ME­DI­TE­RRÁ­NEO Y ES UN CON­TE­NE­DOR FRES­CO, PA­YÉS ADOR­NA­DO CON PIE­ZAS MESTIZAS AÑOS 50 Y 60 DE GRAN PER­SO­NA­LI­DAD.

AD (Spain) - - Casas -

Se­ría co­sa del vino o de los bue­nos pla­tos, pe­ro el ca­so es que es­ta pa­re­ja pa­ri­si­na cam­bió su pro­yec­to de ca­sa en el sur de Cór­ce­ga por la Cos­ta Bra­va du­ran­te una ce­na con unos ami­gos de Tou­lou­se. Es­tos ve­ra­nea­ban des­de ha­cía años en un pue­ble­ci­to de pes­ca­do­res del Ampurdán e in­clu­so les ha­bían in­vi­ta­do un Fin de Año. “Guar­dá­ba­mos un ex­ce­len­te recuerdo: el es­ti­lo de vi­da, el pai­sa­je, la ama­bi­li­dad de los ha­bi­tan­tes, la luz, la be­lle­za na­tu­ral del en­torno, to­do sen­ci­llo, sin os­ten­ta­cio­nes”, di­ce Ca­mi­lle, la due­ña. Y ahí, en­tre los pos­tres y el ca­fé, en­cen­die­ron el or­de­na­dor y se pu­sie­ron a bus­car una opor­tu­ni­dad en la que in­ver­tir. “Di­mos con ella en­se­gui­da y de­ci­di­mos vi­si­tar­la rá­pi­da­men­te. El lu­nes pe­di­mos ci­ta, el jue­ves la vi­mos, y el sá­ba­do por la ma­ña­na es­tá­ba­mos fir­man­do. El ven­de­dor nun­ca ha­bía vis­to na­da igual en to­da su ca­rre­ra. Fue un fle­cha­zo, li­te­ral­men­te –cuen­ta en­tu­sias­ma­da–. Y creo que el tiem­po nos ha da­do la ra­zón: nues­tro ins­tin­to no nos fa­lló, se­gui­mos pren­da­dos de es­te lu­gar, nos he­mos he­cho ami­gos ca­ta­la­nes y es­ta­mos apren­dien­do el idio­ma. Es una bo­ni­ta his­to­ria de amor”. La cons­truc­ción se le­van­tó en los años 60 pa­ra una mujer fran­co­bel­ga que ha­bía ser­vi­do co­mo co­ro­nel mé­di­co de los Alia­dos du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. Fue pro­yec­ta­da ha­cia el sur, pa­ra dar la es­pal­da a los vien­tos del nor­te, así que des­de ella no se ve el mar de fren­te. “En cam­bio, te­ne­mos una vis­ta mag­ní­fi­ca so­bre el cam­po del la­do de la pis­ci­na. To­das las tar­des dis­fru­ta­mos de una pues­ta de sol de pe­lí­cu­la”, con­ti­núa Ca­mi­lle. Gra­cias a su ubi­ca­ción pue­den vi­vir­la to­do el año: en in­vierno co­men fue­ra, sin su­frir la tra­mon­ta­na. Sus 200 me­tros cua­dra­dos di­vi­di­dos en dos plan­tas tie­nen un es­ti­lo muy del Ampurdán, al­go que se apre­cia en los sue­los de ba­rro co­ci­do, pa­re­des en­ca­la­das y de­ta­lles de eba­nis­te­ría in­te­rio­res. En cam­bio, en el ex­te­rior, un por­che ins­pi­ra­do en los pór­ti­cos grie­gos re­ma­ta el con­jun­to. “No qui­si­mos al­te­rar la pro­pie­dad, sino con­ser­var su al­ma. Nos lan­za­mos a amue­blar­la con pie­zas de los 50, de­bi­do a su ori­gen, pe­ro aña­dien­do al­gu­nos ele­men­tos ba­rro­cos que sir­ven de ne­xo en­tre ella y no­so­tros. Nues­tra vo­lun­tad era con­se­guir un en­torno atem­po­ral, co­mo las rui­nas gre­co­rro­ma­nas que pue­blan la zo­na. Sus vie­jos mu­ros nos han guia­do, no­so­tros so­lo he­mos es­cu­cha­do y obe­de­ci­do”. De­ci­die­ron no rea­li­zar gran­des obras; de he­cho, man­tu­vie­ron la dis­tri­bu­ción ori­gi­nal. Arriba, los dor­mi­to­rios y, abajo, la en­tra­da, el sa­lón, el co­me­dor y la co­ci­na. Rehi­cie­ron la chi­me­nea, el pun­to cen­tral del sa­lón, cu­brién­do­la con azu­le­jos tra­di­cio­nes de La Bis­bal. Pin­ta­ron de ne­gro ma­te so­lo al­gu­nas pa­re­des pa­ra ju­gar con las lu­ces y som­bras, el res­to que­dó en to­nos cla­ros. Fue­ra, am­plia­ron el jar­dín de ve­ge­ta­ción me­di­te­rrá­nea con un te­rreno cer­cano; en él hi­cie­ron una pis­ta de te­nis de tie­rra ba­ti­da y una pis­ci­na des­bor­dan­te con vis­tas a la na­tu­ra­le­za. “To­da la his­to­ria es alu­ci­nan­te: ¡nos en­te­ra­mos de que al­gu­nos de los mue­bles que com­pra­mos ya ha­bían es­ta­do an­tes en la ca­sa!”, re­ma­ta la pro­pie­ta­ria. Lo di­cho, la fuer­za del des­tino.

n

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, CA­BE­CE­RO, EN AN­TIC AL­BA, LÁM­PA­RA DE PIE DE HABITAT, ES­PE­JO DE ZA­RA HO­ME Y ME­SI­TA DE LOS 50 CON FÓ­SIL Y CO­RAL COM­PRA­DOS EN ANTICUARIOS LO­CA­LES. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: TAM­BIÉN AQUÍ, BU­TA­CA DE LOS 50 Y VANITAS, EN LAU­RE BAUDET, APARAD

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.