“De los GRAN­DES NOM­BRES del mu­ra­lis­mo, el 80% son eu­ro­peos y di­ría que el 70, ES­PA­ÑO­LES”.

AD (Spain) - - Arte -

nuria mo­ra

ga­le­rías (tam­bién crean otros objetos co­mo al­fom­bras, ce­rá­mi­cas, te­las o es­cul­tu­ras) y rea­li­zan enor­mes fa­cha­das de edi­fi­cios por to­do el mun­do. Es­pa­ña les une, bien por­que son de aquí o bien por­que han vi­vi­do y/o tra­ba­ja­do en nues­tro país. Los nue­ve se co­no­cen y han pin­ta­do jun­tos (“So­mos fa­mi­lia”, afir­ma Re­med) pe­ro, sin em­bar­go, sus mu­sas son dis­pa­res: la mú­si­ca, el fol­klo­re, el mun­do an­ti­guo y las dis­ci­pli­nas ar­cai­cas, la bio­lo­gía, el ser hu­mano, los mo­vi­mien­tos so­cia­les, los pa­tro­nes tex­ti­les, la sec­ción de ne­cro­ló­gi­cas, Ma­tis­se, Da­lí o Ta­piès. Y ha­blan de li­ber­tad, de po­lí­ti­ca, de la na­tu­ra­le­za, del ca­pi­ta­lis­mo, de la iden­ti­dad, de sí mis­mos. “An­tes me preo­cu­pa­ba plas­mar ideas co­mo la eco­lo­gía y el im­pac­to del hom­bre so­bre la tie­rra. Pe­ro no me gus­ta po­si­cio­nar­me po­lí­ti­ca­men­te y dar lec­cio­nes a la gen­te –ase­gu­ra Louis L. (3tt­man)–. Des­de que vi­vo en Te­ne­ri­fe, don­de la ve­ge­ta­ción es­tá tan pre­sen­te, pre­fie­ro ren­dir tri­bu­to a su be­lle­za y lle­gar a un ar­te más con­tem­pla-

ti­vo. Creo que es la me­jor for­ma de mi­li­tar por la paz y la ar­mo­nía, aun­que sue­ne muy hippy”. “Si con mi obra pue­do apor­tar un po­co de ale­gría, ca­ri­ño o sor­pre­sa a un día cual­quie­ra en la vi­da de al­guien sería muy bo­ni­to”, di­ce Mi­na Ha­ma­da des­de Bar­ce­lo­na, que co­la­bo­ra con Zo­sen des­de 2011. To­dos coin­ci­den en que hay una re­pre­sen­ta­ción des­ta­ca­da de nues­tro país en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. “So­mos re­fe­ren­tes”, de­cla­ra Nano4814, y Nuria Mo­ra le apo­ya: “De los gran­des nom­bres, el 80% son eu­ro­peos y di­ría que el 70, es­pa­ño­les”. Tam­bién de­nun­cian que el mu­ra­lis­mo es­tá bas­tan­te in­fra­va­lo­ra­do por las ins­ti­tu­cio­nes. “Aun­que aho­ra hay un in­te­rés ma­yor en el street art nacional”, apun­ta Re­med. Me­nos mal. Y es que las mul­ti­na­cio­na­les se han da­do cuen­ta de su po­ten­cial (ar­tís­ti­co y co­mu­ni­ca­ti­vo) y lo pa­tro­ci­nan ca­da vez más. Un ejem­plo: Oku­da aca­ba de cus­to­mi­zar un es­cri­to­rio pa­ra la edi­to­ra Ro­che Bo­bois. “Es una evo­lu­ción ló­gi­ca da­do lo trendy que se ha vuel­to… A ver si con es­to se em­pie­za a pa­gar me­jor a los crea­do­res”, pro­si­gue Louis. “Nin­guno nos ima­gi­ná­ba­mos que se con­ver­ti­ría en un ins­tru­men­to de po­der, al ser­vi­cio del mer­ca­do del ar­te y los or­ga­nis­mos. No­so­tros so­mos, a mi pe­sar, tam­bién res­pon­sa­bles de es­te cam­bio”, con­ti­núa Nuria. “To­da­vía fal­ta un po­co pa­ra que la gen­te se dé cuen­ta real­men­te del po­ten­cial que hay aquí”, se que­ja Si­xe Pa­re­des. Pe­ro Oku­da sen­ten­cia: “Creo que es­ta­mos en un mo­men­to de ex­pan­sión y cre­ci­mien­to, lle­nos de ener­gía”. Pa­re­ce que sí, por­que la obra de al­gu­nos se ha vis­to en lu­ga­res co­mo la Ta­te Mo­dern de Londres y des­de ha­ce unos años se mul­ti­pli­can los fes­ti­va­les y ci­tas de ar­te ur­bano. Mien­tras tan­to, ellos se­gui­rán tra­ba­jan­do con la im­pro­vi­sa­ción, el azar, los si­tios y la gen­te del ba­rrio, co­mo di­ce Zo­sen. O, co­mo lo ha­ce El­tono: “Pin­tan­do no so­bre el edi­fi­cio, sino con él”. n

Des­de arri­ba, mu­ral en Atlan­ta y re­tra­to del fran­cés Louis L. (3tt­man) fren­te a su úl­ti­ma pie­za, rea­li­za­da en Ma­rrue­cos. “De­pen­de del ta­ma­ño, pe­ro por lo ge­ne­ral no te­ne­mos más de una se­ma­na pa­ra pin­tar un mu­ro, y hay que vi­si­tar el lu­gar e im­preg­nar­se de

Iz­da., obra de Si­xe Pa­re­des du­ran­te Asp­hal­te Char­le­roi, la Bie­nal de Ar­te Ur­bano bel­ga. Arri­ba, pie­za de Es­cif, el Banksy es­pa­ñol, en Ka­to­wi­ce (Po­lo­nia) y, dcha., de Nano4814 en Mia­ja­das (Ex­tre­ma­du­ra).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.