“Un so­lo lo es cuan­do gus­ta ca­da vez que se se acep­ta co­mo es y no pue­de wa­rren plat­ner

AD (Spain) - - Icono -

que la gen­te lo dis­fru­te, con unos di­se­ños que les atrai­gan pa­ra que­dar­se en él, que les sea prác­ti­co, don­de pue­dan ser más pro­duc­ti­vos y, en de­fi­ni­ti­va, más fe­li­ces”, ex­pli­ca­ba. Con­si­de­ra­ba que si no cum­plía es­tos re­qui­si­tos, por mag­ní­fi­co que fue­se, nun­ca se­ría efec­ti­vo. Así nos de­jó en Nue­va York, el es­ta­do don­de desa­rro­lló sus tra­ba­jos más im­por­tan­tes, lu­ga­res co­mo las ofi­ci­nas de la Ford Foun­da­tion, el Georg Jen­sen De­sign Cen­ter o el des­apa­re­ci­do res­tau­ran­te Win­dows on the World (1976), en­tre las plan­tas 106 y 107 del World Tra­de Cen­ter. The New York Ti­mes di­jo que te­nía “una mo­der­ni­dad sen­sual” y en él Plat­ner in­clu­yó la co­lec­ción de mo­bi­lia­rio que le con­vir­tió en un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal. Se tra­ta de una se­rie de asien­tos y me­sas bau­ti­za­das con su ape­lli­do, di­se­ña­da pa­ra Knoll en 1966 y que es­te año ce­le­bra su 50 aniver­sa­rio con una edi­ción ba­ña­da en oro de 18 qui­la­tes. Es­tas pie­zas, en pa­la­bras de su au­tor, “cap­tu­ran la ele­gan­cia y de­li­ca­de­za del di­se­ño mo­derno”, no so­lo por su for­ma, tam­bién por los efec­tos que pro­vo­can sus som­bras. Pa­ra ca­da una de ellas son ne­ce­sa­rias más de cien varillas de ace­ro y un mi­llar de sol­da­du­ras. El re­sul­ta­do es la con­fir­ma­ción de su pre­mi­sa: así se ha­ce un icono. www.knoll.com

n

clá­si­co me­jo­rar­se”. con­tem­pla,

Dos de sus di­se­ños más co­ti­za­dos: sus apli­ques de 1981 y el so­fá Set­tee des­ca­ta­lo­ga­do des­de prin­ci­pios de los 70, am­bos en 1st­dibs.com.

Me­sa de la edi­ción 50 aniver­sa­rio de Knoll con cha­pa­do en oro de 18 qui­la­tes y re­cep­ción del des­apa­re­ci­do res­tau­ran­te Win­dows on the World, Nue­va York. Abajo, apa­ra­dor pa­ra Lehigh Leo­pold (1970).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.