Gran­des AL­MA­CE­NES

VI­TRA COM­PAR­TE CON EL MUN­DO SU ENOR­ME CO­LEC­CIÓN DE DI­SE­ÑO, UNA DE LAS MÁS IM­POR­TAN­TES DEL PLA­NE­TA. HER­ZOG & DE MEU­RON HA PRO­YEC­TA­DO EN SU CAM­PUS DE WEIL AM RHEIN UN EDI­FI­CIO TAN SIM­PLE CO­MO EFEC­TI­VO DON­DE EX­PO­NER LOS MÁS DE 7.000 MUE­BLES QUE LA COM­PO­NEN.

AD (Spain) - - Buscador - Por isa­bel margalejo

No su­ce­de en nin­gu­na otra em­pre­sa del mun­do. Que la fá­bri­ca es­té di­se­ña­da por Ál­va­ro Si­za, la na­ve de lo­gís­ti­ca sea de Sa­naa, el edi­fi­cio de reunio­nes de Ta­dao An­do o la es­ta­ción de bom­be­ros de Zaha Ha­did. Es Vi­tra y esa co­lec­ción de ar­qui­tec­tu­ras de ape­lli­do in­sig­ne con aro­ma a Pritz­ker es su Cam­pus en Weil am Rhein, Ale­ma­nia. Aho­ra, una nue­va jo­ya se aña­de a la co­ro­na, los suizos Her­zog & De Meu­ron, que ya fir­ma­ron ha­ce cua­tro años el show­room lla­ma­do Vi­trahaus, han si­do los en­car­ga­dos de pro­yec­tar el nue­vo mu­seo Schau­de­pot, que al­ber­ga la in­gen­te co­lec­ción de di­se­ño acu­mu­la­da por Rolf Fehl­baum, ac­tual­men­te su pre­si­den­te ho­no­rí­fi­co y el ar­tí­fi­ce de ha­ber con­ver­ti­do una fir­ma fa­mi­liar en una mul­ti­na­cio­nal con una mar­ca­da iden­ti­dad. Un to­tal de 7.000 mue­bles, más de 1.000 lám­pa­ras y los le­ga­dos de sus di­se­ña­do­res icó­ni­cos: los Ea­mes, Ver­ner Pan­ton y Ale­xan­der Gi­rard. “Nun­ca pen­sé que sería co­lec­cio­nis­ta. En 1981 es­ta­ba abu­rri­do y pen­sé que que­ría sa­ber más de di­se­ño. Em­pe­zé a com­prar y a acu­mu­lar en la ofi­ci­na, lo cual era con­fu­so por­que pa­re­cían pro­duc­tos de la ca­sa”, cuen­ta Fehl­baum. Cuan­do la co­sa pa­só a ma­yo­res le en­car­gó un pri­mer edi­fi­cio a un to­da­vía no muy co­no­ci­do Frank O. Ghery, su obra de debut fue­ra de Estados Uni­dos. Pe­ro la cons­truc­ción si­nuo­sa y con re­ma­tes me­tá­li­cos, don­de ya se in­tuían los mim­bres del fu­tu­ro Gug gen­heim, nun­ca co­bi­jó los fon­dos. Se de­di­có a ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les. El Schau­de­pot sí mues­tra de for­ma per­ma­nen­te al­go más de 400 pie­zas, aun­que es más lo que es­con­de que lo que en­se­ña. De sus tres pi­sos, dos es­tán de­di­ca­dos a al­ma­cén, in­ves­ti­ga­ción y res­tau­ra­ción. Los ar­qui­tec­tos bus­ca­ron de­li­be­ra­da­men­te una for­ma ul­tra­sim­ple, una ca­si­ta bá­si­ca co­mo la que di­bu­ja­ría un ni­ño de prees­co­lar con te­ja­do a dos aguas en la­dri­llo ro­jo y ca­ren­te de ven­ta­nas que se le­van­ta so­bre lo que fue un al­ma­cén de ace­ro. “Pue­de pa­re­cer mo­des­to com­pa­ra­do con el res­to de los edi­fi­cios, pe­ro Pierre y yo no bus­ca­mos lo icó­ni­co –ex­pli­ca Jac­ques Her­zog–. Qui­si­mos que de­ja­ra tras­lu­cir un pa­sa­do in­dus­trial pe­ro con el es­ta­tus de una pie­za de ar­qui­tec­tu­ra y que por den­tro fue­ra muy sim­ple pa­ra po­der aco­ger las trans­for­ma­cio­nes”. El ele­men­to di­fe­ren­cia­dor y que le otor­ga ca­li­dez es pre­ci­sa­men­te el la­dri­llo, que en vez de lu­cir li­so mues­tra una ca­ra ru­go­sa e irre­gu­lar. “Se cor­tó a pie de obra. El rom­per­lo lo ha­ce más te­rre­nal, hoy día en que to­do es di­gi­tal e in­tan­gi­ble,” di­ce el sui­zo. Un con­ti­nen­te eri­gi­do a ma­yor glo­ria de un gran con­te­ni­do. www.vi­tra.com

n

Don­de ca­si 500 pie­zas re­co­rren la his­to­ria del di­se­ño des­de el XVIII has­ta nues­tros días mez­clan­do asien­tos icó­ni­cos y des­co­no­ci­dos, ex­pe­ri­men­ta­les y fun­cio­na­les. Arri­ba, el Schau­de­pot obra de Her­zog & De Meu­ron, una cons­truc­ción sim­ple, sin ven­ta­nas y co

Ima­gen de los só­ta­nos que al­ber­gan los al­ma­ce­nes, vi­si­bles tam­bién pa­ra el público por me­dio de cris­ta­le­ras. A la iz­da., la sa­la de la ex­po­si­ción per­ma­nen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.