“La DE­CO­RA­CIÓN sur­gió sin más al ir jun­tan­do ob­je­tos de VIA­JES y de AR­TE­SA­NOS con los que tra­ba­jo”.

AD (Spain) - - Lugares -

ro­man alon­so

Ro­man Alon­so, ve­ne­zo­lano de na­ci­mien­to pe­ro nor­te­ame­ri­cano de adop­ción, nun­ca se ima­gi­nó que ter­mi­na­ría fun­dan­do, jun­to a un gru­po de ami­gos (Ste­ven Johanknecht y los her­ma­nos Pa­me­la y Ra­min Shams­hi­ri), el co­no­ci­do es­tu­dio de di­se­ño Com­mu­ne. Es­tu­dió Ar­te y Pe­rio­dis­mo en Bos­ton, tra­ba­jó en Nue­va York co­mo re­la­cio­nes pú­bli­cas y pu­bli­cis­ta y en 1998 se mu­dó a Los Án­ge­les, don­de con su ami­ga Li­sa Eis­ner se de­di­có a edi­tar li­bros de ar­te. Fue en 2003 cuan­do dio un gi­ro a su vi­da. “La ver­dad es que nun­ca me ha­bía plan­tea­do ser in­terio­ris­ta. En los pri­me­ros tiem­pos me en­car­ga­ba del bran­ding y del di­se­ño grá­fi­co, pe­ro po­co a po­co me atre­ví con al­gu­nos pro­yec­tos y me gus­tó. Aho­ra ten­go la suer­te de po­der tocar to­dos los pa­los”, se­ña­la. Su ca­sa res­pon­de a esa in­quie­tud de­co­ra­ti­va. En­con­tró es­te apar­ta­men­to en la zo­na es­te de Los Án­ge­les, sin pre­ten­der­lo, por mo­ti­vos de tra­ba­jo. Un ami­go lo ha­bía ad­qui­ri­do co­mo in­ver­sión y le pi­dió que se lo res­tau­ra­ra. Una vez he­cho, el pro­pio Ro­mán se ins­ta­ló tem­po­ral­men­te mien­tras bus­ca­ba al­go pa­ra com­prar. De eso ha­ce ya ocho años y si­gue vi­vien­do aquí. “Me en­can­tó el es­ti­lo del edi­fi­cio, cons­trui­do con ma­de­ra de se­co­ya en 1913, que pa­ra es­ta ciu­dad es una an­ti­güe­dad. Es­tá di­vi­di­do en cua­tro pi­sos idén­ti­cos y se­gu­ra­men­te fue con­ce­bi­do pa­ra la cla­se obre­ra que en aque­lla épo­ca tra­ba­ja­ba en el cen­tro. Lo me­jor es lo bien apro­ve­cha­dos que es­tán los 75 m2, dis­tri­bui­dos en un sa­lón, un co­me­dor, una ha­bi­ta­ción pe­que­ña acris­ta­la­da –mi zo­na fa­vo­ri­ta pa­ra leer o echar­me la sies­ta–, co­ci­na, ba­ño, un dor­mi­to­rio, un pe­que­ño cuar­to de plan­cha, al­go muy ame­ri­cano, y un am­plio ar­ma­rio que con­ver­tí en li­bre­ría por­que ne­ce­si­ta­ba aco­mo­dar la gran can­ti­dad de li­bros que po­seo”, cuen­ta. La pa­re­des van del blan­co al gris, y son más cla­ras en la co­ci­na y más os­cu­ras en el dor­mi­to­rio. “Me gus­ta dor­mir en ha­bi­ta­cio­nes de to­nos pro­fun­dos, me in­vi­ta a re­la­jar­me. Es­toy en con­tra de pin­tar los es­pa­cios pe­que­ños de blan­co; me­jor sa­car ven­ta­ja de la es­ca­sez de me­tros pa­ra con­ver­tir­los en rin­co­nes ín­ti­mos y tran­qui­los”, ex­pli­ca. El in­te­rior no res­pon­de a nin­gún cri­te­rio es­té­ti­co que no sea la co­mo­di­dad. Es­tá re­ple­ta de co­sas bá­si­cas, sen­ci­llas, fun­cio­na­les y prác­ti­cas que Ro­man ha ido acu­mu­lan­do prin­ci­pal­men­te por su va­lor sen­ti­men­tal: fo­tos, car­te­les de rock y obras de crea­do­res po­co co­no­ci­dos visten las pa­re­des. “No te­nía nin­gu­na idea pre­con­ce­bi­da so­bre có­mo de­co­rar­lo, fue sur­gien­do sin más, mien­tras yux­ta­po­nía sou­ve­nirs traí­dos de to­do el mun­do o pie­zas que me han re­ga­la­do ar­tis­tas o ar­te­sa­nos con los que he tra­ba­ja­do. Es­te lu­gar es mi re­fu­gio, don­de des­co­nec­to de mis via­jes por mo­ti­vos de tra­ba­jo. El úni­co pro­ble­ma fue me­ter en él to­do lo que ten­go”, iro­ni­za. Prue­ba con­se­gui­da.

n

EN LA CO­CI­NA, CAR­TE­LES DE ROCK DE LOS 60 Y DE EASY RI­DER DE­DI­CA­DO POR DEN­NIS HOP­PER. DCHA., EN EL SA­LÓN, SI­LLA DA­NE­SA DE LOS 60 Y OBRAS DE FA­YAD JAMÍS O LI­SA EIS­NER. DE­BA­JO, EN LA HA­BI­TA­CIÓN DEL MI­RA­DOR, CO­MO CA­BE­CE­RO, OBRA DE ALE­XAN­DER GI­RARD. DI­BU­JOS DE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.