LU­GAR DE PA­SO

La an­ti­cua­ria Ca­ro­le Bo­rraz y su familia vi­ven en un pi­so parisino mar­ca­do por los to­ques de co­lor y un ‘sa­voir fai­re’ re­la­ja­do. Es un es­pa­cio mu­tan­te en el que los mue­bles de su ga­le­ría ha­cen pa­ra­da y fon­da ca­mino de un nue­vo ho­gar.

AD (Spain) - - Lugares - es­ti­lis­mo ama­ya de to­le­do tex­to it­ziar na­rro fo­tos bruno suet

Hay ca­sas nó­ma­das en las que to­do cam­bia de lu­gar, los ob­je­tos se rein­ven­tan, las pie­zas cuen­tan his­to­rias y ca­da pe­que­ño de­ta­lle es­tá ele­gi­do con mu­cho mi­mo. Es el ca­so de la de Ca­ro­le Bo­rraz, la due­ña de Ga­le­rie Sa­lon, tien­da de an­ti­güe­da­des y di­se­ño es­co­gi­do, don­de vi­ve con su ma­ri­do Stép­ha­ne y sus dos hi­jas. Des­de las ven­ta­nas de es­te pe­que­ño apar­ta­men­to de ape­nas 65 m2 se ve la igle­sia de Saint-sul­pi­ce, en Saint-ger­main-des-prés, Pa­rís. Es una de las ra­zo­nes por las que ha­ce más de 12 años que la familia vi­ve aquí, a pe­sar de las es­tre­che­ces. El pi­so cuen­ta con una pe­que­ña co­ci­na, dos dor­mi­to­rios, una en­tra­da, un pa­si­llo y un sa­lón-co­me­dor. “Es­ta­mos muy aten­tos a que el am­bien­te no se vuel­va irres­pi­ra­ble. Nun­ca aña­di­mos un ob­je­to sin ha­ber qui­ta­do an­tes otro. Es ne­ce­sa­rio pa­ra que el ojo no se fa­ti­gue –nos cuen­ta Ca­ro­le—. Al prin­ci­pio nos en­con­tra­mos con una ver­da­de­ra pá­gi­na en blan­co. No ha­bía mol­du­ras ni chi­me­neas ni nin­gún ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co al que aga­rrar­nos. So­lo una sen­sa­ción de buen ro­llo y de li­ge­re­za”. Los mue­bles en­tran y sa­len en una cir­cu­la­ción flui­da en­tre la ga­le­ría y la ca­sa. “La de­fi­ni­ría co­mo un lu­gar en cons­tan­te trans­for­ma­ción, de mez­cla li­bre, ins­pi­ra­do en nues­tra mi­ra­da so­bre el mun­do —aña­de—. Bus­cá­ba­mos un es­pa­cio en el que sen­tir­nos pro­te­gi­dos pe­ro que tu­vie­ra al mis­mo tiem­po un pie en el fu­tu­ro, odio los si­tios ina­mo­vi­bles”. So­lo hay un in­to­ca­ble: “La me­sa de des­pa­cho de Char­lot­te Pe­rriand es el fa­ro del ho­gar, nues­tra po­se­sión más que­ri­da. De­ter­mi­nó to­da la de­co­ra­ción pos­te­rior”, re­la­ta. El ar­te tam­bién tie­ne su im­por­tan­cia. Fo­to­gra­fías de Ca­mi­lle Vi­vier y es­cul­tu­ras de Emi­le Tau­gour­deau se mez­clan con re­tra­tos vin­ta­ge y es­pe­jos de Gio Pon­ti en unas pa­re­des pin­ta­das a ve­ces en to­nos ocres (el sa­lón) y otras con ra­yas de to­nos bri­llan­tes, co­mo en la en­tra­da. “El ar­te es una de las co­sas más im­por­tan­tes de mi vi­da, pe­ro no me gus­ta el mar­ke­ting que le ro­dea. Tam­bién apre­cio la poe­sía co­ti­dia­na de la ciu­dad: la mú­si­ca que en­tra por la ven­ta­na, la na­tu­ra­le­za... Me gus­tan las co­sas pe­ro no me sien­to pri­sio­ne­ra de ellas. Po­dría vi­vir en un ho­tel si en la ha­bi­ta­ción hu­bie­se al­go be­llo que ob­ser­var”, con­clu­ye. Es­ta an­ti­cua­ria con­fie­sa que al fren­te de su ga­le­rie se sien­te más bien tra­fi­can­te de ob­je­tos. Si és­ta se pa­re­ce en al­go a su ho­gar, ale­gre y en­tra­ña­ble, com­pra­mos.

EN EL DOR­MI­TO­RIO DE UNA DE LAS HI­JAS DE CA­RO­LE, EN­CI­MA DE LA ME­SA DE PIE­RRE GUARICHE, MO­DE­LOS DE ÁTO­MO DE LOS AÑOS 30. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN LA CO­CI­NA, BA­JO EL FRE­GA­DE­RO, TE­LA DE CAR­NI­CE­RO DEL XIX Y TA­BLAS DE MA­DE­RA RÚS­TI­CAS FRAN­CE­SAS.

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.