ATRAC­CIÓN DE FE­RIA

A FI­NA­LES DE ES­TE SE CON­CEN­TRA­RÁ EN BRU­SE­LAS LO MÁS SE­LEC­TO DEL AR­TE Y LAS AN­TI­GÜE­DA­DES CON PE­DI­GRÍ. BRA­FA CUM­PLE 61 AÑOS AM­PLIAN­DO ME­TROS Y GA­LE­RÍAS PE­RO CON­SER­VAN­DO SU EXI­GEN­CIA. EN ELLA, CAN­TI­DAD ES SI­NÓ­NI­MO DE CA­LI­DAD.

AD (Spain) - - Antigüedades - por ro­cio ley. fo­tos: be­lén imaz

Es una de las fe­rias con más tra­yec­to­ria y repu­tación del mun­do. To­do lo ex­qui­si­to y va­lio­so en mo­bi­lia­rio y ar­te des­de Me­so­po­ta­mia has­ta nues­tros días es­tá aquí: ar­queo­lo­gía, pie­zas de Ocea­nía y afri­ca­nas, jo­ye­ría, nu­mis­má­ti­ca, por­ce­la­na, pin­tu­ra de gran­des maes­tros, fi­na eba­nis­te­ría... Por sus pa­si­llos de so­lem­ni­dad mu­seís­ti­ca te to­pa­rás tan­to con una án­fo­ra grie­ga del si­glo IV a.c. co­mo con un Cal­der o un Ma­grit­te y has­ta con un Lu­cio Fon­ta­na, aun­que su es­pe­cia­li­dad son las an­ti­güe­da­des con pe­di­grí. “La ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de Bra­fa es su ca­li­dad y au­ten­ti­ci­dad, pe­ro tam­bién es ecléctica y mo­der­na. Una bue­na co­lec­ción de­be es­tar com­pues­ta por ob­je­tos de di­fe­ren­tes cul­tu­ras y pe­río­dos, y eso es lo que ofre­ce­mos: la me­jor se­lec­ción des­de los egip­cios has­ta el XXI –ex­pli­ca Ha­rold t’kint de Roo­den­be­ke, su pre­si­den­te y tam­bién ga­le­ris­ta–. Lo que vie­ne es mez­clar, mez­clar y mez­clar, épo­cas, pro­ce­den­cias y ar­tis­tas, co­mo un ga­bi­ne­te de curiosidades”. Bra­fa si­gue apos­tan­do fuer­te y en su 61 cum­plea­ños am­plía es­pa­cio ex­po­si­ti­vo. “To­do el mun­do quie­re vol­ver y man­te­ner el mis­mo stand. Co­mo ade- >

más te­ne­mos una lar­ga lis­ta de es­pe­ra, no nos ha que­da­do más re­me­dio que cre­cer. Es­ta edi­ción se­rá la ma­yor has­ta aho­ra, con 137 art dea­lers de 17 paí­ses, una com­bi­na­ción ideal en­tre los ex­po­si­to­res tra­di­cio­na­les y nue­vas ga­le­rías de pres­ti­gio”, pro­si­gue. Las 12 re­cién lle­ga­das, co­mo Ga­le­rie Bou­la­kia, Frank Lan­dau o Sa­fa­ni Ga­llery, son de las me­jo­res del pla­ne­ta en sus cam­pos y se es­tre­nan tras pa­sar un du­ro cas­ting. En­tre las que re­pi­ten, la es­pa­ño­la J. Ba­got, la úni­ca pa­tria, que pre­sen­ta­rá un im­pre­sio­nan­te már­mol del em­pe­ra­dor ro­mano Ca­lí­gu­la, en­tre otras pie­zas. Se es­pe­ra ba­tir ré­cords en vi­si­tas y atraer a más com­pra­do­res ex­tran­je­ros: “Pre­ten­de­mos que Bru­se­las sea la ca­pi­tal del ar­te y que Bra­fa si­ga sien­do el sa­lón don­de las per­so­nas se sien­tan co­mo en ca­sa”, con­ti­núa Ha­rold. Ade­más, la vie­ja ofi­ci­na de co­rreos de Tour & Ta­xis, que alo­ja el even­to, lu­ci­rá más her­mo­sa que nun­ca: el flo­ris­ta Mark Co­lle, ha­bi­tual en los des­fi­les de Dior o Jil San­der, la lle­na­rá de ins­ta­la­cio­nes ve­ge­ta­les con­vir­tien­do en jar­di­nes las sa­las ex­po­si­ti­vas. De es­ta for­ma tras­la­da­rá a la ca­pi­tal bel­ga las famosas Flo­ra­lias de Gan­te, una ci­ta cul­tu­ral de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal de­di­ca­da a la jar­di­ne­ría or­na­men­tal es­pec­ta­cu­lar. Pa­ra ha­cer­se una idea de lo que triun­fa, las es­tre­llas del año

“Bra­fa’ es ecléctica y mo­der­na. Lo que vie­ne es MEZ­CLAR, mez­clar y mez­clar épo­cas, pro­ce­den­cias y ar­tis­tas co­mo en un ga­bi­ne­te de curiosidades”.

