Co­sas QUE me ha­cen fe­liz AE­RIN LAU­DER

4 La nie­ta de la mag­na­te de la cos­mé­ti­ca ha crea­do ‘Ae­rin’, su pro­pia fir­ma de be­lle­za y de­co­ra­ción. Vi­ve en­tre Man­hat­tan y Long Is­land ro­dea­da de ar­mo­nía, lí­neas sim­ples y ma­te­ria­les na­tu­ra­les.

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones - Por bet­ti­na dub­covsky

8. Su ca­sa en Park Ave­nue. 9. “Siem­pre ten­go flo­res fres­cas”. 10. Apa­ra­dor de Hans J. Wegner. 1. mi ca­sa. Tan­to la de Man­hat­tan co­mo la de Long Is­land, que heredé de mi abue­la, son pa­ra ser vi­vi­das. No hay co­tos pri­va­dos. To­do se pue­de to­car, mo­ver o in­clu­so rom­per... Una ac­ti­tud muy sa­lu­da­ble si te­ne­mos en cuen­ta a mis dos hi­jos ado­les­cen­tes y a mis tres pe­rros. 2. de­co­rar. Ten­go muy cla­ro lo que quie­ro en in­terio­ris­mo, pe­ro tam­bién re­cu­rro a ex­per­tos. Pa­ra mi apar­ta­men­to de Nue­va York, por ejem­plo, con­té con Jac­ques Gran­ge, que me ayu­dó a pu­lir mis ideas. Lo que más me ins­pi­ra es la na­tu­ra­le­za: ado­ro la ma­de­ra y el már­mol. 3. la mez­cla. Mi es­ti­lo es un mix ecléc­ti­co de an­ti­güe­da­des, vin­ta­ge y ob­je­tos más con­tem­po­rá­neos. Con Gran­ge apren­dí a amar la mez­cla de es­tam­pa­dos, tan­to es así que ten­go más te­las de las que hu­bie­ra ima­gi­na­do. Me apa­sio­nan las de Lee Jo­fa, con quien co­la­bo­ro en Ae­rin. 4. el vin­ta­ge. Me en­can­ta per­der­me por mer­ca­dos de pul­gas o an­ti­cua­rios de to­do el mun­do y des­cu­brir ma­ra­vi­llo­sos te­so­ros. Ha­ce al­gu­nos años en­con­tré unas lu­ces vie­ne­sas en un bro­can­te de Sag Har­bor, en Long Is­land. Fue un fle­cha­zo, de he­cho las bo­las de cris­tal de es­tos apli­ques ins­pi­ra­ron la lám­pa­ra Ren­wick Crys­tal Sp­he­re de Ae­rin. 5. el di­se­ño. Ad­mi­ro las lí­neas lim­pias y na­tu­ra­les de Geor­ge Na­kas­hi­ma y los ma­te­ria­les de sus pie­zas. En mi re­fu­gio de Aspen, ten­go una me­sa su­ya. Es uno de mis mue­bles más pre­cia­dos. 6. las flo­res. Mi abue­la plan­ta­ba li­las en su jar­dín. Cre­cí con aro­mas co­mo el de la hier­ba re­cién cor­ta­da y pa­ra mí es esen­cial te­ner un ra­mo de flo­res fres­cas en la en­tra­da. Una pe­que­ña ob­se­sión, jun­to a la de com­prar to­da cla­se de pla­tos y man­te­les pa­ra po­ner me­sas divertidas o la de ase­gu­rar­me de que los co­ji­nes es­tén siem­pre ahue­ca­dos. 7. mis si­tios. En Nue­va York, el Me­tro­po­li­tan Mu­seum , la Neue Ga­le­rie, fun­da­da por mi fa­mi­lia, y el an­ti­cua­rio Ja­mes San­sum. Los bro­can­tes

y en Long Is­land y los mer­ca­di­llos de Pa­rís. 8. el ar­te. Po­seo una obra es­pe­cial que Ells­worth Kelly nos pin­tó cuan­do na­ció uno de mis hi­jos. Cuan­do ten­ga su pro­pia ca­sa, se la da­ré. 9. la ar­qui­tec­tu­ra. Hay edi­fi­cios que hablan por sí so­los de be­lle­za. Por ejem­plo, el nue­vo Whit­ney Mu­seum di­se­ña­do por el gran Ren­zo Piano, que es una gran­dio­sa apor­ta­ción al pai­sa­je ur­bano de Nue­va York. 10. el re­lax. Es­tar en fa­mi­lia en la bi­blio­te­ca, con una ho­gue­ra y una pe­lí­cu­la.

n

“Amo el vin­ta­ge”. 5. Me­sa ba­ja de Na­kas­hi­ma. 6. El Whit­ney Mu­seum de Ren­zo Piano. 7. Ae­rin tie­ne la ma­nía de ahue­car los co­ji­nes, co­mo es­te de Jo­nat­han Ad­ler.

1. Squa­re de Ells­worth Kelly. 2. “Me en­can­ta com­prar pla­tos”. Gar­de­nia Rat­tan, una de las nue­vas fra­gan­cias de Ae­rin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.