CRÓ­NI­CAS DE UN DANDY MO­DERNO

AD (Spain) - - Adicciones -

“Ha­ce fal­ta beber mu­cho cham­pag­ne pa­ra lle­var las len­te­jas a ca­sa”, me di­jo una vez un co­le­ga, pe­rio­dis­ta tam­bién, con mu­cho ofi­cio y mu­cha no­che a las es­pal­das. No sa­be­mos si es una ci­ta li­te­ral de al­gún ilus­tre co­lum­nis­ta o uno de esos anó­ni­mos po­pu­la­res que co­rren por las re­dac­cio­nes del lu­jo. Y es que en es­te du­ro ofi­cio de cro­nis­ta de la ele­gan­cia, la es­qui­zo­fre­nia men­tal es im­pres­cin­di­ble. Hay que su­mer­gir­se en los en­tre­si­jos del gla­mour pa­ra des­pués con­tar­lo en­tre el pa­pe­leo y las pri­sas de una ofi­ci­na. Me pre­sen­to. Bon vi­vant, es­pec­ta­dor de to­do lo bueno, ras­trea­dor de ten­den­cias, dandy con­tem­po­rá­neo y sibarita de la be­lle­za. Ese soy yo. Per­mí­tan­me que no dé nom­bres, em­pe­zan­do por el mío. La dis­crec­ción es un gra­do en mi tra­ba­jo. En­ca­ro es­te gé­li­do día del mes de enero con una cues­ta que no es tal. Gi­ne­bra en mano, y no cual­quie­ra, sino la ex­qui­si­ta y nue­va Star of Bom­bay, me zam­bu­llo en la du­cha y en el 2016 dis­pues­to a co­ti­llear to­do lo co­ti­llea­ble an­tes de po­ner un pie en la ca­lle. Co­mo pri­me­ra me­di­da re­cu­rro al es­pec­ta­cu­lar re­loj Fifty Fat­homs de Blanc­pain, que vuel­ve a su di­se­ño ori­gi­nal de ha­ce 60 años, pa­ra sa­ber la ho­ra exac­ta. Las 11:40, me mues­tra con pre­ci­sión sui­za, nun­ca me­jor di­cho. Mo­men­to per­fec­to, pien­so yo, pa­ra acu­dir a una pre­sen­ta­ción con mis fla­man­tes New Ba­lan­ce M998 DBR, tan es­té­ti­cas co­mo la ar­qui­tec­tu­ra ame­ri­ca­na de los 50 y 60 en la que es­tán in­pi­ra­das. Miu Miu lan­za su per­fu­me pio­ne­ro. Su en­va­se, ins­pi­ra­do en el acol­cha­do de los bol­sos de la mar­ca, pa­re­ce tan real que dan ga­nas de hin-

car­le el dien­te. Mi ta­xis­ta de ca­be­ce­ra, Sebastián, apa­re­ce al ins­tan­te en el por­tal de mi ca­sa dis­pues­to a lle­var­me a la par­te no­ble de Ma­drid e in­for­mar­me de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos del mun­do ro­sa. Ca­da uno tie­ne sus fuen­tes. En el am­bien­te ol­fa­teo el aro­ma de An­gel Estrella In­ma­cu­la­da de Thierry Mugler o, lo que es lo mis­mo, hue­lo a mu­jer con cla­se via­jan­do con el fras­co jo­ya de la nue­va fra­gan­cia en el bol­so. “Es que he lle­va­do a fu­la­ni­ta de tal—me acla­ra—, que ade­más es ge­ne­ro­sí­si­ma. A ver cuán­do se es­ti­ra us­ted con las pro­pi­nas y me da pa­ra el úl­ti­mo Le­xus , el RX 450h, que eso es trac­ción y lo de­más ton­te­rías”. Ba­jo el cristal y me pon­go las ga­fas de sol no bien oteo la ca­lle Or­te­ga y Gas­set. Allí es­tá Her­mès y los im­pre­sio­nan­tes bra­za­le­tes es­mal­ta­dos que nos en­se­ña­ron en pri­mi­cia la se­ma­na pa­sa­da. Pa­sa una pri­vi­le­gia­da de la vi­da con un Ro­lex Da­te­just Pearl­mas­ter de oro blan­co con bi­sel en­gas­ta­do de za­fi­ros (¡guau!) y, al abrir la puer­ta, di­vi­so a la mar­que­sa de Z con sus za­pa­tos flo­ra­les de CH Ca­ro­li­na He­rre­ra y una mo­chi­la mi­ni­ma­lis­ta de Adolfo Do­mín­guez pa­ra ha­cer con­tras­te. Pa­re­ce que el cam­bio de ma­ri­do ha be­ne­fi­cia­do su ar­ma­rio aun­que no su cu­tis. Ya en el lo­cal de Miu Miu me aper­ci­bo del es­pec­ta­cu­lar ani­llo de oro ama­ri­llo Duo Spi­ra­le de Dinh Van en el de­do de la no­via de un fut­bo­lis­ta. Oja­lá in­di­que bo­da a la vis­ta. Que ya son ho­ras. (con­ti­nua­rá)

n

Tie­ne án­gel

Se lla­ma An­gel Estrella In­ma­cu­la­da , es de Thierry Mugler ylo con­tie­ne un fras­co jo­ya en­gas­ta­do con 18 cris­ta­les de Swa­rovs­ki. En edi­ción muy li­mi­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.