor­ten; en el sa­lón, uno de los mu­ros apa­re­ce ves­ti­do por un ma­ra­vi­llo­so pa­pel he­cho con la cor­te­za de un ár­bol sud­ame­ri­cano y uti­li­zó pie­dra lo­cal, el tra­ver­tino, no so­lo en la fa­cha­da del edi­fi­cio sino tam­bién en el ba­ño prin­ci­pal. “Cuan­do te es­tás dan­do una du­cha en mi­tad de un abra­sa­dor día de ve­rano, quie­res te­ner la sen­sa­ción de que es­tás fue­ra de ca­sa”, ex­pli­ca. Pa­ra el sa­lón bus­có mue­bles ama­bles de for­mas re­don­dea­das que ate­núa­sen las lí­neas geo­mé­tri­cas de la gran ca­ja cua­dra­da que los al­ber­ga, co­mo los si­nuo­sos so­fás de Vla­di­mir Ka­gan y las tres me­si­tas cir­cu­la­res y ju­gó con la dis­po­si­ción bus­can­do el mis­mo ob­je­ti­vo: en el co­me­dor, la me­sa es­tá co­lo­ca­da dia­go­nal­men­te. “Si no, se hu­bie­ra pa­re­ci­do de­ma­sia­do a la de una can­ti­na”, aña­de De­niot. So­bre ella, un mó­vil ins­pi­ra­do en los re­mos de los bar­cos fue en­car­ga­do es­pe­cial­men­te al ar­tis­ta fran­cés Xa­vier Veilhan, igual que la es­cul­tu­ra de ma­de­ra de la en­tra­da. El res­to de los es­pa­cios aco­gen a ar­tis­tas co­mo el fo­tó­gra­fo ja­po­nés Hi­ros­hi Su­gi­mo­to, Dou­glas Gor­don, Da­vid Rat­cliff o Jean-bap­tis­te Huynh. Jean-louis, al que no le gus­ta to­mar­se de­ma­sia­do en se­rio, opi­na que la vi­lla, des­pués de su in­ter­ven­ción, pa­re­ce un gra­ne­ro o un re­fu­gio pa­ra los ani­ma­les. “Es co­mo un es­ta­blo con pas­ti­llas en el te­cho”, di­ce el fran­cés, se­ña­lan­do el chan­de­lier de Os­wald Haerdtl del sa­lón, he­cho de glo­bos de cris­tal tin­ta­dos de blan­co. “Una de las ove­jas de Clau­de y Fra­nçoi­sxa­vier La­lan­ne no es­ta­ría fue­ra de lu­gar en un rin­cón”, re­ma­ta. A pe­sar de las bro­mas, es­tá muy sa­tis­fe­cho con su tra­ba­jo. “Cuan­do es­toy aquí no quie­ro ir­me a nin­gún si­tio. Ado­ro el lu­gar”, con­clu­ye. Vien­do la gran pis­ci­na, ro­dea­da de ve­ge­ta­ción y aden­trán­do­se en el Me­di­te­rrá­neo, lo en­ten­de­mos.

n

EN LA CO­CI­NA, MUE­BLES WOOD 100% DE GIAN­CAR­LO VEG­NI PA­RA EF­FE­TI CU­CI­NE Y LÁM­PA­RA PLANK DE MAR­SIA HOL­ZER. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: JUN­TO A LA PIS­CI­NA, TUM­BO­NAS 104 DE RO­BER­TO DOR­DO­NI PA­RA RO­DA CON ME­SI­TAS DE CE­RÁ­MI­CA INOUT 41 DE PAO­LA NA­VO­NE PA­RA GER­VA­SO­NI Y BU­TA

EN EL BA­ÑO PRIN­CI­PAL SE USÓ EL MIS­MO TRA­VER­TINO QUE EN EL EX­TE­RIOR DE LA CA­SA, AUN­QUE EL SUE­LO ES DE CE­MEN­TO EN­CE­RA­DO. DE­NIOT DI­SE­ÑÓ EL LA­VA­BO A ME­DI­DA Y EL ES­PE­JO PA­RA POUENAT. GRI­FE­RÍA BROOKLYN 31 DE WA­TER­MARK Y JA­RRÓN DE GI­LLES CAFFIER. EN LA OTRA PÁ­GI

EN UN DOR­MI­TO­RIO, FOTO DE JEAN-BAP­TIS­TE HUYNH, LÁM­PA­RA DE GINO SAR­FAT­TI Y COL­CHA DE RO­MO. DE­BA­JO, EN LA EN­TRA­DA, PA­RED FO­RRA­DA DE PI­ZA­RRA Y CON­SO­LA DE CHAR­LOT­TE PE­RRIAND CON ES­CUL­TU­RA DE XA­VIER VEILHAN. AL FON­DO, SI­LLA KAN­GA­ROO DE PIE­RRE JEAN­NE­RET. EN LA

DE JA­NUS ET CIE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.