LA BUR­BU­JA

En los años 60 el ar­qui­tec­to Jean Ma­ne­val di­se­ñó unos mó­du­los fu­tu­ris­tas y utó­pi­cos co­mo cabaña de va­ca­cio­nes. Me­dio si­glo des­pués, uno de ellos re­po­sa in­tac­to en el jar­din de la ca­sa de un co­lec­cio­nis­ta de di­se­ño del XX en Be­sa­nçon.

AD (Spain) - - Lugares - rea­li­za­ción pa­tri­cia ketelsen fo­tos alberto he­ras

Si te to­pas con es­ta ex­tra­ña bur­bu­ja emer­gien­do de en­tre los ár­bo­les, pen­sa­rás que se tra­ta de una na­ve es­pa­cial de Star Trek. Y es que es­ta in­só­li­ta vi­vien­da, di­se­ña­da por el vi­sio­na­rio ar­qui­tec­to fran­cés Jean Ma­ne­val, se co­men­zó a co­mer­cia­li­zar en 1968, ca­si a la vez que se es­tre­nó la se­rie. En pleno boom va­ca­cio­nal de la cla­se me­dia, Ma­ne­val ideó un mó­du­lo pre­fa­bri­ca­do de fi­bra de vi­drio que se es­tre­nó en el pue­blo de Gripp, en los Al­tos Pi­ri­neos fran­ce­ses, co­mo par­te de un pro­gra­ma re­si­den­cial ex­pe­ri­men­tal. La Bu­lle à 6 co­ques es una uni­dad ha­bi­ta­cio­nal de 36 m2 don­de con­vi­ven sin se­pa­ra­cio­nes dor­mi­to­rio, co­ci­na, ba­ño y sa­lón. Su uso es­tá pen­sa­do pa­ra cua­tro per­so­nas, una familia es­tán­dar, y su car­ca­sa ex­te­rior, des­mon­ta­ble, pre­ten­de fun­dir­se con el am­bien­te sin al­te­rar­lo. Pa­ra ello eli­gió co­lo­res na­tu­ra­les co­mo ma­rrón, ver­de o blan­co que ar­mo­ni­zan tan­to con un pai­sa­je de mon­ta­ña co­mo con uno de pla­ya. La idea era cons­truir con va­rias de ellas pe­que­ños ve­cin­da­rios es­ta­cio­na­les. Ca­da cé­lu­la cons­ta de seis con­chas pre­fa­bri­ca­das en­sam­bla­bles en­tre sí y sus­pen­di­das en un mar­co me­tá­li­co que se apo­ya so­bre una ba­se de hor­mi­gón. Co­mo la ma­yo­ría de los pro­yec­tos utó­pi­cos su vi­da fue breve. So­lo lle­ga­ron a fa­bri­car­se trein­ta de ellas, y en 1970 de­ja­ron de pro­du­cir­se. Pa­tri­ce Chevreux, co­lec­cio­nis­ta de di­se­ño y marchante, lo­gró ha­cer­se con una en la ga­le­ría pa­ri­si­na Jous­se En­tre­pri­se y la ins­ta­ló en el te­rreno de su ca­sa, a las afue­ras de Be­sa­nçon, al es­te de Fran­cia. Po­co des­pués y por ca­sua­li­dad, co­no­ció en una fe­ria en Pa­rís a Clé­ment Ci­vi­dino, co­mi­sa­rio in­de­pen­dien­te y ga­le­ris­ta es­pe­cia­li­za­do en pie­zas de plás­ti­co de au­tor de los 60, 70 y 80. Se en­zar­za­ron a char­lar so­bre obras re­vo­lu­cio­na­rias co­mo el He­xa­cu­be de Geor­ges Can­di­lis o la Mai­son Sp­hè­re de Jean Da­la­dier, Hen­ri De­lek­ta y Jo­seph Ni­co­las. Pa­tri­ce, vien­do su afi­ni­dad es­té­ti­ca, le pi­dió a Ci­vi­dino que le ayu­da­ra a amue­blar su Bu­lle. “Que­ría­mos crear una at­mós­fe­ra de se­re­ni­dad que in­vi­ta­ra a la lec­tu­ra, a la quie­tud, al re­po­so. Una ca­bi­na de bie­nes­tar pa­ra re­fle­xio­nar y nu­trir­se”, ex­pli­ca el pri­me­ro. Por su sin­gu­la­ri­dad, era muy im­por­tan­te que la es­truc­tu­ra res­pi­ra­ra. “De­ci­di­mos mez­clar pie­zas con­tem­po­rá­neas y con ca­rác­ter con­ser­van­do el mi­ni­ma­lis­mo pe­ro sin olvidar que fue una ca­sa pen­sa­da pa­ra las va­ca­cio­nes”, aña­de Clé­ment. Han con­se­gui­do con­ver­tir­la en una bur­bu­ja se­re­na pe­ro a la vez fu­tu­ris­ta y po­pe­ra, co­lo­ris­ta y lú­di­ca, con pie­zas de fi­bra de vi­drio y al­gún mue­ble de ar­qui­tec­tos fran­ce­ses co­mo Jean Prou­vé o Char­lot­te Pe­rriand. Un tra­ba­jo fino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.