Mi­lan, na­tu­ra­le­za, tro­pi­cal.

Ca­sa con su bó­ve­da de ce­men­to y la in­te­gra­ción con la es una pie­za icó­ni­ca de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­nis­ta

AD (Spain) - - Casas - (ver car­net de di­rec­cio­nes)

Mar­cos Aca­ya­ba (São Pau­lo, 1944) vi­ve en una ca­sa pro­yec­ta­da por él pe­ro pen­san­do en las ne­ce­si­da­des de otro. So­lo te­nía 28 años años cuan­do su cu­ña­da Betty Mi­lan, psi­coa­na­lis­ta y es­cri­to­ra, le en­car­gó en 1972 que le di­se­ña­ra una vi­vien­da en el ba­rrio de Ci­da­de Jar­dim de su ciu­dad na­tal. Aun­que an­tes si­quie­ra de es­tre­nar­la és­ta se tras­la­dó a Pa­rís y se la ven­dió a su crea­dor, que con­ti­núa vi­vien­do en ella con su es­po­sa. “Me dio car­ta blan­ca. So­lo me pi­dió que tu­vie­ra cua­tro dor­mi­to­rios y una gran pis­ci­na. Si la hu­bie­se he­cho pa­ra mí hu­bie­ra si­do mu­cho más di­fí­cil. Es com­pli­ca­do pa­ra un ar­qui­tec­to, y más si eres tan jo­ven, te­ner cla­ro lo que quie­res. Pe­ro creo que es lo me­jor que he he­cho nun­ca”, ex­pli­ca. Aun­que no era su pri­me­ra obra, fue la que le pu­so en el ma­pa de la ar­qui­tec­tu­ra bra­si­le­ña y don­de co­men­zó a ex­plo­rar te­mas re­cu­rren­tes en su prác­ti­ca co­mo la in­te­gra­ción de la na­tu­ra­le­za o el uso de la luz. El te­rreno de más de 2.000 m2 era una he­ren­cia de fa­mi­lia. “Lo ge­ne­ro­so de sus pro­por­cio­nes nos per­mi­tió ha­cer un re­par­to muy equi­li­bra­do en­tre la cons­truc­ción y el jar­dín. Par­ti­mos del su­pues­to de que uno abra­za­ra al otro. Al es­tar en una cues­ta sua­ve de­ci­dí con­ce­bir el edi­fi­cio en tres me­dios ni­ve­les”. Aca­ya­ba creó una enor­me pe­ro es­ti­li­za­da bó­ve­da de ce­men­to re­for­za­do que des­can­sa en el sue­lo so­bre cua­tro vér­ti­ces. Es una es­pe­cie de con­cha que co­bi­ja los es­pa­cios in­te­rio­res ce­rra­dos con mu­ros de cris­tal pa­ra que es­tén co­nec­ta­dos vi­sual­men­te des­de cual­quier pun­to con el jar­dín tro­pi­cal, obra de Mar­le­ne Mi­lán, su mu­jer. El ar­qui­tec­to uti­li­zó tres úni­cos ma­te­ria­les: ce­men­to, cris­tal y ma­de­ra au­tóc­to­na. “Es bra­si­le­ña y se lla­ma pe­ro­bin­ha-do-cam­po. Era muy co­mún ha­ce años pe­ro hoy es im­po­si­ble en­con­trar­la. Los ár­bo­les ca­si se han ex­tin­gui­do”, cuen­ta. El mis­mo sue­lo de bal­do­sa hi­draú­li­ca pu­li­dí­si­ma ro­jo óxi­do se re­pi­te en to­das las es­tan­cias y se ex­tien­de tam­bién a los ex­te­rio­res en es­ta bús­que­da de con­cor­dan­cia. “Así el flu­jo es con­ti­nuo. Se evi­tan ca­mi­nos re­pe­ti­ti­vos y pun­tos muer­tos”, di­ce. Ca­sa Mi­lan tie­ne los dor­mi­to­rios en la plan­ta su­pe­rior, con enor­mes puer­tas co­rre­de­ras y dos ba­ños en­ci­ma de los cua­les sur­gen dos to­rres que al­ma­ce­nan el agua. En el ni­vel in­ter­me­dio se en­cuen­tra el sa­lón, la pis­ci­na y la te­rra­za. Y en el ba­jo, el co­me­dor, la co­ci­na, una la­van­de­ría y el ga­ra­je. En to­tal 800 m2. La ca­sa es­tá lle­na de so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas, en el es­ti­lo mo­der­nis­ta tro­pi­cal bra­si­le­ño: el sa­lón es­tá de­li­mi­ta­do por tres pa­re­des de cris­tal y un vo­lu­men rec­tan­gu­lar que al­ber­ga un so­fá de obra, la chi­me­nea y una es­tan­te­ría, o en los ba­ños y los dor­mi­to­rios, unos pa­ne­les pi­vo­tan­tes per­mi­ten que cir­cu­le el ai­re. Em­pe­zó a cons­truir­la en 1973 y ter­mi­nó en 1975, aun­que des­de en­ton­ces no se ha to­ca­do prac­ti­ca­men­te na­da. “In­ten­to con­se­guir la má­xi­ma efi­cien­cia, con­fort y, co­mo con­se­cuen­cia de am­bos, be­lle­za. Don­de no ha­ya na­da ex­ce­si­vo, don­de no fal­te na­da”, re­ma­ta. Ca­sa Mi­lan lo re­fle­ja y de­mues­tra que lo bien he­cho no tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad.

n

Las es­ca­le­ras vo­la­das de hor­mi­gón que co­nec­tan los tres pi­sos por la par­te ex­te­rior. dcha., en un pa­si­llo, so­fá del fran­co-bra­si­le­ño mi­chel ar­noult. en la otra pá­gi­na: en el ba­ño, si­lla de tho­net. la en­ci­me­ra de los la­va­bos tam­bién es­tá he­cha a me­di­da de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.