Au­ten­ti­ci­dad mu­ros vi­gas

AD (Spain) - - Casas -

“Bus­ca­ba la

ori­gi­nal, así lle­gué a los de la­dri­llo y las de ma­de­ra de la cu­bier­ta”.

u his­to­ria nos es fa­mi­liar, pe­ro fue con­ta­da con otros pro­ta­go­nis­tas. Es la le­yen­da del Pig­ma­lión que aho­ra se re­la­ta en ver­sión ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XXI. Co­mo mar­ca la tra­ma, un pro­fe­sor de­be re­fi­nar a un su­je­to, en es­te ca­so un áti­co de 150 m2, na­ci­do CMYK en el 1900, que du­ran­te años se des­ti­nó a la ano­di­na bu­ro­cra­cia. “Era co­mo una de esas ofi­ci­nas madrileñas que to­dos co­no­ce­mos: techos ba­jos, luz blan­ca fluo­res­cen­te, pin­tu­ra ama­ri­llen­ta y azu­le­jos des­co­lo­ri­dos”, ex­pli­ca la ar­qui­tec­ta Adria­na Cepeda Be­ja­rano, de Ur­ban & Su­bur­ban, la maes­tra que se en­car­gó de, más que de en­se­ñar ma­ne­ras, ras­car sus ca­pas pa­ra lle­var­le a una nue­va y so­fis­ti­ca­da vi­da. Tras pi­car el ye­so de las pa­re­des dio con los res­tos de pa­pe­les es­tam­pa­dos de otras vi­das, y al arran­car las es­ca­yo­las del fal­so te­cho en­con­tró las vi­gas ori­gi­na­les de ma­de­ra de la cu­bier­ta con una al­tu­ra de ca­si cin­co me­tros en al­gu­nos pun­tos. “Bus­ca­ba des­cu­brir su au­ten­ti­ci­dad ori­gi­nal, así lle­gué a los mu­ros de la­dri­llo, que es­ta­ban en buen es­ta­do, pe­se a es­tar pi­ca­dos por las re­for­mas an­te­rio­res y el pa­so del tiem­po, y la ri­pia del te­ja­do que res­tau­ra­mos a mano”. Es­tos hallazgos de­ter­mi­na­ron la pa­le­ta de co­lo­res y tex­tu­ras que em­plea­ron, to­das en cru­do; su­per­fi­cies li­sas y neu­tras, co­mo las del par­quet en es­pi­ga o el ce­men­to con­ti­nuo. La dis­tri­bu­ción la mar­có es­te es­que­le­to. Aho­ra se ac­ce­de por un re­ci­bi­dor que da a sus tres dor­mi­to­rios en sui­te, el prin­ci­pal con sa­li­da a la te­rra­za des­de la cual se ven las azo­teas del cen­tro de la capital. Una vi­drie­ra de hie­rro he­cha a me­di­da se­pa­ra es­ta zo­na pri­va­da de una gran sa­la don­de se dis­pu­so el sa­lón, el co­me­dor y la co­ci­na de ca­ra al sur. Es­te es­que­ma pa­ra la ar­qui­tec­ta era fun­da­men­tal, pe­se a que sig­ni­fi­có un com­ple­jo cam­bio de to­das sus ins­ta­la­cio­nes. “Era la úni­ca for­ma de de­jar la zo­na so­cial con es­ta orien­ta­ción, que es la más lu­mi­no­sa, ade­más, en es­ta par­te es don­de es­tán los techos más al­tos”. Aquí ins­ta­ló un mez­za­ni­ne, que les sir­ve de des­pa­cho. “El al­ti­llo sur­ge co­mo una es­truc­tu­ra li­ge­ra se­pa­ra­da del res­to por una ma­lla me­tá­li­ca. Un ele­men­to de pro­tec­ción con la ma­yor trans­pa­ren­cia po­si­ble, que man­tie­ne la per­cep­ción de es­pa­cio abier­to y per­mi­te la cir­cu­la­ción del sol y la ven­ti­la­ción. Ade­más re­sal­ta el ca­rác­ter in­dus­trial de la vi­vien­da sin ne­ce­si­dad de ser un ele­men­to de­co­ra­ti­vo”, ex­pli­ca. Es­te es­pa­cio aca­ba en la co­ci­na, de co­lor ne­gro, co­mo un co­lo­fón. “Es el cen­tro de aten­ción. En ella no fal­tan los de­ta­lles co­mo el már­mol cor­ta­do a me­di­da en Ca­rra­ra y bri­llan­tes com­ple­men­tos, co­mo la obra con efec­to óp­ti­co Dandy de Pa­trick Hu­ges”. Una sa­la que se ais­la de la ca­lle por unas co­rre­de­ras de cris­tal que ac­ce­den a lo que en su día fue una ga­le­ría y que hoy es una te­rra­za cu­bier­ta. Al sen­tar­se aquí, con los edi­fi­cios de la Gran Vía al fon­do, sus due­ños no tie­nen na­da que in­ter­fie­ra en esa lí­nea que une Ma­drid al cie­lo, co­mo de­cía Luis Qui­ño­nes de Benavente.

n

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, CA­MA MIUT, BU­TA­CA MORPH Y ME­SA AU­XI­LIAR TURNTABLE, TO­DO DE ZEI­TRAUM. LA MAN­TA ES DE ZA­RA HO­ME. ARRIBA, BA­ÑO PRIN­CI­PAL CON LA­VA­BOS Y GRIFERÍAS DE CIE­LO, BA­ÑE­RA DE PORCELANOSA Y TA­BU­RE­TE ELEP­HANT DE SORI YANAGI PA­RA VI­TRA.

EN EL MEZ­ZA­NI­NE CE­RRA­DO CON TE­LA ME­TÁ­LI­CA, ES­TAN­TE­RÍAS DE MDF ITA­LIA, BU­TA­CAS DE HANS J. WEG­NER TA­PI­ZA­DAS CON TE­LAS DE KVADRAT, EN BATAVIA, LÁM­PA­RA GRASSHOPPER DE GRETA GROSSMAN PA­RA GU­BI Y AL­FOM­BRA CHI­LLI­DA DE NA­NI MARQUINA.

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

EN EL SA­LÓN, MUE­BLE NA­RAN­JA CON LÁM­PA­RA Y ES­PE­JO SOL, TO­DO EN LAU­RE BAUDET, BAR DE BAM­BÚ DE RO­GER CAPRON Y TA­BU­RE­TES DE MATHIEU MATÉGOT, EN SER­GE CAS­TE­LLA. JA­RRA DE CÉRAMICA DE ATE­LIER BUFFILE Y ES­CUL­TU­RA DE LOS 50. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: TAM­BIÉN AQUÍ, SO­FÁ J

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.