Las ar­tes de un se­duc­tor son a la ita­lia­na, pin­ta­dos a e im­pre­sos de for­ma

Li­vio de si­mo­ne sen­tó las ba­ses del look ca­pri en los 60 y 70 con sus es­tam­pa­dos pin­ta­dos a mano y su per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra. atrac­ti­vos y co­lo­ri­dos, de­ja­ron hue­lla en mo­da y de­co­ra­ción.

AD (Spain) - - Icono - Por isa­bel margalejo

E s co­mo ha­cer piz­zas en el horno de ca­sa y lle­var­las a un res­tau­ran­te por­que to­do el mun­do las quie­re”. Con es­te sí­mil tan na­po­li­tano, Li­vio de Si­mo­ne ex­pli­ca­ba el éxi­to ro­tun­do de las te­las que di­bu­ja­ba a mano e im­pri­mía de for­ma igual­men­te ar­te­sa­nal. Sus es­tam­pa­dos osa­dos y de co­lo­res chis­pean­tes, di­fe­ren­tes y po­co con­ven­cio­na­les, se­du­je­ron en los 60 y 70 a los ri­cos y fa­mo­sos que atra­ca­ban sus ya­tes en Ca­pri, pa­ra vestirse ellos en mo­do va­ca­cio­nal, con ex­tra­va­gan­tes tú­ni­cas y caf­ta­nes, y pa­ra ves­tir a jue­go sus vi­llas con ta­pi­ce­rías, ce­rá­mi­cas o cor­ti­nas. Li­vio, hi­jo de una fa­mi­lia aco­mo­da­da que es­pe­ra­ba que se hi­cie­ra car­go de las po­se­sio­nes fa­mi­lia­res tras es­tu­diar De­re­cho, siem­pre ha­bía si­do un enamo­ra­do de la is­la y del Me­di­te­rrá­neo. El mar em­bra­ve­ci­do era su vi­sión fa­vo­ri­ta y am­bos ins­pi­ra­ron to­da su pro­duc­ción. En su ju­ven­tud ton­teó con el ar­te con­cre­to pe­ro su in­cli­na­ción na­tu­ral a so­cia­li­zar con el gran mun­do y su afi­ción por las co­sas be­llas pron­to le lle­va­ron a crear te­ji­dos con “tut­ti i co­lo­ri pos­si­bi­li”, co­mo de­cía. Azu­les oceá­ni­cos, ver­des ju­go­sos, ro­sas en­cen­di­dos o ama­ri­llos so­la­res, en di­se­ños geo­mé­tri­cos exul­tan­tes que ha­bla­ban de en­tu­sias­mo y ale­gría de vi­vir. Una suer­te de ba­tiks a la ita­lia­na, a me­dio ca­mino en­tre lo ar­tís­ti­co e in­dus­trial, que se fa­bri­ca­ban a mano en Cam­pa­nia so­bre me­sas de 20 me­tros de lar­go con ele­men­tos tan sim­ples co­mo pin­ce­les o es­pon­jas. Las irre­gu­la­ri­da­des, en vez de ser evi­ta­das, eran bus­ca­das: los 30 me­tros de pro­duc­ción dia­ria eran al­go úni­co. De Si­mo­ne, un be­llo ejem­plar de per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra, ade­más de ser uno de los nom­bres que ayu­dó a sen­tar las ba­ses del fa­mo­so Ma­de in Italy, fue un pio­ne­ro en lan­zar una lí­nea ex­clu­si­va­men­te Ho­me a fi­na­les de los 60. Hoy, con su hi­ja Be­ne­det­ta co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va, la fir­ma co­no­ce un nue­vo es­plen­dor y sus al­go­do­nes im­preg­na­dos de ener­gía vuel­ven a im­pri­mir­se co­mo en los 50, a mano y con amor.

n

ba­tiks

bro­cha­zos ar­te­sa­nal.

Si­lla de Fran­ces­co De­lla Fe­mi­na ta­pi­za­da con Tria Gia­llo de Li­vio de Si­mo­ne. De­ba­jo, en vio­le­ta, Map e, iz­da., Zi­go-ca Blue LDS Ye­llow. Arri­ba, De Si­mo­ne en una ima­gen pu­bli­ci­ta­ria de los 70 e, iz­da., en ma­rro­nes, Ot­ta­go­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.