FLE­CHA­ZO 3.0

Si crees que no pue­des en­con­trar el amor en In­ter­net es que no has en­tra­do en www.re­vis­taad.es. Una do­sis dia­ria de ins­pi­ra­ción de­có con la que en­lo­que­ce­rás.

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones - (vie­ne de la pág. 76) EEUU: Reino Unido: Fran­cia: Ita­lia: Es­pa­ña: Ru­sia: Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca: Brasil: Chi­na: Co­rea: Su­dá­fri­ca: JUIFE.

en con­cep­tos en­la­ta­dos, co­mo que “es im­por­tan­te in­ter­ac­tuar, par­ti­ci­par, for­mar par­te, co­nec­tar o dia­lo­gar”. A ra­tos pa­re­ce el con­tes­ta­dor de un te­lé­fono de au­to­ayu­da o uno de esos pre­di­ca­do­res his­trió­ni­cos de la te­le­vi­sión. Si Koons no se lla­ma­ra Koons, al­gu­nas de sus obras pa­sa­rían des­aper­ci­bi­das en las tien­das de chi­nos, es el ca­so de Lobs­ter, una col­cho­ne­ta in­fla­ble con for­ma de lan­gos­ta; o no des­en­to­na­rían con la eta­pa más kitsch de Lladró co­mo la es­cul­tu­ra Mi­chael Jack­son y Bub­bles; o se di­fu­mi­na­rían en un par­que de atrac­cio­nes si ha­bla­mos del su­per­hé­roe Hulk (Or­gan) con­ver­ti­do en ins­tru­men­to mu­si­cal. Pe­ro en nom­bre del Pop, lo que ha­ce es­te crea­dor, co­mo po­co, es di­ver­ti­do. No obs­tan­te, cuan­do de­ja de la­do la pa­sión por sí mis­mo y sus an­sias por ser el fo­co de aten­ción, sa­be mu­cho, ama y res­pe­ta el Ar­te. Ma­net, Ve­láz­quez, Go­ya o Du­champ es­tán en­tre sus maes­tros. “Me en­can­ta el con­cep­to Van­guar­dia, dis­fru­to mi­ran­do y re­vi­san­do la his­to­ria”. Y esa ad­mi­ra­ción la po­ne en prác­ti­ca co­mo pa­dre. “Voy a ex­po­si­cio­nes con mis hi­jos. Ca­da dos años vi­si­ta­mos The Al­te Pi­na­kot­hek en Mú­nich, es uno de nues­tros mu­seos fa­vo­ri­tos, y dis­fru­ta­mos con su co­lec­ción que va de la Edad Me­dia al Ro­co­có. Quie­ro que cuan­do pien­sen en ar­te no so­la­men­te lo re­la­cio­nen con sus pa­dres (su mu­jer Jus­ti­ne Whee­ler tam­bién es ar­tis­ta), pre­ten­do que nos vean sim­ple­men­te co­mo ma­má y pa­pá y que pien­sen en al­go mu­chí­si­mo más gran­de: en Da­lí o El Gre­co”. Su de­vo­ción por la plás­ti­ca ha da­do lu­gar a que, amén de ser un crea­dor co­lec­cio­na­do, él a su vez po­sea su pro­pia co­lec­ción de pin­tu­ras, por ejem­plo, de Pi­cas­so, una fi­gu­ra que le mar­có. “Soy muy afor­tu­na­do de po­der in­ter­ac­tuar con su tra­ba­jo. Ha­ce 10 años com­pré un be­so su­yo y cam­bió mi vi­da, me inun­dó una nue­va sen­sa­ción de li­ber­tad con mi tra­ba­jo”. Su ve­na ar­tís­ti­ca le vie­ne des­de ni­ño, a los sie­te años de­di­ca­ba sus fi­nes de se­ma­na a crear co­sas, más tar­de se apun­ta­ba a to­das las cla­ses de di­bu­jo que pi­lla­ba en su ca­mino y, ya en la uni­ver­si­dad, se li­cen­ció en His­to­ria del Ar­te. “Fue cuan­do to­mé con­cien­cia de su po­ten­cial, com­pren­dí su au­tén­ti­co po­der y có­mo es­tá co­nec­ta­do con el res­to de dis­ci­pli­nas. Pa­ra mí es una es­pe­cie de via­je en el que siem­pre he par­ti­ci­pa­do”, ex­pli­ca. Has­ta mon­tar su pri­me­ra in­di­vi­dual a los 25 años re­co­rrió un lar­go (pe­ro no tor­tuo­so) ca­mino. Siem­pre tu­vo cla­ro su ob­je­ti­vo: “For­mar par­te de al­go es­pe­cial, en­trar en un diá­lo­go que pro­si­gue”, nos cuen­ta, pe­ro ad­vier­te: “No soy de tra­ba­jar ba­jo pre­sión, me gus­ta dis­fru­tar, el ejer­ci­cio, la coor­di­na­ción, la an­ti­ci­pa­ción, la par­ti­ci­pa­ción co­mo ser hu­mano, de­di­car tiem­po y de­lei­tar­me con mi vi­da pri­va­da y pú­bli­ca, con mi tras­cen­den­cia, mi me­mo­ria, mi his­to­ria”. Mr. Koons es un triun­fa­dor, me­nos su­per­fi­cial que el per­so­na­je que se ha in­ven­ta­do. “Mi tra­ba­jo tie­ne una pro­fun­di­dad que co­nec­ta con el ser hu­mano. Una pie­za de ar­te siem­pre se ma­ni­fies­ta den­tro de quien la con­tem­pla. El ob­je­to es sim­ple­men­te un me­dio, no tie­ne luz pro­pia, es in­ani­ma­do y es­tá muer­to, pe­ro quien lo mi­ra tie­ne la sen­sa­ción de ex­pe­ri­men­tar sen­sa­cio­nes, la ex­pan­sión de sus pa­rá­me­tros, y eso es lo que es el ar­te pa­ra mí, al­go que se com­ple­ta con la mi­ra­da de quien le da vi­da”. Lo di­cho: es­te hom­bre da en­vi­dia. Jeff Koons: Retrospectiva. Has­ta

n el 27 de sep­tiem­bre en el Gug­gen­heim de Bil­bao. www.gug­gen­heim-bil­bao.es

LA PIE­ZA DEL DÍA el ¿Un ri­tual pa­ra desa­yuno? De­jar­te ten­tar por nues­tra se­lec­ción de ob­je­tos de­có in­fa­li­bles. EN EL ES­TU­DIO DE... Boa Mis­tu­ra es si­nó­ni­mo de gra­fi­tis ro­tun­dos. Su ta­ller así lo re­fle­ja. AR­TE To­das las ci­tas de la ren­trée cul­tu­ral, co­mo l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.