“En reali­dad no me gus­tan las ca­sas, así que pro­yec­té es­te pi­so pa­ra que me evo­ca­ra al mar y re­cor­da­se a un bar­co”. Así des­cri­be su es­pec­ta­cu­lar pi­so mi­la­nés Lapo Elkann, di­se­ña­dor de las ga­fas y ac­ce­so­rios de­por­ti­vos de ‘Ita­lia In­de­pen­dent’, su em­pre­sa,

AD (Spain) - - Casas -

en un an­ti­guo y se­ve­ro ‘pa­laz­zo’ de pos­gue­rra en el cen­tro de la ciu­dad, es, por en­ci­ma de to­do, azul. “Es el

co­lor que me define, ya sea Klein o Tif­fany. Ade­más, ne­ce­si­ta­ba bo­rrar la os­cu­ri­dad ori­gi­nal es­pa­cio y lle­nar­lo de luz”, con­fie­sa. Su ami­ga la ar­qui­tec­ta Na­ta­lia Bian­chi lo hi­zo po­si­ble ti­ran­do ta­bi­ques y abrien­do ven­ta­na­les de te­cho a sue­lo en to­da la vi­vien­da. La pin­tu­ra hi­zo el res­to. Tur­que­sas son mu­chas de las pa­re­des, em­pa­pe­la­das con ra­yas azu­les y blan­cas, y los sue­los de azu­le­jos en un arries­ga­do zig­zag. Atrevido es tam­bién el so­fá on­du­lan­te de Ue­li Ber­ger que de­ter­mi­na el sa­lón, y una de las pie­zas fa­vo­ri­tas del due­ño. De com­par­sa, un tó­tem de Et­to­re Sot­tsass y una me­si­ta de Ales­san­dro Men­di­ni re­ma­chan su ob­se­sión por el Gru­po Memp­his. To­da la vi­vien­da es­tá lle­na de gui­ños per­so­na­les, des­de la sa­la de pro­yec­cio­nes, fo­rra­da con las ve­las del an­ti­guo ya­te de su abue­lo, has­ta la me­si­ta del sa­lón, di­se­ña­da por su ami­go Car­los Bo­rromeo, o el gran mu­ral de la bahía de Ná­po­les, un ho­me­na­je a la ciu­dad na­tal de su non­na. “Mis ca­sas son mis ca­sas, no las de mi fa­mi­lia; no di­go es­to por­que quie­ra ser di­fe­ren­te a ellos, sino por­que quie­ro ser yo mis­mo”, acla­ra Elkann. Cree que es­te es su pri­mer re­fu­gio adul­to, “un pa­so ha­cia el mun­do de los gran­des, aun­que he te­ni­do cui­da­do de no per­der mi es­pí­ri­tu in­fan­til”, afir­ma. Tam­po­co su he­ren­cia. “Soy un fran­cés tu­ri­nés na­po­li­tano ca­tó­li­co ju­dío na­ci­do en Nue­va York, pe­ro me con­si­de­ro com­ple­ta­men­te ita­liano cuan­do com­pro ar­te. Aho­ra mis­mo es­toy co­lec­cio­nan­do obra de Mi­che­lan­ge­lo Pis­to­let­to y sus­pi­ro por ad­qui­rir al­go de Agos­tino Bo­na­lu­mi. Me in­tere­sa mi país y su creatividad, creo que to­da­vía te­ne­mos mu­cho que ofre­cer al mun­do”, con­clu­ye. Pe­ro ad­mi­ra la fun­cio­na­li­dad ame­ri­ca­na y la co­mo­di­dad con la que de­co­ran. “Los for­ma­lis­mos son una pér­di­da de tiem­po y no los de­jo en­trar en mi vi­da. Me en­can­ta ver ex­po­si­cio­nes, co­no­cer ar­tis­tas y di­se­ña­do­res, ir a ga­le­rías, pe­ro me im­por­ta un ble­do al­ter­nar —in­sis­te, a pe­sar de su lar­ga fa­ma de en­fant te­rri­ble—. Es ver­dad que to­da­vía jue­go co­mo un crío, pe­ro tam­bién tra­ba­jo muy du­ro en mis em­pre­sas”. Uno de los pun­tos fuer­tes de la vi­vien­da es, sin du­da, la te­rra­za ajar­di­na­da, que en­car­gó al pai­sa­jis­ta Ste­fan Bac­ca­ri. He­le­chos, ro­sas, to­ma­tes, fru­ta­les y plan­tas de al­baha­ca se ins­pi­ran en el Jar­din Ma­jo­re­lle de Ma­rra­kech que tan­to le gus­ta a su abue­la. “Cuan­do me des­pier­to y veo to­do ese ver­de, me sien­to muy or­gu­llo­so de lo que he he­cho aquí. In­clu­so la co­ci­na, que no es una de mis ha­bi­ta­cio­nes pre­fe­ri­das, tie­ne una at­mós­fe­ra es­pe­cial. Un día es­pe­ro ca­sar­me y que mi mu­jer y yo po­da­mos di­ver­tir­nos crean­do nues­tro pro­pio ho­gar tan­to co­mo lo he he­cho yo en es­te dú­plex de Mi­lán”, con­clu­ye.

n

El em­pre­sa­rio y di­se­ña­dor Lapo Elkann en el sa­lón de su pi­so mi­la­nés, fren­te a uno de sus fe­ti­ches, un tó­tem de Et­to­re Sot­tsass.”mis ca­sas son mis ca­sas, no las de mi fa­mi­lia; quie­ro ser yo mis­mo”, di­ce.

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.