PI­SO de­ci­mo­nó­ni­co con gui­ños al AR­TE con­tem­po­rá­neo.

AD (Spain) - - Adicciones Ad -

e re­sul­tó im­po­si­ble per­ma­ne­cer in­di­fe­ren­te la pri­me­ra vez que lo ví”, re­cuer­da la due­ña de es­te apar­ta­men­to pa­ri­sino. Sus muy bur­gue­ses 240 m2, con las pa­re­des par­cial­men­te re­cu­bier­tas con fres­cos, ha­bían per­te­ne­ci­do al ge­ne­ral Pie­rre Ma­rie Ga­llois, el pa­dre de la doc­tri­na de la di­sua­sión nu­clear fran­ce­sa, y por la vi­vien­da ha­bían pa­sa­do mu­chos de los gran­des per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal del si­glo XX. “Las pin­tu­ras le da­ban mu­cho ca­rác­ter al lu­gar, pe­ro tam­bién eran abru­ma­do­ras, im­po­nen­tes y de­ma­sia­do in­ten­sas”. Pa­ra trans­for­mar­la en una ca­sa fa­mi­liar aco­ge­do­ra pa­ra ella, su ma­ri­do y sus tres hi­jos lla­mó a Ali­re­za Ra­za­vi, ar­qui­tec­to de in­te­rio­res ira­ní afin­ca­do en Pa­rís y ami­go de la in­fan­cia. “Me gus­ta to­do lo que ha­ce. Se re­nue­va cons­tan­te­men­te, ca­da uno de sus pro­yec­tos es úni­co”, ase­gu­ra. Ra­za­vi, amis­tad obli­ga, se sin­tió có­mo­do pa­ra pro­po­ner­le pie­zas y tien­das que nor­mal­men­te hu­bie­ra ocul­ta­do a otro clien­te y la con­ven­ció pa­ra con­ser­var la hue­lla del ge­ne­ral Ga­llois y la idea de los fres­cos al me­nos en una ha­bi­ta­ción, aun­que con un to­que más con­tem­po­rá­neo. La co­ci­na-co­me­dor fue la es­tan­cia ele­gi­da e, ins­pi­rán­do­se en ar­tis­tas co­mo Sol Le­witt, Frank Ste­lla y Sa­rah Mo­rris, el in­terio­ris­ta se in­ven­tó un mo­ti­vo abs­trac­to y bri­llan­te que cu­bre to­do el es­pa­cio. “To­do el mun­do se sien­te atraí­do na­da más en­trar”, re­la­ta la pro­pie­ta­ria. Ade­más, fa­bri­có una me­sa a me­di­da de ce­dro sin tra­tar, pa­ra que el olor de la ma­de­ra de­ja­ra su hue­lla en el ho­gar. El otro rin­cón de al­to vol­ta­je es la en­tra­da, que re­cuer­da a los es­ce­na­rios de los ví­deos del ar­tis­ta ame­ri­cano Matt­hew Bar­ney al es­tar com­ple­ta­men­te re­ves­ti­da de una inusual bal­do­sa geo­mé­tri­ca con efec­to trom­pe l’oeil. “Con su obra crea un mun­do pa­ra­le­lo con ob­je­tos que re­sul­tan fa­mi­lia­res sin ser­lo del to­do”, di­ce Ali­re­za. Él se pro­pu­so di­se­ñar al­go si­mi­lar que con­tras­ta­se con la es­truc­tu­ra clá­si­ca de un edi­fi­cio del XIX. “Me in­tere­sa la yux­ta­po­si­ción de imá­ge­nes que no fun­cio­nan del to­do bien jun­tas. Me gus­ta la idea de que las co­sas no sean per­fec­tas y la no­ción de ex­pe­rien­cia re­tar­da­da. Al­go que pa­re­ce ba­nal y mun­dano y lue­go des­cu­bres que no es lo que pen­sa­bas”, ex­pli­ca su crea­dor. El res­to del apar­ta­men­to es más tran­qui­lo. Su clien­te le pi­dió ex­pre­sa­men­te que hu­bie­se una mo­que­ta blan­ca en el sa­lón y el dor­mi­to­rio prin­ci­pal. “Bus­ca­ba una sen­sa­ción de co­mo­di­dad, po­der sen­tar­me en el sue­lo tran­qui­la­men­te”, de­cla­ra. Se eli­gie­ron tam­bién mue­bles po­co es­tri­den­tes y de di­se­ño clá­si­co y atem­po­ral co­mo si­llas da­ne­sas de los 60, una day­bed de Ar­flex y la Bar­ce­lo­na de Van der Rohe, que re­ma­tan el pro­yec­to. El re­sul­ta­do es mu­cho más lu­mi­no­so que en tiem­pos de Ga­llois, pe­ro sin trai­cio­nar el es­pí­ri­tu de grand mai­son del ba­rrio, el aris­to­crá­ti­co 17ème arron­dis­se­ment.

n

EL MU­RAL DE LA CO­CI­NA, QUE CON­TRAS­TA CON LAS MOL­DU­RAS DE ES­CA­YO­LA DE­CI­MO­NÓ­NI­CAS, ES­TÁ INS­PI­RA­DO EN SOL LE­WITT, FRANK STE­LLA Y SA­RAH MO­RRIS CON CO­LO­RES DE SIKKENS. SO­BRE LA ME­SA DE CE­DRO A ME­DI­DA, PLA­TOS DE JL CO­QUET Y BO­LES DE ALESSI. SI­LLAS SIDE DE HARRY

Des­de la iz­da., al­fom­bra de al­go­dón Ro­se de Va­le­rio Som­me­lla pa­ra Ca­lli­ga­ris, so­fá Bold de Pa­tri­cia Ur­quio­la pa­ra Mo­ro­so y lám­pa­ra Ca­ge de ace­ro cu­pe­ri­za­do (des­de 65€) de Ha­bi­tat. Aba­jo, apa­ra­dor de no­gal Da­ko­ta de Ales­sio Bas­san pa­ra Cat­te­lan Ita­lia. Mec

Por abir re­bo­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.