Cam­bia de ca­sa

AD (Spain) - - Y Digo Yo... - EN­RIC PAS­TOR, DI­REC­TOR

iem­pre que vuel­vo de las va­ca­cio­nes fan­ta­seo con cam­biar de ca­sa. Via­jar y co­no­cer

otras ciu­da­des, ho­te­les, res­tau­ran­tes y tien­das me lle­na la ca­be­za de nue­vas ideas so­bre có­mo me gus­ta­ría vi­vir. No ha­blo del co­di­cia­do ático con te­rra­za, me re­fie­ro a pe­que­ños pe­ro gran­dio­sos vuel­cos do­més­ti­cos. A ve­ces un co­lor, una pie­za o ti­rar lo

in­ser­vi­ble bas­tan pa­ra de­jar el pi­so co­mo re­cién es­tre­na­do. Otras se mon­ta la gran re­vo­lu­ción, co­mo cuan­do mue­ves el so­fá de si­tio y el res­to de mue­bles des­afi­na en la nue­va dis­tri­bu­ción. Lo cier­to es que en sep­tiem­bre

me ape­te­ce mu­dar­me a mi pro­pio (pe­ro nue­vo) apar­ta­men­to. Al igual que una plan­ta ne­ce­si­ta po­da y

abono, o que tu ar­ma­rio aña­de ten­den­cias ca­da tem­po­ra­da, tu re­fu­gio ha­bi­tual tam­bién pide a gri­tos mi­mos y al­gún ‘lif­ting’. ¿Có­mo no va a que­rer cam­biar si

tu vi­da tam­bién cam­bia? Ca­da eta­pa ne­ce­si­ta una es­ce­no­gra­fía dis­tin­ta. Y ya que te po­nes, desin­hí­be­te,

sa­ca lo me­jor que hay en ti, atré­ve­te a des­cu­brir­te. Per­pe­tra ese ti­po de co­sas que te pa­re­cen una lo­cu­ra: tus do­mi­nios siem­pre son una oca­sión es­pe­cial. En mi ca­so, es el mo­men­to de aña­dir una li­bre­ría vis­ta en la is­la de

la co­ci­na, no pa­ra lle­nar­la de ma­nua­les de re­ce­tas (co­mo buen va­len­ciano so­lo me gus­ta ha­cer pae­lla y arroz al horno, y me sa­len muy bien), sino pa­ra no­ve­las y li­bros de fo­to­gra­fía. Es un es­pa­cio muer­to que pide un bo­ca a bo­ca. La bue­na de­co­ra­ción es de los va­lien­tes, co­mo los due­ños de las ca­sas que he­mos ele­gi­do pa­ra

es­te nú­me­ro ba­jo el tí­tu­lo ‘Es­ti­lo au­daz’. ¿Ne­ce­si­tas más mo­ti­vos pa­ra lan­zar­te?

los fo­tó­gra­fos Phi­lli­pe Mil­ton, ga­lle­gos ellos a pe­sar de su nom­bre, con el es­ti­lis­ta pa­ra dis­pa­rar nues­tro Zoom más ita­liano. “Una bo­te­lla de Cam­pa­ri nos ayu­dó a su­pe­rar la se­sión, que aca­bó a las tan­tas”, con­fie­sa Pe­te. Otros que tra­ba­ja­ron con noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía en los Ma­dri­les son y

Nu­ria Me­no­yo,

Blas, Da­niel Schä­fer

Pa­co de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.