“LO QUE MÁS ME gus­tan Eli­jo SON LAS VIS­TAS. LAS CA­SAS POR LO QUE SE VE DES­DE la ven­ta­na”.

AD (Spain) - - Casas - (ver car­net de di­rec­cio­nes)

ple­to su iden­ti­dad y ele­men­tos cen­te­na­rios, pe­ro re­for­mó la co­ci­na pa­ra con­ver­tir­la en el co­ra­zón de la ca­sa, abier­ta y blan­ca, y abrió la bi­blio­te­ca de la pri­me­ra plan­ta al ex­te­rior, por­que la en­con­tra­ba opre­si­va. “Lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue des­col­gar las pe­sa­das cor­ti­nas an­ti­guas que blo­quea­ban las vis­tas, ebo­ni­zar los sue­los y pin­tar las pa­re­des de blan­co pa­ra neu­tra­li­zar los vo­lú­me­nes”. Pre­di­can­do con el ejem­plo, el fun­da­dor de 1st­dibs com­pra al­re­de­dor del mun­do en­te­ro, ya sea en per­so­na o vir­tual­men­te, to­do aque­llo que le enamo­ra sin pen­sar en una ubi­ca­ción con­cre­ta. No se con­si­de­ra co­lec­cio­nis­ta por­que ad­quie­re ob­je­tos por fle­cha­zo, no ra­cio­nal­men­te. “Des­pués de la mu­dan­za, em­pe­cé a ju­gar con las pie­zas, en reali­dad las voy mo­vien­do cons­tan­te­men­te de ha­bi­ta­ción en ha­bi­ta­ción o de ca­sa en ca­sa, has­ta que en­cuen­tro el si­tio per­fec­to pa­ra ca­da una de ellas”, ase­gu­ra. No se de­can­ta por un es­ti­lo en con­cre­to, le gus­ta mez­clar fal­sos tro­feos de ca­za con gra­ba­dos de mer­ca­di­llo, di­se­ños de Saa­ri­nen, una co­lec­ción de bas­to­nes des­cu­bier­tos en Am­be­res o de­ce­nas de pe­que­ñas es­cul­tu­ras. Afir­ma que es más co­rrec­to de­cir que acu­mu­la más que de­co­ra y que cuan­do to­do es­tá don­de el quie­re, se re­la­ja y pue­de en­fo­car su ener­gía en el tra­ba­jo. El em­pre­sa­rio su­bra­ya, ade­más, que pa­ra que un lu­gar pal­pi­te lo fun­da­men­tal es que ha­ya pe­rros, bue­na co­mi­da, buen vino y ami­gos, “por es­te or­den”, iro­ni­za. En cons­tras­te con la su­per­po­bla­da plan­ta ba­ja, la se­gun­da y la ter­ce­ra las ha de­ja­do de­li­be­ra­da­men­te va­cías. “Me en­can­tan mis co­sas pe­ro tam­bién los es­pa­cios lim­pios y caó­ti­cos, sin es­tu­diar”, se ríe. Des­de es­te retiro ha lan­za­do su nue­vo pro­yec­to on­li­ne, la apli­ca­ción Hou­se­pad, que él define co­mo “una ca­sa pa­ra tu ca­sa; te ayu­da a or­ga­ni­zar y con­tro­lar to­do tu ám­bi­to do­més­ti­co, des­de dón­de ubi­car una me­si­ta has­ta có­mo ha­cer bien la ca­ma”, cuen­ta. En pleno si­glo XXI es re­con­for­tan­te des­cu­brir a un hom­bre que sa­be equi­li­brar su amor por el pa­sa­do con la efi­cien­cia tec­no­ló­gi­ca del fu­tu­ro.

n

mi­chael bruno

TES­LA AN­TI­GÜE­DA­DES. WIND­SOR SMITH

En el sa­lón, jun­to al so­fá ‘DS’ de Ue­li Ber­ger pa­ra ‘De Se­de’, pro­to­ti­po de Ales­san­dro Men­di­ni pa­ra ‘Gru­po Memp­his’, me­sa de cen­tro de Car­lo Bo­rromeo, ami­go de Lapo, y lám­pa­ras bur­bu­ja y bu­ta­cas me­tá­li­cas, to­das en ‘Ga­le­rie Yves Gas­tou’. A la iz­da., lámpa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.