“MI OBRA ES CO­MO UN PRO­CE­SO ACCIDENTISTA QUE IN­COR­PO­RA LOS ERRO­RES E IM­PRE­CI­SIO­NES DE LA PRO­DUC­CIÓN”. DA­MIÁN OR­TE­GA

AD (Spain) - - Casas -

mien­to de au­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra el ar­te con­tem­po­rá­neo, y que no ha­bían si­do pu­bli­ca­dos en habla his­pa­na has­ta aho­ra. Re­co­no­ce que su mé­to­do es­tá abier­to a las sor­pre­sas. “Em­pie­zo con un con­cep­to y ter­mino yén­do­me por otro la­do. Se po­dría des­cri­bir co­mo un pro­ce­so accidentista, que in­cor­po­ra los erro­res e im­pre­ci­sio­nes de la pro­duc­ción”. La ar­qui­tec­tu­ra cuen­ta con un lu­gar pri­vi­le­gia­do en su crea­ti­vi­dad. De ella des­ta­ca su con­di­ción de piel que de­ter­mi­na la per­cep­ción del es­pa­cio. La ins­ta­la­ción que pre­sen­ta en el Pa­la­cio de Cris­tal es un ejem­plo. En ella ha dis­pues­to tres pie­zas: To­rre La­tino, Mo­nu­men­to y Los sue­ños de Yamasaki. La pri­me­ra cuel­ga del do­mo cen­tral del in­ver­na­de­ro ba­lan­ceán­do­se a mo­do de pén­du­lo. Re­pre­sen­ta la To­rre La­ti­noa­me­ri­ca­na (1949-56) de Au­gus­to H. Ál­va­rez, un ras­ca­cie­los re­fe­ren­te de la cons­truc­ción me­xi­ca­na del XX. Or­te­ga usó pa­ra su es­truc­tu­ra piel de va­cuno im­pre­sa. Su in­te­rior al­ber­ga un de­pó­si­to de are­na que, a me­di­da que os­ci­la, li­be­ra los gra­nos di­bu­jan­do for­mas im­pre­vi­si­bles. “No ten­go in­ten­ción de ilus­trar el tex­to de Hui­do­bro. Me in­tere­sa Al­ta­zor co­mo idea de ex­pe­rien­cia, aven­tu­ra, via­je: una lar­ga caí­da con­tem­pla­ti­va. El abis­mo es la me­tá­fo­ra del lien­zo o la pá­gi­na en blan­co. Tam­bién es la li­ber­tad de ima­gi­nar un mun­do nue­vo. El edi­fi­cio tam­ba­leán­do­se de la­do a la­do me pa­re­ció una na­ve o un cohe­te. Bus­co la dua­li­dad: de una caí­da es­tre­pi­to­sa sur­ge un pai­sa­je cós­mi­co. De al­gún mo­do, es­tá re­la­cio­na­do con el pro­yec­to de mo­der­ni­dad que vi­vi­mos co­mo país. Con esa idea pen­sé que su sím­bo­lo per­fec­to po­día ser el Ti­ta­nic. Lo ima­gino es­ta­ble­cien­do una her­mo­sa re­la­ción con el ro­man­ti­cis­mo del Pa­la­cio de Cris­tal”. Da­mián se re­fie­re a su es­cul­tu­ra Mo­nu­men­to, un tras­atlán­ti­co de 13 me­tros de lar­go en­ca­lla­do en una mon­ta­ña de are­na. Con la ter­ce­ra, Los sue­ños de Yamasaki, cuen­ta a mo­do de có­mic la his­to­ria de Pruitt-igoe, un enor­me com­ple­jo de vi­vien­das pú­bli­cas de Mi­no­ru Yamasaki, en Mis­sou­ri, que se de­mo­lió en los 70. “Am­bos pro­yec­tos, épi­cos y me­ga­ló­ma­nos, lle­ga­ron a un fi­nal ca­tas­tró­fi­co, y es ahí don­de en­tran mi­les de lec­tu­ras so­bre la re­la­ción en­tre la co­di­cia del po­der y lo in­des­truc­ti­ble”. Aquí no hay lo­cu­ra, sino una voz que azo­ta la am­bi­ción des­me­di­da. El cohe­te y el abis­mo. Has­ta el 2 de oc­tu­bre en el

n Pa­la­cio de Cris­tal de El Re­ti­ro de Ma­drid. www.mu­seo­rei­na­so­fia.es

OR­TE­GA UL­TI­MAN­DO UNA NUE­VA VER­SIÓN DE LA TO­RRE LA­TINO, UN SA­CO DE PIEL GRA­BA­DA QUE HA COL­GA­DO IN­VER­TI­DO, Y LLENO DE ARE­NA, EN EL PA­LA­CIO DE CRIS­TAL DE MA­DRID. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN­TRE RE­COR­TES Y PRUE­BAS, RE­TRA­TO DE HÉC­TOR OR­TE­GA, AC­TOR Y PA­DRE DEL AR­TIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.