h. t’kint de roo­den­be­ke

pa­sa­do en la fe­ria fue­ron un óleo de Cha­gall, en la ga­le­ría lon­di­nen­se Stern Pis­sa­rro; una pin­tu­ra de Lem­pic­ka, en Kunst­be­ra­tung Zü­rich AG; una ex­cep­cio­nal pla­ca de bron­ce de Be­nín, en Di­dier Claes, y una me­sa ro­ma­na muy sin­gu­lar del mis­mo ma­te­rial, en Phoe­nix An­cient Art. Es­tas ven­tas ex­pli­can que, a pe­sar del in­te­rés cre­cien­te en el ar­te con­tem­po­rá­neo, lo an­ti­guo se es­tá re­va­lo­ri­zan­do. “No­so­tros tu­vi­mos más de 50.000 vi­si­tan­tes y mu­chos clien­tes nue­vos. So­bre to­do ven­di­mos mo­bi­lia­rio del XVIII, co­mo una có­mo­da de la­ca de ori­gen real”, di­ce el an­ti­cua­rio y co­lec­cio­nis­ta Oli­vier Theu­nis­sen, miem­bro de la Cham­bre Ro­ya­le des An­ti­quai­res de Bel­gi­que y due­ño de Theu­nis­sen Ga­llery, ex­per­ta en pie­zas fran­ce­sas del XVII y XVIII, que en es­ta edi­ción pro­po­ne co­mo sus jo­yas de la co­ro­na un ta­piz bel­ga del XVII y un par de can­de­la­bros de 1800 del bron­cis­ta Jean-si­mon De­ver­be­rie. “Es­toy se­gu­ro de que las ar­tes de­co­ra­ti­vas clá­si­cas vol­ve­rán al pri­mer plano del mer­ca­do por sus in­creí­bles cua­li­da­des”, sen­ten­cia Oli­vier. Sin em­bar­go, un ar­tis­ta ha­bi­tual de Bra­fa y no pre­ci­sa­men­te muy tra­di­cio­nal es Jan Fa­bre.

AN­TI­GÜE­DA­DES: ATRAC­CIÓN DE FE­RIA

(vie­ne de la la pág. 67) Ori­gi­na­rio de Am­be­res, pre­sen­tó en no­viem­bre The man who bears the cross, una es­cul­tu­ra de re­lu­cien­te bron­ce que lu­ce en la ca­te­dral de esa ciu­dad. Otro de sus tra­ba­jos aquí, es­ta vez en Bru­se­las, es la ins­ta­la­ción en la Sa­la de los Es­pe­jos del Pa­la­cio Real, aun­que tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des de ter­mi­nar ven­dién­do­se en al­gún stand. Fa­bre es­tu­vo tres años re­co­lec­tan­do unos es­ca­ra­ba­jos tai­lan­de­ses (más de un mi­llón de ellos) y fo­rró, li­te­ral­men­te, con sus ca­pa­ra­zo­nes el te­cho y uno de los chan­de­liers de la ha­bi­ta­ción. El re­sul­ta­do es una bri­llan­te ca­pa es­me­ral­da que nun­ca se apa­ga­rá, ya que el te­gu­men­to de los in­sec­tos con­tie­ne qui­to­sano, uno de los ma­te­ria­les más resistentes y li­ge­ros. En cual­quier ca­so, his­tó­ri­ca o ac­tual, Bra­fa pro­me­te. Del 23 al 31 de enero en Tour & Ta­xis, Bru­se­las. www.bra­fa.be

