Boom BRA­SI­LE­ÑO

QUE­RÍAN CAM­BIAR EL MUN­DO Y EM­PE­ZA­RON POR DI­SE­ÑAR MUE­BLES SEN­SUA­LES INS­PI­RA­DOS EN LA BAUHAUS Y EN LA AR­TE­SA­NÍA DE BRA­SIL. UNA GE­NE­RA­CIÓN DE DI­SE­ÑA­DO­RES Y AR­QUI­TEC­TOS DEL PAÍS SE IN­VEN­TÓ EN LOS 50 EL MIDCENTURY CA­RIO­CA QUE AHO­RA PRO­TA­GO­NI­ZA SUBAS­TA EN PA­RÍS

AD (Spain) - - Antigüedades - Por it­ziar narro

E ra el me­jor de los tiem­pos. “Fue una in­creí­ble épo­ca de op­ti­mis­mo. Eran los años en los que se creó Bra­si­lia en me­dio de la na­da, cuan­do el país se em­bar­có en el pro­gra­ma 50 años de progreso en 5. La gen­te de ver­dad se lo creía. Y el di­se­ño, al fin y al ca­bo, es a la vez un re­fle­jo y una con­se­cuen­cia de su tiem­po y su en­torno”, nos cuen­ta Aric Chen, co­mi­sa­rio del Mu­seo M+ de Hong Kong y au­tor del li­bro Brazil Mo­dern, edi­ta­do por la ga­le­ría neo­yor­qui­na R 20th Cen­tury, la úl­ti­ma Bi­blia del midcentury ca­rio­ca. El tex­to y nues­tra entrevista no son una ca­sua­li­dad. Los mue­bles que crea­ron en los 40, 50 y 60 Joa­quim Ten­rei­ro, Os­car Nie­me­yer, Sér­gio Ro­dri­gues, Li­na Bo Bar­di, Jor­ge Zals­zu­pin, Jo­se Za­ni­ne Cal­das, Martin Eis­ler, Car­lo Hau­ner, Bran­co & Pre­to, Ri­car­do Fa­sa­ne­llo o Per­ci­val La­fer, en­tre otros, es­tán vi­vien­do un boom tan so­na­do que ga­le­rías em­ble­má­ti­cas co­mo la mi­la­ne­sa Ni­lu­far o la ca­sa de subas­tas pa­ri­si­na Pia­sa les es­tán de­di­can­do re­tros­pec­ti­vas. Es el rea­lis­mo má­gi­co del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra, las dé­ca­das pro­di­gio­sas de la na­ción que al­ber­ga­rá es­te ve­rano los Jue­gos

Olím­pi­cos. “Los Tres Gran­des, sin du­da, fue­ron Ten­rei­ro, Bo Bar­di y Ro­dri­gues. Ad­mi­ro al pri­me­ro por su re­fi­na­mien­to, a la se­gun­da por su ri­gor in­te­lec­tual pe­ro hay que re­co­no­cer que el más di­ver­ti­do era Sér­gio”, con­ti­núa Chen. Aun­que to­dos ellos ima­gi­na­ban mue­bles tan di­fe­ren­tes co­mo el país, tie­nen en co­mún su pa­sión por lo ar­te­sa­nal, el uso de ma­te­ria­les no­bles co­mo la ja­ca­ran­da, y la mez­cla per­fec­ta en­tre la fun­cio­na­li­dad eu­ro­pea del Mo­der­nis­mo y de la Bauhaus (de he­cho mu­chos de ellos na­cie­ron en Po­lo­nia, Fran­cia, Ru­ma­nía o Por­tu­gal y lle­ga­ron a Su­da­mé­ri­ca hu­yen­do de la gue­rra) y las cur­vas, la tra­di­ción in­dí­ge­na y el exotismo pa­trios. “Fue­ron ben­de­ci­dos con las ma­de­ras más ma­ra­vi­llo­sas del pla­ne­ta y con otros ma­te­ria­les co­mo el cue­ro o la ca­ña que eran muy po­pu­la­res. Los mez­cla­ron con con­tra­cha­pa­dos y láminas in­dus­tria­les pa­ra con­se­guir objetos más de­mo­crá­ti­cos. Fue un pro­ce­so de de­ba­te que re­qui­rió mu­cho es­fuer­zo y una in­ten­sa bús­que­da de una iden­ti­dad pro­pia, pe­ro el re­sul­ta­do pa­re­ce sen­ci­llo, al­go my ca­rio­ca”, QUIÉN ES QUIÉN LAS GA­LE­RÍAS: ‘Ni­lu­far’ en Mi­lán, ‘Pa­lau de Ca­sa­vels’ en Gi­ro­na, ‘1st­dibs.com’, ‘19 Greek Ga­llery’ en Londres, ‘Es­pes­so’ y ‘R 20th Cen­tury’ en N.Y. y ‘Le­ga­do An­ti­gui­da­des’ en Sao Pau­lo. LOS ICO­NOS: Las si­llas ‘She­riff’ y ‘Mo­le’ de Sér­gio Ro­dri­gues, la ‘Rio’ de Nie­me­yer, la ‘Bo­la’ de Bo Bar­di o la ‘Ipa­ne­ma’ de Jor­ge Zals­zu­pin. EL LI­BRO: ‘Brazil Mo­dern’ de Aric Chen (editorial ‘R & Com­pany’). LOS PRE­CIOS: Una si­lla Bo Bar­di o Nie­me­yer no ba­ja de los 20.000€. LA SUBAS­TA: ‘Pia­sa’ ce­le­bra el 7 de ju­lio en Pa­rís una ven­ta con lo me­jor del ‘midcentury bra­si­lei­ro’.

