24 HO­RAS AD

En tu ‘smartp­ho­ne’, ‘ta­blet’ y or­de­na­dor en­cuen­tras esa do­sis de ins­pi­ra­ción que ne­ce­si­tas, ac­tua­li­za­da a dia­rio. En­tra en www.re­vis­taad.es y des­cu­bre que la be­lle­za es­tá en el in­te­rior.

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones - (cré­di­tos de las fo­to­gra­fías págs. 52-59) EEUU: Reino Unido: Fran­cia: Ita­lia: Es­pa­ña: Brasil: Chi­na: Co­rea:

(vie­ne de la pág. 158) des­car­tas la ma­yo­ría y lue­go in­ten­tas bus­car sen­ti­do, un dis­cur­so, una di­rec­ción. Sa­car fo­tos no es lo mis­mo que uti­li­zar­las, así que ra­ra­men­te me aver­güen­zo de mis tra­ba­jos. No soy un gran in­te­lec­tual, soy más in­tui­ti­vo. Lo me­jor que pue­do ha­cer es uti­li­zar mi ha­bi­li­dad en ca­da si­tua­ción”. Así, cá­ma­ra al hom­bro, ha re­co­rri­do to­do el pla­ne­ta, des­de las pla­yas de Río a las de Be­ni­dorm o des­de el cen­tro de To­kio al de Hel­sin­ki, siem­pre co­mo obre­ro de las ins­tan­tá­neas, ya que pro­cla­ma que no cree en las va­ca­cio­nes. “¿Có­mo vas a que­rer des­can­sar de al­go que amas?”, pre­gun­ta. Ha in­mor­ta­li­za­do la ba­na­li­dad, la de­ca­den­cia, el sin­sen­ti­do, el abu­rri­mien­to o lo ab­sur­do de la exis­ten­cia. Pa­ra to­mar esas imá­ge­nes de gra­sien­tas go­tas de su­dor so­bre un cuer­po em­ba­dur­na­do en bron­cea­dor, es­te hom­bre osa­do (que no lo apa­ren­ta), se acer­ca mu­cho, mu­chí­si­mo, a sus pre­sas. ¿Có­mo con­se­gui­rá que na­die le mon­te un es­cán­da­lo? Di­fí­cil de com­pren­der pe­ro lo lo­gra. Qui­zá se lo per­mi­ten por­que ha­ce alian­zas con ellos, pue­de que de per­so­na a per­so­na o co­mo lo ha­ría un so­ció­lo­go. Mar­tin, for­zán­do­le un po­co (¡qué pe­sa­dos so­mos con eso de que se de­fi­na!), se ve más an­tro­pó­lo­go. “Es­tu­dio los te­mas en los que se me­te la hu­ma­ni­dad y no co­mo un vo­yeur, por­que yo tam­bién los ha­go: soy tu­ris­ta, soy con­su­mi­dor, me sien­to en avio­nes, voy a ho­te­les...”. Él tam­bién es víc­ti­ma de su mi­ra­da. En su se­rie Au­to­por­trait se ríe de sí mis­mo con una ris­tra de re­tra­tos en si­tua­cio­nes des­ca­be­lla­das. Mar­tin Parr, aun­que al­gu­nos le vea­mos co­mo un ído­lo, va de ti­po co­rrien­te. Lle­va ca­sa­do 35 años con la es­cri­to­ra Su­sie Mit­chell, con la que ha edi­ta­do li­bros. Ella des­ta­ca que en to­do es­te tiem­po a su hom­bre no se le han subido los hu­mos y no ha cam­bia­do na­da: “Es ho­nes­to, leal y apa­sio­na­do”, di­ce. “¡Eso es muy tierno!”, res­pon­de él ru­bo­ri­zán­do­se. Tie­nen una hi­ja, Ellen Parr, que vi­ve en Lon­dres y que no es ni es­cri­to­ra ni fo­tó­gra­fa, sino chef de The Art of Din­ning, un res­tau­ran­te pop up. A sus ra­dian­tes 62 años sos­tie­ne: “Me acep­to tal co­mo soy y es­toy. Quie­ro se­guir ha­cien­do fo­tos has­ta que ten­ga que pa­rar, a es­tas eda­des to­dos em­pe­za­mos a de­cli­nar. Fí­si­ca­men­te es­toy bien, pe­ro no va a du­rar pa­ra siem­pre”. Maes­tro en lo su­yo, opi­na que sa­ber mu­cho “es una ven­ta­ja y una des­ven­ta­ja al mis­mo tiem­po. Es me­jor ser un jo­ven im­pe­tuo­so con ham­bre de to­do, sin pre­jui­cios... Aun­que la ex­pe­rien­cia tam­bién ayu­da mu­cho. En fin, fun­cio­na de las dos ma­ne­ras”. ¿Es sen­ci­llo ser Mar­tin Parr? “Es muy fá­cil. No me ten­go que preo­cu­par por el di­ne­ro, así que pue­do ha­cer lo que quie­ro”.

n

ZOOM: CUAN­DO ES­PA­ÑA ERA MO­DER­NA

LA PIE­ZA DEL DÍA ¿Có­mo es tu ri­tual al des­per­tar? ¿In­clu­ye ca­fé, no­ti­cias, du­cha...? Añá­de­le nues­tra se­lec­ción ma­ña­ne­ra de com­pras 10. LU­GA­RES Es­pa­cios gas­tro­de­li­cio­sos don­de pue­des com­prar de­co­ra­ción, co­mo la con­cepts­to­re de Jai­me Be­ries­tain. DECOPEDIA L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.