De los años 40 Se ha re­cu­pe­ra­do la ESEN­CIA to­da cos­ta la fun­cio­na­li­dad: pe­ro PRE­SER­VAN­DO a MU­SEO. no se tra­ta­ba de ha­cer un

AD (Spain) - - Lugares -

n sus au­las es­tu­dia­ron Mi­guel Fi­sac, Ju­lio Cano Lasso, Francisco Javier Sáenz de Oi­za, Ale­jan­dro de la So­ta, Alberto Cam­po Baeza, Ra­fael Mo­neo, Juan Na­va­rro Bal­de­weg, Juan He­rre­ros o Ale­jan­dro Zae­ra Po­lo, los nom­bres que han pues­to a nues­tro país en la cús­pi­de de la ar­qui­tec­tu­ra mun­dial, y de en­tre sus 4.000 alum­nos sal­drán sus su­ce­so­res. La Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid (ETSAM-UPM) no es so­la­men­te un cen­tro aca­dé­mi­co de re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal, es una es­ca­la obli­ga­da en las vi­si­tas ofi­cia­les que mues­tra con or­gu­llo có­mo fue y es la uni­ver­si­dad es­pa­ño­la. Y es que aun­que han cam­bia­do mu­chas co­sas des­de que abrie­ra sus puer­tas en 1936 (las me­sas de di­bu­jo han si­do sus­ti­tui­das por los Mac y los ro­llos de pla­nos por for­ma­tos di­gi­ta­les), sus es­pa­cios re­sul­tan tre­men­da­men­te si­mi­la­res a cuan­do fue inau­gu­ra­da. La gue­rra ci­vil y ocho dé­ca­das de tra­jín es­tu­dian­til no han im­pe­di­do que lle­gue al si­glo XXI con un 80% de sus ele­men­tos ori­gi­na­les y su ac­tual di­rec­tor, el pro­fe­sor Luis Mal­do­na­do, lle­va sie­te años de man­da­to em­pe­ña­do en se­guir mi­ran­do al fu­tu­ro res­pe­tan­do el pa­sa­do. La es­cue­la fue ori­gi­nal­men­te fun­da­da en 1844, en el ac­tual Ins­ti­tu­to de San Isi­dro en la ma­dri­le­ña ca­lle de los Es­tu­dios, al crear­se co­mo es­tu­dios in­de­pen­dien­tes de los que se rea­li­za­ban en la Es­cue­la de las No­bles Ar­tes (Ar­qui­tec­tu­ra, Pin­tu­ra y Es­cul­tu­ra) de la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fernando. Jus­to en el ve­rano del 36 se aca­bó el nue­vo edi­fi­cio de la Ciu­dad Com­plu­ten­se don­de se iba a tras­la­dar. De es­ti­lo Na­cio­nal Es­pa­ñol en for­ma de U, fue un proyecto de Pas­cual Bra­vo San­fe­liú su­per­vi­sa­do por Mo­des­to Ló­pez Ote­ro, que se­guía a ra­ja­ta­bla los cá­no­nes del pro­to­ti­po ins­ti­tui­do por la Bauhaus Des­sau acer­ca de lo que de­bía ser una es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra. La im­po­nen­te es­ca­le­ra de do­ble tra­mo im­pe­rial que co­mu­ni­ca sus cua­tro pi­sos da fe de ello. Es una ré­pli­ca ca­si idén­ti­ca en sus pro­por­cio­nes y fi­so­no­mía a la de la ins­ti­tu­ción ale­ma­na, so­lo que eje­cu­ta­da en ma­te­ria­les más ri­cos: már­mo­les de Ma­cael y Mar­qui­na y una ba­ran­di­lla de bron­ce. Los in­te­rio­res de la es­pa­ño­la tam­bién se ale­ja­ron del ra­cio­na­lis­mo que ex­hi­bía la ger­ma­na y se en­ri­que­cie­ron en un es­ti­lo Art Dé­co tar­dío, tam­bién sim­ple pe­ro más opulento, con vi­drie­ras, co­lum­nas ga­llo­na­das, pa­ne­la­dos de ro­ble o re­pro­duc­cio­nes de es­ta­tuas clá­si­cas. Los tres años del con­flic­to hi­cie­ron una gran me­lla en el com­ple­jo por­que la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria es­tu­vo en pri­me­ra lí­nea del fren­te. Des­apa­re­cie­ron gran par­te de sus mue­bles y co­lec­cio­nes de ye­sos y fon­dos bi­blio­grá­fi­cos, pe­ro en 1942 fue rei­nau­gu­ra­do, re­equi­pa­do y sin hue­llas vi­si­bles en su fa­cha­da, que aun­que ori­gi­nal­men­te era de la­dri­llo, se re­vis­tió de pie­dra pa­ra es­con­der los im­pac­tos de ba­la. (con­ti­núa en la pág. 182)

LA SA­LA DE PRO­FE­SO­RES FUE RES­TAU­RA­DA EN 2009. TO­DOS LOS MUE­BLES SON RE­CU­PE­RA­DOS. ME­SAS DE TRA­BA­JO, SO­FÁS, SI­LLO­NES Y SI­LLAS DE LOS AÑOS 40. VA­CIA­DOS DE YE­SO QUE RE­PRO­DU­CEN CA­PI­TE­LES RO­MA­NOS IM­PE­RIA­LES Y EDI­CIÓN DE UN PLANO DE MA­DRID DEL XIX. SUELO DE TERR

LA SA­LA JUAN DE HE­RRE­RA SE USA CO­MO CO­ME­DOR PRI­VA­DO Y PA­RA LEER TE­SIS. ME­SA DE LOS 60, SI­LLE­RÍA NÓR­DI­CA AÑOS 50, YE­SOS DE LOS 40 Y APLI­QUE RE­PRO­DU­CI­DO DE LOS ORI­GI­NA­LES. EL CUA­DRO ES UNA AR­QUI­TEC­TU­RA FAN­TÁS­TI­CA EN DE­PÓ­SI­TO PRO­PIE­DAD DEL MU­SEO DEL PRA­DO .E

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.