EM­BE­LE­SA­DA SHOP­PER DE UNA CON­FE­SIO­NES “Al­gu­nas per­so­nas so­lo gui­ñan un ojo pa­ra apun­tar mejor”, di­jo Billy Wil­der.

AD (Spain) - - Adicciones - Por evi­ta ca­ño

Mi mi­ra­da, que des­de lue­go siem­pre da en el blanco, es pro­fun­da, sub­yu­gan­te e hip­nó­ti­ca. ¿Ha­béis vis­to el fras­co-jo­ya de Alien Ta­lis­mán Dé­ci­mo Aniver­sa­rio de Thierry Mu­gler? Pues es así, be­lla y vio­le­ta, pa­re­ci­dí­si­ma a la de Eli­za­beth Tay­lor (pe­ro aún mejor). Y no os di­go cuan­do la en­fa­ti­zo con pre­cio­si­da­des co­mo la sor­ti­ja de oro ro­sa y una cons­te­la­ción de pie­dras de la co­lec­ción Pa­ris Nou­ve­lle Va­gue de Car­tier. En­ton­ces al­can­za un pun­to irre­sis­ti­ble y pe­li­gro­sa­men­te le­tal. Mi caí­da de pes­ta­ñas es mul­ti­uso, lo mis­mo que el bol­so V Buc­ket de Loe­we (ideal pa­ra ir ca­sual, de cóc­tel o a una fies­ta co­ol). Por ejem­plo, aho­ra estoy en Áms­ter­dam, una ciu­dad que ado­ro y me sien­ta tan bien co­mo ese gin-to­nic de The Lon­don Nº 1 cuan­do lle­go a ca­sa y

me qui­to los za­pa­tos tras un ar-

duo día de shop­ping y vi­da so­cial. ¿En­ten­déis de qué ha­blo? He ve­ni­do pa­ra ver la ex­po­si­ción de Vincent Van Gogh y Ed­vard Munch en el fla­man­te Mu­seo Van Gogh (val­ga la re­dun­dan­cia), y com­prue­bo que aquí el re­gis­tro de mis se­ña­les vi­sua­les se mul­ti­pli­ca tan­to co­mo las dis­tin­tas me­di­das de tiem­po que mar­ca el fas­ci­nan­te Pa­ne­rai Ra­dio­mir 1940 Equa­tion of Ti­me 8 Days que Mark Van­der­loo lle­va en su mu­ñe­ca (un ho­lan­dés en Ho­lan­da). Primero le mi­ro a él –¡qué obras de ar­te más in­tere­san­tes se ven en una pi­na­co­te­ca!–, y mis pes­ta­ñas se atu­ru­llan co­mo los tra­zos y las le­tras del Graf­fi­ti de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía (un pa­ñue­lo que no me qui­to del cue­llo pues com­bi­na con to­do). Y lue­go ad­mi­ro el in­creí­ble re­loj Ren­dez-vous Ce­les­tial de Jae­ger-lecoul­tre (¡quie­ro uno ya!) que lle­va en la mu­ñe­ca una mujer, que ca­sual­men­te es la su­ya y que, a su vez me es­tá ob­ser­van­do co­mo di­cien­do: “Mark es so­lo mío”. Mis ojos, pi­lla­dos in­fra­gan­ti, qui­sie­ran ser co­mo los glo­bos ta­tua­dos en la edi­ción li­mi­ta­da de fun­das de Mont­blanc (ar­te­sa­nía de la bue­na) pa­ra los te­lé­fo­nos Sam­sung y sa­lir vo­lan­do. Abru­ma­da y pa­ra di­si­mu­lar mi ver­güen­za, me plan­to fren­te a El gri­to de Munch (me so­li­da­ri­zo y en­tien­do al per­so­na­je y sus ojos de­ses­pe­ra­dos). Y de pron­to sien­to una pal­ma­di­ta y oi­go: “Ho­la Evi­ta. ¿Ha­ce mu­cho que es­pe­ras?”. Son Jaime Ha­yón, su mujer Nien­ke (otra ho­lan­de­sa en Ho­lan­da) y Kons­tan­tin Gr­cic. Los gong de las cam­pa­nas exis­ten. Rien­do, los cua­tro nos va­mos a ce­nar al Vi­lla Nieuw­markt en el su­per Au­di Q7 e-tron de Kons. De reojo veo co­mo Mark y su chi­ca se suben a un Mer­ce­des Cla­se C Coupé... ¿Irán al mis­mo res­tau­ran­te?

n (con­ti­nua­rá)

Sé tú mis­ma El V Buc­ket (1.200€) es más que un bol­so di­vi­ní­si­mo de Loe­we, es una se­ña de iden­ti­dad. Tres colores en piel de ter­ne­ra, do­ble ban­do­le­ra, el ad­mi­ra­do ana­gra­ma de la ca­sa y tú. Un to­do sen­ci­lla­men­te per­fec­to. Un uni­ver­so Con él en tu de­do, ser

Pu­ro rit­mo Con su di­se­ño atlé­ti­co y de­por­ti­vo, el nue­vo Cla­se C Coupé (l’en­fant te­rri­ble) am­plia la fa­mi­lia Mer­ce­des Benz. Lo su­yo es dis­fru­tar de la di­ver­sión al vo­lan­te.

Azul mar The Lon­don Nº1 Pre­mium ori­gi­nal blue gin es un mar es­pe­cia­do y bal­sá­mi­co. ¡Zam­bú­lle­te de ca­be­za!

Sua­ves ho­ras El di­se­ño clá­si­co del Ra­dio­mir 1940 Equa­tion of Ti­me 8 Days de Pa­ne­rai sa­be a sa­bi­du­ría, es un via­je al tiem­po sin tiem­po.

Una ca­ri­cia Es un mi­mo pa­ra tu piel y tu look. De se­da na­tu­ral, pin­ta­do a mano, co­lo­ri­do, rít­mi­co y ale­gre, el pa­ñue­lo Graf­fi­ti (80€) de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía con­ta­gia es­ti­lo y vi­ta­li­dad. Una dé­ca­da Alien Ta­lis­mán (75€) de Thierry Mu­gler lle­va diez años ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.