EM­BE­LE­SA­DA DE UNA SHOP­PER CON­FE­SIO­NES “Hay que be­sar mu­chos sa­pos has­ta en­con­trar a tu prín­ci­pe Azul”, ase­gu­ra

AD (Spain) - - Adicciones Ad - Por evi­ta ca­ño

el re­fra­ne­ro fe­me­nino po­pu­lar. Mi so­bri­na Oli­via Al­ba Pa­tri­cia odia los ba­tra­cios y ado­ra la reale­za. Re­cién lle­ga­da des­de Mé­xi­co pa­ra ha­cer un más­ter de di­se­ño en Es­pa­ña, es la per­so­na más ex­tre­mis­ta que co­noz­co. Lo su­yo es ca­pri­cho, amor o in­di­fe­ren­cia (dig­na so­bri­na de su tía) y ha de­ci­di­do que no va a per­der el tiem­po re­par­tien­do be­sos in­sus­tan­cia­les sino que irá di­rec­ta a su ob­je­ti­vo: En­ri­que de Ga­les ,el hi­jo me­nor de Car­los de In­gla­te­rra. Por y pa­ra Harry se ha com­pra­do to­da la ga­ma de ro­jo pa­sión de los lá­pi­ces de la­bios de Kat Von D, que tie­nen unos aca­ba­dos es­pec­ta­cu­la­res y du­ra­de­ros. Su in­ten­ción es de­jar hue­lla y que el prin­ci­pi­to, al co­no­cer­la, ya no pue­da vol­ver a ser él mis­mo has­ta que mi Oli, co­mo hi­zo Ka­te con Gui­ller­mo, le di­ga: “Sí quie­ro”. Lo tie­ne pla­ni­fi­ca­do al mi­lí­me­tro y en su ma­le­ta ha me­ti­do el enig­má­ti­co e irre­sis­ti­ble per­fu­me Alaïa Pa­ris, un bra­za­le­te con una impresionante flor de pie­dras pre­cio­sas de la co­lec­ción Se­crets & Lights de Piaget, tres bol­sos Bar­ce­lo­na de Loe­we de dis­tin­tos co­lo­res y co­mo de­ta­lle pa­ra la pa­rien­te –o sea yo– que la aco­ge­rá en ca­sa el tiem­po que ha­ga fal­ta, el tra­ta­mien­to Lan­cô­me Vi­sion­nai­re Nuit Beauty Sleep Per­fec­tor, ¡creo que no me po­dría ha­ber traí­do al­go que desea­ra más! La cues­tión es que am­bas nos va­mos

de fe­rias es­te mes: pri­me­ro a Fran­cia con Mai­son & Ob­ject y lue­go a Lon­dres con­du­cien­do el Opel Adam Rock que nos de­ja ama­ble­men­te Jean Paul (Gaul­tier), fan in­con­di­cio­nal de es­te co­che. “Es el com­pa­ñe­ro de via­je ideal. Le ha­blas y ha­ce to­do lo que le di­ces sin re­chis­tar”, nos cuen­ta. Con Tent y Lon­don De­sign Fes­ti­val so­na­rá el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da pa­ra su ca­ce­ría. Mi so­bri se ha to­ma­do las mo­les­tias de bus­car en In­ter­net las me­di­das exac­tas de su fu­tu­ro ma­ri­do y ha re­cu­rri­do al Per­so­nal Tai­lo­ring de Mas­si­mo Dut­ti pa­ra que le ha­gan un tra­je de la co­lec­ción Country & Wee­kend Lux que le que­da­rá cla­va­do. Su plan es co­lar­se en una co­mi­da in­for­mal que Harry ha or­ga­ni­za­do en Buc­king­ham Pa­la­ce y en­tre­gar­le el ex­qui­si­to pre­sen­te ma­de in Spain. Lo ma­lo es que cuan­do fue a en­car­gar el tres pie­zas a la sas­tre­ría Dut­ti, tam­bién se que­dó pren­da­da del nue­vo per­fu­me Ac­qua di Par­ma Co­lo­nia Club que olió mien­tras pa­sea­ba por Bond Street, del re­loj Or­ga­nic Time 1 de Die­trich que vis­lum­bró en una mu­ñe­ca mas­cu­li­na con bom­bín in­glés y del Tu­dor Fastrider Black Shield de un ju­ga­dor de po­lo con el que pen­só ob­se­quiar a su fu­tu­ro cu­ña­do, Wi­lliam de In­gla­te­rra. Lo en­vol­vió to­do pa­ra re­ga­lo (es una shop­per em­be­le­sa­da co­mo yo, los ge­nes son los ge­nes) y cos­tó lo su­yo con­ven­cer­la de que so­lo iba a un lunch, que en el Reino Unido no exis­ten los Re­yes Ma­gos, que un de­ta­lle spa­nish que­da bien pe­ro un lo­te de ofren­das es exa­ge­ra­do y que, más ade­lan­te, si ha­ce fal­ta ya ha­bla­rá de la do­te. Fi­nal­men­te Tu­dor me lo que­dé yo y el Hu­blot, ella. (con­ti­nua­rá)

n

Aro­ma ver­de Ac­qua di Par­ma Co­lo­nia Club evo­ca la ele­gan­cia, la per­fec­ción, el es­pí­ri­tu via­je­ro y eru­di­to de los ca­ba­lle­ros de la Ita­lia de 1900. No es so­lo un nue­vo per­fu­me, es la cons­ta­ta­ción de que la vi­ri­li­dad tie­ne un aro­ma.

So­mos co­le­gas El Opel Adam Rock es mu­cho más que un co­che. Lo pue­des per­so­na­li­zar de arri­ba aba­jo y ca­si lo con­du­ces con la voz. Es eco­ló­gi­co, apar­ca so­lo y te lee los mails. Tu com­pa­ñe­ro.

Yo quie­ro La co­lec­ción Se­crets & Lights de Piaget es pu­ra evo­ca­ción. Es­te bra­za­le­te de oro ro­sa, con una sub­yu­gan­te flor de ru­bíes y otras pie­dras pre­cio­sas, se ins­pi­ra en la Ru­ta de la Se­da y nos enamo­ra.

Sas­tre El nue­vo ser­vi­cio Per­so­nal Tai­lo­ring de Mas­si­mo Dut­ti es la sin­gu­la­ri­dad ex­tre­ma del buen ves­tir. Tu tra­je per­fec­to, so­lo pa­ra ti, con la for­ma del pan­ta­lón, cue­llos, te­las y fo­rros a tu gus­to en las lí­neas Country & Wee­kend Lux, Bu­si­ness Lux y Ext

Mo­to time Tu­dor y Du­ca­ti se han alia­do pa­ra crear el de­por­ti­ví­si­mo Fastrider Black Shield, un re­loj de una so­la pie­za de ce­rá­mi­ca ne­gra y co­rrea de cau­cho o cue­ro. Em­pie­za a ro­dar.

Be­so El ma­qui­lla­je de Kat Von D Beauty lle­ga a Es­pa­ña y ate­rri­za en Sep­ho­ra. La lí­nea de la ta­tua­do­ra yan­kee tie­ne lar­ga du­ra­ción, al­ta pig­men­ta­ción y co­ber­tu­ra to­tal. Tu be­sa, el co­lor se que­da­rá en tus la­bios. Te ilumina Sus agu­jas son im­pac­tan­tes y lum

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.