“Que­ría HUIR de lo in­dus­trial y APOS­TÉ por un es­ti­lo CLÁ­SI­CO in­glés”.

AD (Spain) - - Agenda -

un­que me en­cuen­tre a gus­to en una ca­sa, nun­ca de­jo de bus­car. Siem­pre con­ti­núo en aler­ta. Lo primero que ha­go cuan­do en­tro en un lu­gar es mi­rar ha­cia arri­ba y ver la al­tu­ra de los te­chos, es lo que de­ter­mi­na si la obra va a ser lo que yo pre­ten­do”, ex­pli­ca Jaime La­ca­sa, pro­pie­ta­rio de es­te pi­so de 225 m2 en pleno ba­rrio de Sa­la­man­ca, en Ma­drid. Cuan­do abrió la puer­ta que­dó cau­ti­va­do por es­tos, de más de cua­tro me­tros. “In­du­da­ble­men­te tu­ve que mu­dar­me aquí”, sen­ten­cia. Jaime es­tu­dió His­to­ria del Ar­te y des­de siem­pre le atra­jo la ar­qui­tec­tu­ra. “Apro­ve­cho mis via­jes pa­ra des­cu­brir las tradiciones cons­truc­ti­vas de ca­da país. Me gus­ta vi­si­tar nue­vos ho­te­les, tien­das y vi­vien­das. Me sir­ven de ins­pi­ra­ción”. Em­pe­zó a de­co­rar co­mo un hobby, ayu­dan­do a sus ami­gos, y lo ha con­ver­ti­do fi­nal­men­te en su pro­fe­sión. Así creó Scooter De­sign, un es­tu­dio cen­tra­do en la di­rec­ción de ar­te de pro­yec­tos de­co­ra­ti­vos, mo­da, ci­ne y pu­bli­ci­dad. “Siem­pre soy muy res­pe­tuo­so con el con­cep­to ar­qui­tec­tó­ni­co ori­gi­nal y man­ten­go el len­gua­je que su au­tor que­ría ex­pre­sar”, ase­gu­ra. Es­ta mis­ma filosofía es la que ha apli­ca­do a la ho­ra de reha­bi­li­tar su pro­pia ca­sa. Cuan­do en­tró, to­do es­ta­ba com­ple­ta­men­te des­trui­do, no ha­bía ni sue­los ni pa­re­des pe­ro vio sus mu­chas po­si­bi­li­da­des. Que­da­ban dos gran­des es­pa­cios de plan­ta rec­tan­gu­lar ca­si ge­me­los, uno ex­te­rior y otro con vis­tas a un pa­tio con la mis­ma for­ma. “To­mé la de­ci­sión muy rá­pi­do e in­ver­tí la dis­tri­bu­ción ha­bi­tual: las ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das dan a la ca­lle y la zo­na co­mún dis­fru­ta de vis­tas al ver­de. Así, con­ver­tí el pri­mer mó­du­lo, abier­to al jar­dín a tra­vés de gran­des ven­ta­na­les, en un sa­lón am­plio y diá­fano con el co­me­dor y la co­ci­na in­te­gra­dos. El se­gun­do lo re­ser­vé pa­ra los tres dor­mi­to­rios y los dos ba­ños, que es­tán co­mu­ni­ca­dos con las zo­nas co­mu­nes por me­dio de dos gran­des en­tra­das adin­te­la­das”, de­ta­lla. A es­ta ba­se le dio sa­bor re­cu­pe­ran­do ele­men­tos de de­rri­bos, co­mo las puer­tas art nou­veau de las ha­bi­ta­cio­nes o las de una pas­te­le­ría del l’ei­xam­ple bar­ce­lo­nés que se­pa­ran la en­tra­da. “Se tra­ta­ba de huir de la ten­den­cia pu­ra in­dus­trial de mis an­te­rio­res ca­sas y apos­tar por un sa­bor más clá­si­co in­glés. Pa­ra ello, reali­cé una boi­se­rie a lo lar­go del sa­lón con un pa­pel pin­ta­do de Wi­lliam Morris, ini­cia­dor del mo­vi­mien­to Arts & Crafts, edi­ta­do por San­der­son. En cuan­to a la de­co­ra­ción, bus­ca­ba hol­gu­ra, te­ner so­lo lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio: una lar­ga me­sa pa­ra co­mer con in­vi­ta­dos, un par de so­fás don­de con­ver­sar có­mo­da­men­te y po­co más. Se­guí la mis­ma re­gla en los dor­mi­to­rios: una ca­ma, un par de me­si­llas y una bu­ta­ca en la que de­jar la ro­pa”. To­do en colores so­brios pa­ra no com­pe­tir con la for­ma de los mue­bles y sin abu­sar del tex­til. “Co­mo he di­cho, los te­chos son muy im­por­tan­tes pa­ra mí, por eso con­té con la ayu­da de un equi­po ex­per­to de res­tau­ra­do­res que ha­bían tra­ba­ja­do en El Prado y en El Es­co­rial. Que­ría que que­da­ran im­pe­ca­bles”, re­cal­ca. En cuan­to a los sue­los, fue­ron tra­ta­dos a mano, ter­mi­na­dos sin bri­llo y con in­crus­ta­cio­nes alea­to­rias de lo­se­tas hi­dráu­li­cas. Una ca­sa pa­ra mi­rar de arri­ba aba­jo.

n

EN LA CO­CI­NA, DI­SE­ÑO DE JAIME CON EN­CI­ME­RA DE PIE­DRA DE SAN VI­CEN­TE, BAN­QUE­TAS DE CHARLOTTE PE­RRIAND DEL POM­PI­DOU DE PA­RIS. DE­TRÁS, TA­LLAS DEL XIX DE UN AN­TI­CUA­RIO DE RO­MA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: ARRI­BA, OTRA VIS­TA DEL CO­ME­DOR. DE­BA­JO IZ­DA., EL JAR­DÍN SE CUEL

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, MU­RAL DE ABC CAR­PETS FLAN­QUEA­DO POR DOS PUER­TAS DE CAO­BA Y CRIS­TAL EM­PLO­MA­DO DE UNA IGLE­SIA DE GERONA. EN LA PA­RED, SO­MIER AN­TI­GUO DE HIE­RRO DE UN BRO­CAN­TE DE RÍO DE JA­NEI­RO. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: DU­CHA CON BAL­DO­SAS DE BA­RRO RE­FRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.