re­ma­ta Chen. La co­ne­xión con la ar­qui­tec­tu­ra es otra de las cla­ves. Los gran­des po­pes de la épo­ca, Nie­me­yer a la cabeza, fa­bri­ca­ron mue­bles pa­ra los edi­fi­cios que pro­yec­ta­ban, pe­ro tam­bién eba­nis­tas co­mo Ro­dri­gues o Za­ni­ne Cal­das hi­cie­ron sus pi­ni­tos en la cons­truc­ción, en el ca­so de Sér­gio a tra­vés de vi­vien­das mo­du­la­res. Es­ta­ban cam­bian­do el mun­do y se­me­jan­te em­pre­sa re­que­ría una nue­va vi­sión glo­bal. Es evi­den­te que las cur­vas y la sen­sua­li­dad de los edi­fi­cios de Os­car tie­nen mu­cho que ver con las de la si­lla She­riff de Ro­dri­gues, por ejem­plo. “Me en­can­tan las me­sas tu­bu­la­res de ma­de­ra de Ten­rei­ro, el más ele­gan­te, y las pie­zas in­dus­tria­les de Ge­ral­do de Ba­rros, que tam­bién era ar­tis­ta”, cuen­ta Fa­bri­zio Ro­llo, in­terio­ris­ta y ex­di­rec­tor de Ca­sa Vo­gue Bra­sil. La úni­ca pe­ga de es­ta his­to­ria es que ha­bla­mos de mue­bles li­mi­ta­dos, es­ca­sos, que no es fá­cil sa­car de su te­rri­to­rio nacional, y que co­ti­zan al al­za subas­ta a subas­ta. Con­se­guir una de es­tas ma­nu­fac­tu­ras cin­cuen­to­nas, crea­das mu­chas de ellos con el es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio de un Bra­sil que as­pi­ra­ba a ser de­mo­crá­ti­co, es aho­ra un pri­vi­le­gio al al­can­ce de unos po­cos. Iro­nías de la his­to­ria.

n

Si­llas de Car­lo Hau­ner y Martin Eis­ler pa­ra For­ma. Arri­ba si­lla y oto­mano Al­ta (1971) de Nie­me­yer, en 1st­dibs, re­tra­ta­do a la iz­quier­da. De­ba­jo, bu­ta­ca de Per­ci­fal La­fer (1960), en 1st­dibs.

Es­cri­to­rio Ra­re (1949) de Li­na Bo Bar­di, en 1st­dibs. Des­de arri­ba, en la ca­sa en Pun­ta del Es­te de Marcio Ko­gan, bu­ta­ca blan­ca Mo­le de Ro­dri­gues; me­sa Pe­ta­las (1960) de Jor­ge Zals­zu­pin, en 1st­dibs y re­tra­to de Li­na Bo Bar­di.

Ta­bu­re­te Mo­cho (1954) de Sér­gio Ro­dri­gues, en Ni­lu­far y, a la iz­da., el di­se­ña­dor en su bu­ta­ca Mo­le (1961). De­ba­jo, chai­se lon­gue Rio (1980) de Os­car Nie­me­yer, en

Ni­lu­far. Iz­da., en la ca­sa en Los Al­pes de Matt­hias Brun­ner, tum­bo­na Z Li­ne (1950) de José Za­ni­ne Cal­das y bu­ta­ca de hie­rro Re­ver­sí­vel (1955) de Martin Eis­ler, en Ni­lu­far.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.