VENTE A ALE­MA­NIA, PE­PE Co­mo una va­ca

‘El Cor­te In­glés Di­vi­sión Em­pre­sas’ ha crea­do pa­ra los re­no­va­dos res­tau­ran­tes ‘La­va­ca’ de Ma­drid (a car­go de ‘Cou­si In­terio­ris­mo’) una va­ji­lla ar­te­sa­nal de gres, con pla­tos irre­gu­la­res de co­lor blan­co ro­to y ca­li­dad a prue­ba de la me­jor car­ne. www.el­cor­te

AD (Spain) - - Escaparate - EEUU: Reino Uni­do: Fran­cia: Ita­lia: Es­pa­ña: Chi­na: A. G. JUIFE S.L.

Am­bien­te, Light+buil­ding... Mes­se Frank­furt no pa­ra. La fe­ria ale­ma­na ca­lien­ta mo­to­res pa­ra su pró­xi­ma ci­ta, Ten­den­ce 2016, un even­to en el que se da­rán ci­ta las prin­ci­pa­les fir­mas pa­ra la ca­sa y los me­jo­res re­ga­los. Anó­ta­lo en la agen­da: del 27 al 30 de agos­to. www.ten­den­ce. mes­se­frank­furt.com BUEN ME­NÚ MOBALCO APUES­TA POR LA SO­BRIE­DAD DE LÍ­NEAS, LA AU­SEN­CIA DE TI­RA­DO­RES Y LA RO­BUS­TEZ DE LA MA­DE­RA (CON ACA­BA­DO EN NO­GAL) EN SU NUE­VA CO­LEC­CIÓN UNA COM­BI­NA­CIÓN DE MA­TE­RIA­LES

(vie­ne de la pág. 81) Ca­si to­dos los in­terio­ris­mos prio­ri­zan el edi­fi­cio y el mo­bi­lia­rio pe­ro tam­bién ha­cen fal­ta ac­ce­so­rios que los ha­gan fun­cio­nar”, re­ma­ta. Con eso en men­te, y con la ayu­da de los me­jo­res ar­te­sa­nos de Bél­gi­ca, se in­ven­ta­ron por­ta­ve­las de már­mol, ban­de­jas y pla­tos de pie­dra, pe­ro tam­bién si­llas, ha­ma­cas y me­si­tas de la­tón . “Por al­gún mo­ti­vo fue­ron los ob­je­tos pe­que­ños los que tu­vie­ron más acep­ta­ción —aña­de. —Siem­pre fa­bri­co mis di­se­ños, pe­ro a ve­ces ne­ce­si­to pro­fe­sio­na­les que me ayu­den con al­gu­nos ele­men­tos, aun­que los en­sam­bla­mos a mano en el es­tu­dio”. Sus pie­zas son geo­mé­tri­cas, pu­ras, sin ar­ti­fi­cios, rotundas, con­tun­den­tes, sen­ci­llas y al mis­mo tiem­po ca­si lí­ri­cas. La ma­yo­ría son pro­pias, aun­que tam­bién sa­be bo­ce­tar por en­car­go pa­ra fir­mas co­mo When Ob­jects Work o CTO Ligh­ting. Ad­mi­ra a co­le­gas que tam­bién tra­ba­jan en pa­re­ja co­mo Axel y May Ver­voordt o Mi­chè­le Lamy y Rick Owens. “Me ins­pi­ro en la vi­da, en la na­tu­ra­le­za y en la cul­tu­ra que me ro­dea. Es im­por­tan­te que mi tra­ba­jo es­té en­rai­za­do en mi ex­pe­rien­cia y mi for­ma de vi­da. Es la úni­ca ma­ne­ra de te­ner obra per­so­nal”, con­clu­ye. www.mi­chael­ver­hey­den.be

n

AR­TE: LA GRAN ILU­SIÓN

(vie­ne de la pág. 83) An­tes los re­tra­tos eran ob­je­tos sun­tua­rios, so­lem­nes, ce­re­mo­nia­les. So­lo se en­car­ga­ban en mo­men­tos im­por­tan­tes co­mo un fu­ne­ral o una bo­da. Aho­ra se han ba­na­li­za­do ab­so­lu­ta­men­te. Yo lo lla­mo la post­fo­to­gra­fía. Ha­cer fotos es un ac­to so­cial, lú­di­co. La ver­dad ya no exis­te en la era del Pho­tos­hop pe­ro tam­po­co la me­mo­ria. No es que es­ta dis­ci­pli­na ha­ya muer­to pe­ro sí se ha trans­for­ma­do, se ha re­ubi­ca­do. Ha­ce años pa­ra trans­por­tar­te de una ciu­dad a otra ibas en caballo. Des­pués se in­ven­tó el co­che y las co­sas cam­bia­ron. Eso no sig­ni­fi­ca que no exis­ta la hí­pi­ca. El co­che no ma­tó al caballo pe­ro cam­bió su fun­ción”, di­ser­ta. Font­cu­ber­ta no es nos­tál­gi­co pe­ro re­co­no­ce que lo di­gi­tal ha de­ja­do mu­chos ca­bos suel­tos por el ca­mino. “El cuar­to os­cu­ro da­ba una au­reo­la es­pe­cial a nues­tro tra­ba­jo. Y tam­bién la es­pe­ra, te­ner que vol­ver de las va­ca­cio­nes pa­ra ver lo que ha­bías sa­ca­do. Era una sor­pre­sa. La in­me­dia­tez y la tec­no­lo­gía evi­tan los ac­ci­den­tes y eso es una tra­ge­dia pa­ra el ar­te, que du­ran­te dé­ca­das ha vi­vi­do de los erro­res”, re­ma­ta. Su gran ar­ma pa­ra po­ner­nos so­bre avi­so de los pe­li­gros de la ma­ni­pu­la­ción es el hu­mor. “Es una es­tra­te­gia de en­gar­ce. Es­to lo apren­dí de la pu­bli­ci­dad. El hu­mor es un po­de­ro­so pro­to­co­lo pa­ra es­ta­ble­cer con­tac­to, pa­ra lle­gar a la gen­te”, di­ce. Pe­ro ade­más, a Joan le gus­ta di­ver­tir­se. “Me en­can­ta fal­sear mi bio­gra­fía. Di­go que he si­do his­to­ria­dor de los cá­ta­ros o crí­ti­co gas­tro­nó­mi­co y mu­chas ve­ces esa in­for­ma­ción se di­fun­de. Me gus­ta ju­gar y me gus­ta em­bar­car a los de­más en mi jue­go pe­ro mi re­gla de oro es no men­tir, sino li­diar con el equí­vo­co, con la am­bi­güe­dad, pre­dis­po­ner al es­pec­ta­dor a pro­yec­tar sus pro­pios pre­jui­cios. Crear con­di­cio­nes de per­cep­ción que con­duz­can a una fal­se­dad sin que yo ha­ya men­ti­do”, con­clu­ye. Con es­tas cre­den­cia­les, es más que pro­ba­ble que al­gu­na par­te de es­ta en­tre­vis­ta sea fal­sa. O no. Has­ta el 11 de

n sep­tiem­bre en el Mu­seo Uni­ver­si­dad de Na­va­rra. www.mu­seo.unav.edu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.