“El mun­do es­tá lleno DE ES­TÍ­MU­LOS. MIS FO­TOS SON LA RES­PUES­TA A ESE con­ti­nuo cen­te­lleo”. m.p.

AD (Spain) - - Casas -

Fue pio­ne­ro en dar un gi­ro a la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal y re­cuer­da co­mo uno de los mo­men­tos más ex­ci­tan­tes de su ca­rre­ra el pa­so del blan­co y ne­gro al co­lor, al que de un mo­do his­trió­ni­co, a ve­ces al­go kitsch, y con una ilu­mi­na­ción úni­ca ha sa­ca­do gran par­ti­do. Su obra ha pa­sa­do del mun­do edi­to­rial al ar­tís­ti­co, se ex­po­ne en mu­seos y ga­le­rías (en Es­pa­ña, Es­pa­cio Mí­ni­mo) y es ob­je­to de de­seo pa­ra los co­lec­cio­nis­tas. Aho­ra, co­mo je­fe su­pre­mo de Mag­num tam­bién dis­fru­ta sien­do par­te de la or­ga­ni­za­ción y del pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción de la em­pre­sa pa­ra si­tuar­la en el si­glo XXI y en el pai­sa­je cam­bian­te de fo­tó­gra­fos. “Bus­ca­mos so­cios, mo­der­ni­zar la agen­cia y ex­pan­dir­nos, abrien­do nues­tras puer­tas a fo­tó­gra­fos de ar­te que creen en los tra­ba­jos do­cu­men­ta­les”, ex­pli­ca. Es un cro­nis­ta de lo co­ti­diano, re­tra­ta con iro­nía a gen­te de to­das las cla­ses, su vul­ne­ra­bi­li­dad, sus pro­ble­mas, sus an­sias y de­li­rios de gran­de­za. Parr no le da im­por­tan­cia a su in­flu­yen­te ca­rre­ra: “Soy uno de los mu­chos que con­tri­bu­yen al in­ce­san­te de­sa­rro­llo del len­gua­je fo­to­grá­fi­co y, des­de lue­go, no soy quién pa­ra de­cir ‘Soy un fo­tó­gra­fo im­por­tan­te’... No soy ame­ri­cano (se ríe). Una de las cua­li­da­des que te­ne­mos en In­gla­te­rra es la de ser hu­mil­des”, re­ma­ta. Tam­po­co le mo­les­ta ser imi­ta­do. “No me in­quie­ta ni me sien­to ame­na­za­do –ad­vier­te–. Hay un mon­tón de per­so­nas que uti­li­zan mi mis­mo len­gua­je. To­dos pe­di­mos pres­ta­do y to­dos sa­ca­mos y nos apro­pia­mos del ma­te­rial ex­pre­si­vo acu­mu­la­do en la his­to­ria de la fo­to­gra­fía. Es un pro­ce­so con­ti­nuo”. Mr. Parr odia las eti­que­tas, que le en­ca­si­llen, le bus­quen las vuel­tas o ex­pli­ca­cio­nes es­tram­bó­ti­cas a su tra­ba­jo; no es ana­lí­ti­co y no bus­ca res­pues­tas. “Pue­des de­fi­nir­lo co­mo pai­sa­jes de la vi­da, co­mo la mi­ra­da de un pa­pa­raz­zi, lo pue­des lla­mar co­mo quie­ras... Pa­ra mí es sen­ci­lla­men­te ha­cer fo­tos, in­ter­pre­tar la reali­dad”. Más cla­ro, im­po­si­ble. “O lo en­tien­des o no. Mi fo­to­gra­fía es muy ac­ce­si­ble y si vi­ves en nues­tra so­cie­dad re­co­no­ce­rás de qué se tra­ta. Yo me de­sen­tien­do de lo que la gen­te espera de mí, de có­mo el mun­do me per­ci­be, soy muy cri­ti­ca­do y ha­la­ga­do, pe­ro no leo lo que se es­cri­be so­bre mí. Tam­po­co me preo­cu­pa lo que yo mis­mo pien­so so­bre mí, ni de­fi­nir­me, pre­fie­ro ocu­par el tiem­po en tra­ba­jar”. Con to­da na­tu­ra­li­dad, es­te bri­tá­ni­co que ade­más de cá­ma­ra es ca­za­ta­len­tos, co­mi­sa­rio, edi­tor y do­cu­men­ta­lis­ta, afir­ma que “el ar­te es en­tre­te­ni­mien­to”. En su opi­nión, la me­jor ma­ne­ra de apre­ciar a fon­do una foto “es en un li­bro gran­de y gor­do”. En­tre los gu­rús que le lle­va­ron a ser quién es, en pri­mer lu­gar es­tá su abue­lo, fo­tó­gra­fo afi­cio­na­do que le me­tió el gu­sa­ni­llo: ca­da ve­rano, des­de los 14 años, sa­lían de ca­za y lue­go re­ve­la­ban sus tro­feos. Más tar­de le mar­ca­ron co­le­gas co­mo Bill Brandt, Hen­ri Car­tier-bres­son, Tony Ray-jo­nes, Garry Wi­no­grand, Lee Fried­lan­der o Ro­bert Frank. Aho­ra a Mar­tin le gus­ta apa­dri­nar jó­ve­nes ta­len­tos. “Hay nom­bres ac­tua­les que me im­pac­tan y me en­can­ta ha­cer de co­mi­sa­rio se­lec­cio­nan­do fo­tos pa­ra una ex­po­si­ción o li­bros. Par­te de mi la­bor es en­con­trar gen­te nue­va”. Fue el pri­me­ro en or­ga­ni­zar­le una mues­tra en Eu­ro­pa a Rin­ko Ka­wau­chi, del que tie­ne una enor­me foto en el sa­lón. De te­ner que es­co­ger sus fa­vo­ri­tas en­tre to­da la obra que ha fir­ma­do (no le di­vier­te na­da que le pon­ga­mos en es­ta dis­yun­ti­va) ad­mi­te que se que­da­ría con las se­ries Last Re­sort (1983-1985), en la que re­tra­tó a la cla­se obre­ra bri­tá­ni­ca du­ran­te sus va­ca­cio­nes en

NA­RROW BOOK 6 AV10 LA DI­SE­ÑA­DO­RA DES­CU­BRIÓ ES­TA AM­PLIA TE­RRA­ZA EN­TRE LAS RO­CAS CER­CA­NAS A LA CA­SA, DES­DE DON­DE SE VE EL MÁ­GI­CO PA­NO­RA­MA DE LAS IS­LAS DE LIPARI Y DE VUL­CANO Y, EN LOS DÍAS CLA­ROS, EL VOL­CÁN ET­NA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL POR­CHE HAY UN SEN­CI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.