VIE­JA ES­CUE­LA

(vie­ne de la la pág. 144) Des­de en­ton­ces has­ta 2008 fue su­frien­do di­fe­ren­tes trans­for­ma­cio­nes; sus por­ches se fue­ron ce­rran­do pa­ra crear au­las y los vie­jos mue­bles fue­ron des­car­ta­dos. Ca­da di­rec­tor ha­bía re­de­co­ra­do si­guien­do las ten­den­cias del pe­rio­do coe­tá­neo, pe­ro lle­ga­dos al pre­sen­te, el pro­fe­sor Mal­do­na­do, en vez de de­jar su im­pron­ta, de­ci­dió recuperar la esen­cia ori­gi­nal man­te­nien­do a to­da cos­ta la fun­cio­na­li­dad: no se tra­ta­ba de ha­cer un mu­seo. Ayu­da­do por un pe­que­ño equi­po for­ma­do por Mi­guel Mu­ñoz Yus­ta del Ála­mo, pro­fe­sor de His­to­ria de los es­ti­los de­co­ra­ti­vos y del mue­ble del cur­so de Ar­qui­tec­tu­ra In­te­rior, y de los in­terio­ris­tas Raúl Mar­tins y Ma­fal­da Mu­ñoz, eli­mi­nó y de­pu­ró los aña­di­dos rea­li­za­dos en­tre los años 50 y los 80, res­ca­tó, ca­ta­lo­gó e in­ven­ta­rió el ajuar ori­gi­nal re­le­ga­do a desvanes y só­ta­nos y man­dó re­pli­car ele­men­tos co­mo los pi­ca­por­tes o los apli­ques. La res­tau­ra­do­ra Con­cha Or­te­ga se ocu­pó de po­ner a pun­to los mue­bles con ri­gor, de­jan­do en ellos los sig­nos del pa­so del tiem­po. Po­co a po­co, y por fa­ses, los es­pa­cios han ido vol­vien­do a su ser, han he­cho una re­gre­sión sen­sa­ta y me­di­da a los años 40. El pun­to de par­ti­da fue la zo­na de di­rec­ción, el des­pa­cho y la sa­la de jun­tas con su me­sa de cin­co me­tros de lon­gi­tud, las pa­re­des re­co­rri­das por los re­tra­tos de to­dos los di­rec­to­res que han pa­sa­do por la es­cue­la y las vi­tri­nas con los tro­feos de­por­ti­vos. De ahí se ex­ten­dió al res­to de la es­cue­la, des­de el au­di­to­rio a los re­lla­nos de las es­ca­le­ras. Se han ido re­con­quis­tan­do los por­ches co­mo deam­bu­la­to­rios, los pro­fe­so­res de hoy im­par­ten las cla­ses sen­ta­dos an­te me­sas idén­ti­cas a las que te­nían los de an­ta­ño y los va­cia­dos de ye­so ve­ne­ra­bles que an­tes se usa­ban co­mo ma­te­rial do­cen­te han si­do res­ca­ta­dos del ol­vi­do y for­man par­te de la de­co­ra­ción y la memoria his­tó­ri­ca. Se tra­ta­ba de ser li­te­ral pe­ro me­jo­rán­do­lo. Por eso Mal­do­na­do tam­bién ha op­ti­mi­za­do el uso de zo­nas co­mo los in­men­sos dis­tri­bui­do­res de la plan­ta pri­me­ra y de la de ac­ce­so a la ro­sa­le­da. Don­de an­tes se sen­ta­ban los es­tu­dian­tes en el suelo, aho­ra lo ha­cen an­te unas me­sas con lám­pa­ra in­cor­po­ra­da, un di­se­ño con­jun­to del di­rec­tor y Ra­món Gámez, que le­jos de co­li­sio­nar con lo exis­ten­te, se in­te­gran sin pro­ble­mas. Nue­vo y vie­jo, nos­tal­gia y fun­cio­na­lis­mo. Un di­fí­cil pe­ro desea­ble equi­li­brio. Por­que sin va­lo­rar y co­no­cer el pa­sa­do es im­po­si­ble pro­yec­tar bien el fu­tu­ro.

El an­ti­cua­rio Oli­vier Theu­nis­sen, ex­per­to en pìe­zas fran­ce­sas de épo­ca del XVII y XVIII, en su ca­sa de Bru­se­las. Al fon­do, sillón Luis XV y con­so­la Re­gen­cia.

En la ca­sa de Oli­vier Theu­nis­sen, sillón Luis XIV, có­mo­da tom­beau Luis XV de Pie­rre Mi­geon y ta­piz de Bru­se­las de 1700, y dcha., lit de re­pos du­ches­se en ba­teau del pe­rio­do Ro­co­có y co­lec­ción de por­ce­la­na chi­na Imary del XVIII.

Es­cri­to­rio años 70 de An­go­lo­me­ta­llar­te, en Fu­tur An­té­rieur. De­ba­jo, ja­rrón Pez­za­to Ar­lec­chino de Ful­vio Bian­co­ni, en Marc Hei­re­mans; óleo de As­ger Jorn, en Die Ga­le­rie ,y chi­me­nea de ace­ro de Ale­xan­dre­ro­bert Ri­gaut, en Ga­le­rie Pie­rre Mahaux.

En la ca­sa del pre­si­den­te de Bra­fa, so­bre una me­sa del XVIII, obra de Ben Vau­tier y di­no­sau­rios del ar­tis­ta Sui Jian­guo. Dcha., acrí­li­co Ma­gus (1971) de Jean Du­buf­fet, en Ope­ra Ga­llery, y más­ca­ra del XIX de la tri­bu Song­ye, en Pie­rre Dar­te­ve­lle.

Ha­rold t’kint de Roo­den­be­ke. Dcha., lám­pa­ra de los 50 de Mau­ri­ce Pré, en Sè­vres-ci­té de la cé­ra­mi­que, y arri­ba, me­sa de los 70 de Fer­nand Dres­se, en Mar­tel Grei­ner.

El ar­tis­ta Jan Fa­bre (iz­da.) po­sa en la Ca­te­dral de Nues­tra Se­ño­ra de Am­be­res, su ciu­dad na­tal, en cu­yo in­te­rior lu­ce su es­cul­tu­ra The man who bears the cross (2015) rea­li­za­da en bron­ce.

Fo­to de Ro­bert Map­plet­hor­pe (1983) por Andy War­hol, en Ja­blon­ka Ma­rua­ni Mer­cier Ga­llery. Arri­ba, óleo Di­rec­tion Sun­ra de Stan­ley Whit­ney, en Al­bert Ba­ro­nian ,y loun­ge chair de Pie­rre Jean­ne­ret, en Frank Lan­dau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.