NA­TU­RA­LE­ZA CUR­VI­LÍ­NEA

MA YAN­SONG RE­PRE­SEN­TA UNA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN DE AR­QUI­TEC­TOS CHI­NOS. CON SUS CO­LO­SA­LES ES­TRUC­TU­RAS OR­GÁ­NI­CAS HA­BLA PA­RA­DÓ­JI­CA­MEN­TE DE LA DI­MEN­SIÓN HU­MA­NA.

AD (Spain) - - Antigüedades - Por eduar­do mer­lo. re­tra­to: mon­tse ve­lan­do

S iem­pre evo­lu­cio­na­mos a par­tir de un pro­ble­ma; so­lo cuan­do se tie­ne uno, se lo­gra que la ar­qui­tec­tu­ra o el di­se­ño avan­cen. El va­lor fi­nal de­pen­de de lo efi­caz que sea la so­lu­ción, pues crea­mos co­mo res­pues­ta a una ne­ce­si­dad”, ex­pli­ca Ma Yan­song (Bei­jing, 1975), el más aven­ta­ja­do de la nue­va ge­ne­ra­ción de ar­qui­tec­tos chi­nos. Coin­ci­di­mos con él en Ro­ca Ma­drid Ga­llery, don­de pre­si­día el ju­ra­do de la sex­ta edi­ción de los premios Jum­pt­he­gap, or­ga­ni­za­dos por la mar­ca es­pa­ño­la pa­ra re­co­no­cer el ta­len­to de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les. Si de al­go sa­be Yan­song es de éxi­to a tem­pra­na edad. En 2002, con vein­ti­sie­te años, sal­tó a la fa­ma con Is­la Flo­tan­te, una pro­pues­ta pa­ra la re­cons­truc­ción del World Tra­de Cen­ter de Nue­va York, en la que po­nía en prác­ti­ca la fi­lo­so­fía de Shans­hui City, una uto­pía idea­da por el cien­tí­fi­co Qian Xue­sen en la que se bus­ca­ba una ur­be fu­tu­ra más hu­ma­na, con una con­cep­ción ar­tís­ti­ca del pai­sa­je y una ma­yor fu­sión con la na­tu­ra­le­za. Ese mis­mo año, se con­ver­ti­ría en el pri­mer chino en re­ci­bir una be­ca del Ro­yal Ins­ti­tu­te of Bri­tish Ar­chi­tects. “He­mos vi­vi­do la es­tan­da­ri­za­ción, la pro­duc­ción ma­si­va de vi­vien­das, un

mo­de­lo en el que se lle­va­ba a ga­la aque­lla ci­ta de Le Cor­bu­sier de que la ca­sa era una má­qui­na pa­ra vi­vir. Aho­ra, uti­li­za­mos pa­la­bras co­mo ver­de, sos­te­ni­bi­li­dad y pen­sa­mos más en las per­so­nas, en lo ins­pi­ra­dor, en lo be­llo, en po­ner en co­mu­nión nues­tra vi­da con el en­torno de un mo­do más emo­cio­nal”, con­ti­núa. No en vano su sen­si­bi­li­dad por el ar­te que­da de ma­ni­fies­to en el por­fo­lio de su es­tu­dio MAD, fun­da­do en 2004, que da a luz des­de es­truc­tu­ras de lí­neas or­gá­ni­cas co­mo las lau­rea­das Ab­so­lu­te To­wers en Ca­na­dá (2006-2012) o el Or­dos Mu­seum en Chi­na (2005–2011), has­ta pie­zas arty co­mo las de Fee­lings are facts (2010), un proyecto desa­rro­lla­do con el ar­tis­ta Ola­fur Elias­son. “El ar­te y la ar­qui­tec­tu­ra son me­dios pa­ra ex­pre­sar el sen­tir de nues­tra cul­tu­ra, de nues­tra so­cie­dad”, ase­ve­ra. Y así que­da­rá plas­ma­do en obras co­mo The Lu­cas Mu­seum of Na­rra­ti­ve Art de Chica­go (2014-2018) o el Nan­jing Zendai Hi­ma­la­yas Cen­ter en Chi­na (2013-2017). “Las ciu­da­des son ca­da vez más gran­des. Por ello es ne­ce­sa­rio in­te­grar es­ce­na­rios en los que sen­tir­se bien. Un edi­fi­cio en sí mis­mo no cam­bia na­da, pe­ro las ideas sí”, con­clu­ye. www.i-mad.com

n Iz­da., Chao­yang Park Pla­za, un com­ple­jo de ofi­ci­nas, zo­na co­mer­cial y vi­vien­das que ocu­pa­rá el cen­tro fi­nan­cie­ro de Bei­jing. Arri­ba, el lobby del Nan­jing Zendai Hi­ma­la­yas Cen­ter con ins­pi­ra­ción or­gá­ni­ca. De­ba­jo, las lau­rea­das Ab­so­lu­te To­wers en Ca­na­dá (2006-2012).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.